El Economista - 70 años
Versión digital

dom 29 Ene

BUE 23°C
Versión digital

dom 29 Ene

BUE 23°C
Escenario

Domingo electoral en Hungría y Serbia: se impusieron los oficialismos

El nacionalista Orban irá por un cuarto mandato al hilo y, en Serbia, Vucic se encaminaba para conseguir 5 años más en el poder

La Unión Cívica Húngara (Fidesz) de Orban reunía 54,24% de los votos
La Unión Cívica Húngara (Fidesz) de Orban reunía 54,24% de los votos
Telam 03-04-2022
Compartir

El primer ministro de Hungría, el nacionalista Viktor Orban, ganó hoy en las urnas su cuarto mandato consecutivo, con mayor holgura de la esperada, informaron fuentes oficiales.

Su partido, la Unión Cívica Húngara (Fidesz), reunía 54,24% de los votos cuando se había completado 77% del escrutinio oficial, según la agencia de noticias AFP.

Así, aventajaba claramente a la coalición opositora Unidos por Hungría, que aglutina a seis partidos, llevó como candidato principal a Peter Marki-Zay y solo obtenía 33,92% de los sufragios.

  • Los comicios se desarrollaron con tranquilidad, con una participación cercana al récord (de 67,8% media hora antes del cierre de las urnas), y desmintieron las previsiones de un resultado ajustado.

"Hemos obtenido una victoria excepcional, una victoria tan grande que probablemente pueda verse desde la luna, y desde luego desde Bruselas", dijo Orban, de 58 años, en un breve discurso tras la publicación de resultados oficiales parciales.

Vestido de negro y con el rostro serio, Orban votó con su esposa Aniko Levai temprano en la mañana en una escuela de los suburbios de Budapest, y prometió una "gran victoria".

"Es una elección justa y equitativa", sostuvo.

Hasta poco después de las 19 en la Argentina, Marki-Zay no se había pronunciado.

Por primera vez, más de 200 observadores internacionales vigilaron los comicios. Cada bando desplegó además muchos voluntarios.

El candidato opositor, de 49 años, votó junto a su familia en su ciudad natal, Hodmezovasarhely, donde se desempeña como alcalde, y calificó estas elecciones como una “batalla cuesta arriba” debido a los recursos económicos superiores de Fidesz y su ventaja en los medios.

Encuestas recientes habían sugerido una elección reñida, con ligera ventaja para Fidesz, y en las calles algunos ciudadanos confiaban en un cambio de era.

"Doce años es demasiado tiempo sea quien sea el dirigente. ¡Es una locura!", dijo Laszlo Takacs, un técnico de 62 años.

Orban, un crítico feroz de la inmigración -sobre todo musulmana-, los derechos LGBTQ y los "burócratas de la UE", se ganó la admiración de los nacionalistas de derecha en todo el mundo.

Acusado por la Unión Europea (UE) de múltiples ataques al estado de derecho, Orban silenció durante tres mandatos consecutivos a la justicia y los medios, impulsando al mismo tiempo una visión ultraconservadora de la sociedad.

Tras la invasión rusa de la vecina Ucrania en febrero, Orban presentó las elecciones como una alternativa entre paz y estabilidad o guerra y caos.

Mientras la oposición pidió a Hungría que apoyara a su asediado vecino y actuara con sus socios de la UE y la OTAN, Orban, un antiguo aliado del presidente ruso Vladimir Putin, insistió en que Hungría debe permanecer neutral y mantener sus estrechos lazos económicos con Moscú, incluso seguir importando gas y petróleo rusos.

Al cerrar su campaña el viernes, Orban dijo a una multitud de simpatizantes que suministrar armas a Ucrania, algo que Hungría, el único vecino de la Unión Europea (UE) de Ucrania, se negó a hacer, convertiría al país en un objetivo militar, y que sancionar las importaciones de energía rusas paralizar la economía.

“Esta no es nuestra guerra, tenemos que mantenernos al margen”, dijo Orban.

Alexander Vucic lideraba cómodo en Serbia

El presidente de Serbia, Alexander Vucic, ganaba las elecciones presidenciales celebradas hoy con más de 59% de apoyo, según la proyección de la organización no gubernamental CeSID/Ipsos basado en voto real escrutado a 70,5%.

Vucic, quien se había presentado como garante de la estabilidad bajo la sombra de la guerra en Ucrania, reivindicó una aplastante victoria en las elecciones presidenciales.

"Obtuve 2.245.000 de los votos en la primera vuelta", aseguró durante un discurso, en el que detalló que obtuvo cerca del 60% de los votos, informó la agencia de noticias AFP.

Por detrás de Vucic, el candidato de Unidos por la Victoria de Serbia, Zdravko Ponos, obtenía un 17,6% de votos, de acuerdo con la ONG, informó la agencia de noticias Europa Press.

De mantenerse el resultado, Vucic confirmaría las predicciones que auguraban su victoria y acabaría con las especulaciones sobre una posible segunda vuelta de las elecciones presidenciales.

Los resultados definitivos se publicarán mañana a partir de las 20 (las 15 en la Argentina), precisó la Comisión Electoral de la República (RIK).

La participación, por su parte, es del 59,5%, un dato considerado alto por los analistas, ya que supone un récord en los 10 últimos años.

Son 6,5 millones los ciudadanos serbios citados para votar dentro del país y en el extranjero para decidir las elecciones presidenciales, legislativas y las elecciones locales de doce municipios, incluida la capital, Belgrado.

La votación, perturbada por algunos incidentes según denunciaron ONGs y la oposición, fue convocada para elegir ademas de presidente a 250 diputados y consejos municipales.

En cuanto a las elecciones legislativas, el Partido Progresista Serbio (SNS) de Vucic, alcanzaba un 49,09% de votos, según CeSID/Ipsos, con lo que reeditará también su mayoría absoluta.

Tras casi una década en el poder, el partido de centroderecha SNS del jefe de Estado debe confirmar su control del Parlamento, según los últimos sondeos en este país tradicionalmente cercano a Rusia, donde muchos habitantes respaldan la guerra, incluidos algunos partidos de la oposición.

La invasión rusa a Ucrania alteró la campaña electoral que, según los analistas, iba a centrarse en el medioambiente, la corrupción y los derechos, y Vucic sacó provecho de la situación al presentarse como el único capaz de timonear el país en medio de la tormenta.

A media campaña, el mandatario inventó un nuevo eslogan: "Paz. Estabilidad. Vucic".

"Esperamos una victoria enorme", dijo al introducir su boleta en la urna. "Lo más importante, es preservar la paz, la estabilidad y garantizar grandes avance económicos", agregó.

En un país antes considerado como un paria, sigue muy vivo el recuerdo de las guerras que llevaron a la desintegración sangrienta de Yugoslavia y las sanciones económicas que golpearon a la clase media.

La gente prefiere un líder que promete estabilidad antes que arriesgarse a un cambio, aseguró a la agencia de noticias AFP el profesor de ciencias políticas serbio Zoran Stojiljkovic, en Belgrado.

"Las grandes crisis, al menos a corto plazo, favorecen siempre a quienes ya están en el poder. Generan incertidumbre, miedo y la esperanza de que el sistema garantizará al menos la seguridad básica", agregó Stojiljkovic.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés