Sin cepo, cae el stock de deuda de los privados

31-01-2017
Compartir

El BCRA publicó ayer el informe sobre deuda externa del sector privado del tercer trimestre, que mostró que las obligaciones con el exterior declaradas por el sector privado totalizaron US$ 65.937 M al 30 de septiembre del año pasado. Es decir que de la mano de la salida del cepo, hubo una continuidad de la caída del stock de deuda privada, que fue de US$ 418 M.

Del total de US$ 65.937 M, US$ 62.272 M correspondieron a deudas externas del sector privado no financiero (SPNF) y US$ 3.664 M a compromisos del sector privado financiero (SPF). Y la caída de US$ 418 M del stock fue a causa de una disminución de US$ 832 M que se registró en el SPNF y que no llegó a ser compensada por el aumento de US$ 414 M en el SPF.

Sin el cepo

El informe del BCRA destaca que en buena forma la disminución del stock de deuda del SPNF se fue dando de la mano de “la flexibilización de las normas en materia cambiaria iniciada en diciembre del 2015”, lo que fue simplificando “sustancialmente las condiciones generales en las que venía operando el mercado de cambios desde el 2002, y con impacto sobre la posición de pasivos externos del sector privado”.

Y detalla: “Se simplificaron las normas en materia de pagos de importaciones de bienes y de servicios, rentas, transferencias corrientes y activos no financieros no producidos y se flexibilizaron las regulaciones en materia de ingreso y cancelación de deudas financieras”. Fue en ese contexto que en el trimestre en cuestión cayeron todos los stocks de deudas de tipo comercial: los pasivos por importaciones de bienes disminuyeron en US$ 1.400 M, las deudas por anticipos y prefinanciaciones del exterior en US$ 794 M, y aquellas por importaciones de servicios en US$ 626 M.

En total este tipo de deuda comercial llegó a totalizar un stock de US$ 35.040 M. Como referencia, vale mostrar que al finalizar el segundo semestre el stock de deudas de tipo comerciales era de US$ 37.860 M.

Más acceso

Por el lado de la deuda financiera, el BCRA destaca que el período, tras la salida del conflicto con los fondos buitres, se caracterizó por cierta vuelta a un escenario favorable “en lo referente a las condiciones para el acceso al crédito internacional y al costo del financiamiento externo, tanto para el Gobierno Nacional como para los gobiernos locales y el sector privado”.

Así, continuó la línea de incremento del acceso a financiamiento externo por parte del sector privado. De hecho, en el tercer trimestre hubo un aumento de US$ 1.988 M. Esto como consecuencia de las colocaciones netas de títulos de deuda registradas, por un valor de US$ 1.728 M, seguido por el ingreso neto de préstamos financieros de US$ 376 M, hasta totalizar un stock total de US$ 27.232 M (era de US$ 25.244 M al finalizar el primer semestre).

El 29% de las obligaciones del sector estuvo pactada a tasas fijas, lo que en promedio implicó una tasa de 7,24% nominal anual. El 17%, en cambio, pactó a tasa variable y la tasa promedio implícita fue de 4,6% nominal anual. El resto de las obligaciones del sector no devengaban intereses y correspondieron en su mayoría a operaciones de carácter comercial y a utilidades y dividendos distribuidas y no pagadas. “De esta manera, la tasa promedio implícita de la deuda externa total del SPNF se ubicó en torno al 2,88% nominal anual”, detalla.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés