El Economista - 70 años
Versión digital

mar 31 Ene

BUE 25°C
Versión digital

mar 31 Ene

BUE 25°C

Se venía la noche, pero los compradores siguen actuando

La derrota de Donald Trump en el Congreso provocó una fuerte baja inicial en los mercados, con descensos de más del 2% en muchas plazas

28-03-2017
Compartir

Con un ida y vuelta de proporciones, los mercados tuvieron ayer un día muy especial, con una fuerte baja inicial y una posterior recuperación, que dejó a los inversores la sensación de que la suba sin fin que vienen mostrando las Bolsas del mundo está mostrando sus últimos aleteos.

El motivo que generó la baja inicial tuvo que ver con una enorme derrota de Donald Turmp en el Capitolio, donde intentó aprobar la reforma en el sector salud, dando de baja el Obamacare, pero ni los demócratas ni tampoco los republicanos, supuestamente propios, le dieron apoyo suficiente.

El freno en el Congreso planteó a los inversores crecientes dudas sobre el resto de los anuncios de campaña que hizo Trump, con promesa de baja de impuestos para los privados. Los inversores entendieron que los que viven del Estado impedirán la reforma y tanto el Dow de Nueva York, como el Dax de Frankfurt o el Nikkei de Tokio mostraron bajas iniciales que llegaron a superar el 2%.

La desconfianza sobre el poder real de Trump hizo declinar el precio del dólar, que bajó 0,6% contra el yen, el euro y la libra esterlina, a pesar de que este viernes se concretará el Brexit, con la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea.

Pero la debilidad del dólar y la incertidumbre sobre lo que puede llegar a ocurrir en los próximos meses volvieron a ser superadas por órdenes de compra que aparecen cada vez que los precios se agachan un poco. En suma, ayer el índice Dow Jones acumuló su octava baja consecutiva, en lo que ya es su peor racha desde 2011.

A contramano de la baja internacional del dólar, las commodities siguen mostrando un leve plano inclinado. El petróleo, con discusiones sobre lo que hará la OPEP en el segundo semestre, cedió hasta US$ 47,80 por barril. Los metales básicos tampoco levantan cabeza: el aluminio estuvo sostenido, pero hubo bajas del 2% para estaño, níquel, cobre, plomo y cinc. Y en la Bolsa de Chicago los granos también mostraron otro día en rojo: la soja cedió 0,5% y el trigo bajó 1,1%, con el maíz sin cambios.

Con el dólar débil, con las monedas europeas a punto de enfrentar el Brexit y con las Bolsas bailando en una cumbre, los inversores volvieron a apostar por la compra de bonos (la tasa a 10 años de EE.UU. bajó de 2,62 a 2,37% anual) y la presión compradora de metales preciosos se puso a la orden del día, con el oro firme y con la onza de plata recuperando nada menos que 2%.

En Argentina el partido actual tiene dos vallas principales. Este viernes vence el blanqueo de capitales (se cree que la exteriorización superará los US$ 130.000 millones) y el siguiente jueves 6 de abril se concretará el paro sin movilización de la CGT.

Con ese marco ayer se conoció que el Gobierno nacional tuvo un aumento del 56,4% en el déficit fiscal del primer bimestre en comparación con el resultado del enero-febrero del año pasado. Y, como si eso fuera poco, el Ministerio de Finanzas hizo otro anuncio que volvió a dejar con la boca abierta al mercado: sale a licitar más deuda, tomará otros US$ 3.000 millones colocando parte en Letras en dólares y parte en un bono con ajuste de Badlar, la tasa para grandes depósitos.

La situación actual ofrece frentes con varias tensiones. El blanqueo está planchando al dólar: el oficial bajó 2 centavos (hasta $ 15,89), el blue subió 2 centavos (hasta $ 16,11) y el dólar mayorista bajó 3 centavos, hasta $ 15,59. Justamente por este atraso cambiario, que deja al dólar en el mismo nivel que hace doce meses, los productores agropecuarios decidieron desensillar. La compra de silos bolsa está a full y, en consecuencia, la liquidación de divisas de parte del agro cayó por sexta semana al hilo, alcanzando apenas US$ 266 millones.

Con el dólar tranquilo y la múltiple emisión de deuda, los bonos argentinos siguen desafiando la ley de la gravedad: mostraron otro día con precios sostenidos. En los extremos hubo una subas del 1% al 1,2% para los bonos BPLE y PF23D, y una baja del 1,2% para el bono AO17.

Mientras las Bolsas del mundo apuntaron hacia abajo, la de Buenos Aires tuvo una rueda distinta, ya que balanceó el feriado del viernes con lo operado ayer, o sea dos ruedas en una. El 70% de lo operado en acciones se transó en seis papeles: la acción del Grupo Financiero Galicia se llevó el 39% de las operaciones totales, Pampa Energía tuvo el 11% e YPF llegó al 7% del total negociado.

Con esa estructura de negocios, esta rueda doble alcanzó un volumen de $ 407 millones, que determinó una suba del 0,5% para el índice Merval. En los extremos se observaron subas del 2% al 6,5% para Ausol, Petrobras Argentina, Grupo Oeste, Pampa, Repsol, Capex, Camuzzi y Galicia. Y bajas del 2% al 5% para Indupa, Grimoldi, Polledo, Introductora, TGLT, Esmeralda, Petrolera del Conosur, Mirgor, Juramento, Gas Natural, Caputo y Rigolleau.

En Nueva York, tras la potente rueda del viernes pasado, los ADR argentinos no estuvieron tan en positivo: se registraron una suba para IRSA Inv. y bajas del 1% al 1,8% para Banco Macro, YPF y Grupo Financiero Galicia.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés