El Economista - 70 años
Versión digital

mar 25 Jun

BUE 6°C
Finanzas

¿Para qué quiero pesos? "No, no, dame dólares"

Con tasas de interés que no existen, la liquidación de la cosecha viene en cámara lenta, entran menos de los dólares esperados en el BCRA, y las cotizaciones libres vuelven a saltar. El blue brincó $50 y el MEP subió aún más.

El BCRA puso sumar unas pocas reservas. Pero el interés por los bonos cesó y el riesgo se acerca otra vez a 1.300 puntos.
El BCRA puso sumar unas pocas reservas. Pero el interés por los bonos cesó y el riesgo se acerca otra vez a 1.300 puntos. Pexels
Luis Varela 21 mayo de 2024

Con una movilización muy complicada en Misiones, que puede extenderse a provincias vecinas, con paro nacional de docentes programado para este jueves y con la ley Bases y las reformas fiscal y laboral demorándose aún más en el Senado, Milei sigue siendo desgastado. Y a pesar de que la opinión pública sigue sosteniendo su intento, el mercado ya no acompaña como lo hizo en sus primeros cien días y entre los operadores ya sentencian: "La luna de miel ha terminado".

Con una suba aún más intensa que en las ruedas previas, los dólares libres ya avanzan en bloque, quebrando largamente en todos los casos lo que paga la tasa de interés. Y, con recesión y cepo, Milei dice que mayo también tendrá superávit financiero, con el Indec confirmando que abril marcó otro mes con superávit comercial, y además el BCRA compró más dólares y sumó reservas, pero los bonos ceden, el riesgo país se acerca a los 1.300 puntos y la ilusión bursátil es completa: sin volumen, los precios de las acciones suben en pesos pero bajan en dólares.

Más allá de la foto negativa, en la mesa de los analistas afirman que la pulseada no ha terminado. La discusión de la Ley Bases y demás reformas continuará mañana en comisiones de la Cámara Alta, y en definitiva puede llegar a pasar por el Congreso. Además, estiman que está todo apuntado a que los ingresos salariales de la población vayan recuperando ya que algunos sectores parecen haber tocado fondo. Pero en este momento todo es presión y números de escepticismo. Esto es lo que reinan ahora en esta parte del mandato libertario. Justo cuando Milei se envolvió en un "chicken game" con el particular Presidente de España y precisamente cuando EE.UU. da vía libre para que la AFIP tenga información de inversores argentinos con cuentas en ese país.

Y la reacción no es menor: en lo que va de mayo el dólar blue acumula un aumento de casi 19%, más de lo que paga un plazo fijo en siete meses, mientras que el mep trepa más del 12%, con el  contado con liquidación casi 10% arriba, y con las brechas cambiarias otra vez en la zona del 33%, muy lejos del 10% como cuando todo funcionaba como un relojito, lo cual aleja nuevamente la posibilidad de que el cepo sea eliminado, por lo cual la inversión seguirá fuera del radar y la creación de empleos blancos nuevos tiene chance casi inexistente.

Buena parte de lo que está sucediendo tiene que ver con varios factores. Uno de los principales es que el BCRA se adelantó demasiado, esperando una inflación del 5% para mayo, colocando la tasa de interés de los plazos fijos en 2,3% mensual, con los fondos money market en 2%. Este rendimiento de los pesos, más la demora que hay en la liquidación de la cosecha, le están llevando menos reservas al BCRA, que sigue junto a Caputo dialogando con el FMI, que felicita y felicita, pero que no termina por soltar dinero nuevo, como sí hizo con Macri.

El fondo de la discusión, según los que siguen en detalle los números del comercio exterior, tiene que ver con la decisión de los productores agropecuarios. Tienen granos ya listos para vender, mandan algunos a puerto, pero no les ponen precio por lo que la salida no se concreta, y buena parte va a "silos bolsa", ya que el tipo de cambio oficial actual no convence y los precios internacionales de los granos están algo mejor que hace un par de meses, pero pueden subir más. Y la respuesta concreta de un hombre de campo es: "¿Para qué quiero pesos si no rinden nada en el banco? Vendo justito para cubrir gasto y espero. Nadie sabe si el Congreso terminará convirtiendo a Milei en otro De la Rúa".

Sin que nadie entienda bien hacia dónde van las cosas, se sabe que Milei presentará su libro en el Luna Park, anunciando a la vez que cantará algunas canciones, lo cual hace que muchos inversores se tapen la cara con las dos manos. Y esta particular situación de un Presidente de redes se desarrolla en la Argentina, en EE.UU. el mercado está en un punto de inflexión. Hubo un leve retroceso para las tasas largas de EE.UU.: se pagó 5,1% anual a 1 año de plazo, 4,4% anual a 5 años, 4,4% anual a 10 años y 4,6% anual a 30 años. Y con eso en el exterior el dólar subió 0,5% en México, 0,4% en Brasil y 0,1% en China, no cambió contra el euro y la libra, y bajó 0,1% contra el yen y Chile.

Aquí en la Argentina hubo números buenos y malos. Según el Indec, el país logró en abril otro mes con superávit comercial. Fue por US$ 1.820 millones, con US$  6.527 millones de exportaciones  y US$ 4.708 millones de importaciones. Y al mismo tiempo, según la UIA, la actividad industrial argentina cae nada menos que 17,2% en marzo en base anual. Y economistas de la talla de Juan Luis Bour de Fiel estiman que el PIB argentino puede caer 4% este año, con mayor debilidad en el primer semestre y no tanto en el segundo.

Con ese marco, con un dólar exportador de $ 982,87, el BCRA logró comprar US$ 189 millones en el mercado (mucho más del sector energético que de parte del agro), por lo que al final del día la autoridad monetaria US$ 162 millones a las reservas. Con esa situación, sin que nadie quiera pesos (solo se usan para realizar pagos), el dólar blue saltó $50 hasta $1.230, el Senebi saltó $56,04  hasta $1.198,51, el MEP brincó $66,59 hasta $1.172,81 y el contado con liquidación saltó $55,97 hasta $1.198,51. No están todavía en la cumbre de $1.310 de la última semana de enero, pero la brecha entre el dólar oficial y el blue ya es del 32% y la del CCL con el mayorista está en el 35%.

Mientras tanto, a pesar de que sus tasas a vencimiento triplican lo que pagan los bonos de la región, los títulos públicos argentinos vuelven a estar fuera de la mira de los inversores globales. Así, con negocios intermedios y muy concentrados, los bonos argentinos bajaron 0,9% y el riesgo país subió 40 unidades hasta 1.298 puntos básicos.

En papeles privados, mientras tanto, se está por enfrentar un examen decisivo. La Bolsa de Nueva York volvió a la suba, ya que el Dow y el Nasdaq subieron 0,2% y el S&P avanzó 0,3%, pero están en un instante de gran inquietud porque este miércoles después del cierre de negocios se presentará el balance de Nvidia, la empresa de inteligencia artificial que es la estrella del momento. Los analistas esperan que el gigante de los semiconductores publique otro lote sólido de resultados, pero hay un desafío para cubrir: las acciones de esta empresa han subido 91% solo en 2024 y 202% en los últimos doce meses. Fueron el centro de la recuperación del mercado, y cualquier dato que moleste o que guste puede generar un cambio o una aceleración de tendencia. Con eso en la mira, la Bolsa de San Pablo bajó 0,3% y la de México perdió 1,1%.

Entretanto, la suerte de los papeles privados argentinos está profundizándose en un estado de ilusión. Sin negocios, con apenas $9.451 millones operados en acciones y $11.013 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires subió 3% en pesos pero bajó 1,2% medida en dólares. En tanto que los ADR argentinos que se transan en Nueva York mostraron una suba del 2,7% para Telecom pero luego una baja en bloque del 1% al 5% para Edenor, Pampa E, Bioceres, Francés, Galicia, Macro, Loma Negra, Supervielle y Central Puerto.

El mareo de los inversores llega a tal punto que incluso las materias primas se ubicaron entre paréntesis, con sólo un valor que sigue enarbolado. El petróleo bajó 0,8%. Los metales básicos terminaron mixtos (con buen día para el aluminio tras varias jornadas en duda). Los granos anotaron resultado mixto tanto en Chicago como en Rosario, con mal momento para la soja. Y entre las posiciones refugio no se salvaron ni el oro ni el Bitcoin, que perdieron valor, y solo la onza de plata continúa subiendo: ya superó los US$ 32 y algunos sueñan con que llegue a los US$ 49 que tocó en 2011, como coletazo de la gigantesca crisis de Wall Street que terminó con Lehman Brothers en setiembre de 2008, luego de ser un banco cumbre desde 1850.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés