El Economista - 70 años
Versión digital

jue 06 Oct

BUE 16°C
Versión digital

jue 06 Oct

BUE 16°C

Fue Normandía y se rompió el piso del canal alcista

Las altas tasas de las Lebac, la caída del petróleo y el default en Venezuela derivaron en una dura caída para la Bolsa y en la décima baja al hilo para los bonos locales

14-11-2017
Compartir

Por Luis Varela

Los mercados vienen con problemas para sostener la cumbre desde hace un par de semanas. Y particularmente Buenos Aires venía bastante herida desde que Nicolás Dujovne presentó la reforma impositiva hace dos martes y desde que el Banco Central subió hasta el cielo la tasa de las Lebac. Pero ayer, además de los impuestos y las tasas, confluyeron muchos otros problemas que terminaron provocando un martes bastante oscuro, casi negro.

Las bombas que torpedearon al operador vinieron de todos lados. Vandenbroele declaraba en Tribunales por el caso Ciccone. Venezuela confirmaba su default parcial, generando una película de duda sobre toda la región. El petróleo sufría un resbalón, con una inesperada baja del 1,8%, regresando a la zona de los US$ 55. Y Sturzenegger confirmaba a última hora que la tasa de las Lebac está en las nubes: pagando 28,75% anual para las letras cortas y 29,6% para las letras largas.

Todo ese combo determinó que la Bolsa porteña se derrumbara ayer, con su quinta baja al hilo. Y que los bonos acumulen diez ruedas en fila con precios hacia abajo, desde el mismo momento en el que abrió la boca Dujovne con la renta financiera. Con esto, la Bolsa acumula una caída del 10% desde la cumbre y los bonos retroceden 5%, la tasa larga se acerca otra vez al 7% anual, encareciendo de forma masiva a la deuda que tenga que tomar de aquí en más el ministro de Finanzas Luis Caputo.

Y lo peor del caso, decía un analista técnico, es que tanto para las acciones como para los bonos se acaba de romper hacia abajo el piso del canal alcista que venían mostrando los papeles argentinos desde que asumió Mauricio Macri en diciembre de 2015. Decididamente, el mercado acaba de leer que Macri, con la última reforma, subirá la presión tributaria. O sea, mantendrá el peso del Estado para los contribuyentes.

Tanto para las acciones como para los bonos se acaba de romper hacia abajo el piso del canal alcista que venían mostrando los papeles argentinos desde que asumió Mauricio Macri

Sin dudas, el foco del sismo de ayer estuvo en la Bolsa. El 70% de lo operado en acciones se transó en once papeles: Banco Macro reunió el 23% del total negociado, Pampa Energía el 11%, Grupo Galicia y Petrobras Brasil el 7% cada una. Así, con mejor volumen ( $ 815 millones ), la Bolsa de Buenos Aires cayó ayer otro 4,1%.

Por si queda alguna duda debe decirse que hubo 64 papeles en baja y apenas 5 en alza.

También estuvo todo en rojo entre los ADR argentinos en Nueva York.

Este bajón de la Bolsa porteña confrontó con los índices de Wall Street con bajas del 0,1% y 0,3%, y con una dura caída del 2,3% en la Bolsa de San Pablo y un retroceso del 0,3% en la de México.

En los bonos el clima también fue negativo, pero con movimientos más moderados. Con pocos negocios, el 70% de lo operado en bonos se transó en cinco títulos: AY24 49%, DICA 7%, DICY 6%, AA37 5% y BP21 4%. En promedio los papeles argentinos achicaron otro 0,2% y volvieron a los precios de abril último, por lo cual se observa una especie de meseta de siete meses. En los extremos hubo subas del 1% al 5% para los bonos TVPE, TC20, LTDJ8, TVPYD y TVPY. Y una baja del 1 al 5% para los bonos BD2C0, PUM21, BPLD, PUO19, TVPAD y BPLDD.

Pero, por si lo mencionado fuera poco, desde las Lebac vino una noticia ensombrecedora. En la mega licitación de ayer, vencían letras por $ 380.000 millones sobre un stock de $ 1,15 billón. Frente a eso, el BCRA renovó letras por $ 333.000 millones le devuelve hoy al mercado $ 47.000 millones, pagando 28,75% en letras a un mes y 29,6% en letras a 9 meses.

El 70% de lo operado en acciones se transó en once papeles: Banco Macro reunió el 23% del total negociado, Pampa Energía el 11%, Grupo Galicia y Petrobras Brasil el 7% cada una

Pero lo que dejó a los observadores con la boca abierta fue la decisión de que las compañías de seguros, que tienen el 13% del stock que hay colocado en Lebac, tendrán que abandonar su posición. Son unos $ 150.000 millones que deberán buscar otro destino en los próximos cuatro meses, lo cual genera grandes chances de que una parte de todo ese dinero termine buscando refugio en el dólar.

Ayer, mientras las Lebac secundarias volaban arriba del 30% anual, los bancos subían las tasas de los plazos fijos: pagaban por plata grande 23% anual y por plata chica 21%.

El mercado de cambios estuvo completamente tranquilo. En el exterior, el dólar estuvo débil en Europa y Japón, pero sigue afirmándose en México y Brasil, tanto que en el mercado saltó hasta 3,30 reales, su mayor precio en cuatro meses. Y en Buenos Aires el tipo de cambio sigue debilitándose: el oficial bajó 5 centavos hasta $ 17,77 y el blue bajó 1 centavo hasta $ 18,07 (crece a 30 centavos la brecha entre el dólar oficial y el blue) y hubo una baja de 2 centavos para el mayorista (cedió hasta $ 17,51).

En las commodities, por último, el petróleo, como dijimos bajó 1,8%; hubo una suba del 0,2% para el oro y onza de plata sin cambios; se vio un fuerte paso atrás para los metales básicos (el níquel se desplomó 5,6%, el cobre 1,8% y el aluminio 1,2%); se anotó un repunte del 4,4% para el bitcoin, todo muy inestable e incierto y Chicago estuvo mixto (el trigo subió 0,9%, pero la soja bajó 0,5% y el maíz retrocedió 1,4%).

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés