El Economista - 70 años
Versión digital

mar 19 Oct

BUE 12°C

Versión digital

mar 19 Oct

BUE 12°C

En junio volvió el dólar, pero los títulos fueron la estrella

01-07-2016
Compartir

por Luis Varela

Los mercados del mundo terminaron junio y el semestre en total ebullición, con gran disloque de valores, entre una Europa que está resolviendo como sigue el Brexit, un Estados Unidos que tiene buenas señales laborales y Argentina que registra un aluvión de compra de acciones y bonos, a las puertas del blanqueo, recién convertido en ley por el Senado.

Los precios de todo se mueven tanto que es difícil distinguir que valores dan muestras de los conflictos que han pasado y cuales son las cifras que oscilan de a cuerdo a lo que se puede esperar por delante.

En Europa hubo un nuevo bajón de la libra esterlina, por presión de la Unión Europea a Gran Bretaña, pero los recintos bursátiles estuvieron con subas del orden el 1%, mejora que también se vio en las Bolsas de Nueva York y de casi toda América latina, con la Bolsa de Buenos Aires ganando 0,5% y alcanzando un nuevo récord en pesos.

El efecto inmediato del Brexit se está sintiendo de manera consistente en las monedas. Ayer el dólar estuvo equilibrado en Europa, firme en Oriente y con claroscuros en América Latina: sigue bajando muy fuerte en Brasil: cotizó a 3,21 reales, su menor valor en doce meses. Sin embargo, a contramano de este movimiento, el billete verde está contrariando a México: el Banco Central tuvo que salir a intervenir fuerte, ya que el dólar había subido de 17,10 a 19,10 y luego lo pudo achicar hasta 18,25 pesos, en un contexto inestable.

En Argentina el dólar también fue noticia. El Banco Central y los bancos oficiales salieron a vender US$ 642 millones para evitar que el billete verde pegara un salto. A pesar de esto, el dólar terminó subiendo, finalizó el semestre en $ 15,23 en el circuito oficial y en $ 15,05 en el blue.

El tema generó mucha preocupación en el mercado, porque el Banco Central terminó perdiendo casi US$ 1.200 millones de sus reservas en apenas dos días.  El esfuerzo fue para cerrar la mayor cantidad de operaciones de dólar futuro que había dejado como herencia la administración Vanoli.

Detrás de esta tensión cambiaria, los inversores siguen tomando posiciones en activos argentinos, tanto acciones como bonos. La idea de muchos de los inversores que actúan con celeridad es comprar papeles ahora, para poder estar listos para un blanqueo que puede llegar a tener presentaciones superiores a lo que se estuvo diciendo hasta ahora.

De todos modos, el clima es muy incierto. A nivel global no se sabe cuáles serán las secuelas del Brexit. Ayer la cotización del Deutsche Bank cayó otro 2,7% y fue a su peor valor en treinta años. Y el tema no es sencillo: la Fed salió a advertir que los bancos Santander y Deutsche no pasaron test de resistencia bancaria. Y, por si eso fuera poco, S&P le bajó calificación a la Unión Europea tras el Brexit .

Con esto, los inversores de muchos países están muy inquietos, y están cambiando rápidamente sus posiciones líquidas, y comprando papeles estatales, que supuestamente son más sólidos. De hecho sorprendió ayer que inversores locales buscaran refugio comprando bonos de Italia, España, Portugal, Canadá, Argentina y Gran Bretaña.

Con este cierre muy acelerado, las inversiones de junio y del primer semestre mostraron subas festivas para las acciones y los bonos. En junio se destacaron subas del 15 al 35% en papeles como Grimoldi, Petrobras, TGLT, Macro, Edenor, Pampa, Ledesma, Cresud, Irsa, Tenaris, Francés, Galicia, Dycasa, San Miguel y Agrometal. El indice Marvel ganó 15,8% en pesos, y solo algunos bonos como el BPLE, el PARA y el CUAP pudieron igualar ese avance. Todas estas subas fueron en pesos, y quedaron empañadas por la verdadera estrella del mes, que fue la onza de plata, con un salto del 17,5% en dólares en apenas treinta días.

Al medir lo que pasó con las inversiones en el primer semestre, las acciones también ocupan la cumbre de los rendimientos, con subas estrafalarias del 40 al 150% para papeles como Mirgor, Grupo Oeste, Celulosa, Mercado de Valores, Petrobras, Nortel, San Miguel, Grimoldi, Minetti, Autopista del Sol, Cuyana, Pampa, Irsa, Capex, Central Puerto y Fiplasto.

Expertos del mercado calculan que la inflación de junio estuvo algo abajo del 3% mensual y que la variación de precios de todo el semestre fue del orden del 30%. ¿Cómo quedaron el dólar y las tasas frente a ese aumento de los precios?

En junio las tasas rindieron entre 1,8 y 2,3% mensual, todas muy negativas contra la inflación. Y en el semestre los intereses dieron entre 24 y 31%, con mayoría de pérdida real. Junio significó claramente la vuelta del dólar. En el semestre, contra una inflación del 30%, el dólar oficial subió apenas 13,6%, pero en junio contra una inflación de casi 3%, el billete verde subió 6,6% y terminó dándole una fuerte estocada a las reservas del Banco Central.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés