El Economista - 70 años
Versión digital

mie 28 Sep

BUE 14°C
Versión digital

mie 28 Sep

BUE 14°C
Escenario

El horizonte corto está mejor, pero el mercado no se convence

Los bonos siguieron flojos, la Bolsa de Buenos Aires fue la más apagada y los dólares libres subieron a nivel local

Sergio Massa
Sergio Massa
Luis Varela Luis Varela 11-08-2022
Compartir

A pesar de la importante postergación de vencimientos de deuda en pesos que logró el Gobierno en el canje del martes, el mercado argentino reaccionó ayer con respuesta bastante tibia: las reservas subieron apenas tras once ruedas seguidas con bajas, pero los bonos siguieron flojos, el riesgo país casi no se movió, las acciones argentinas estuvieron planas, sin fuerza, con grandes subas en el mundo. Pero la distinción más importante tuvo que ver con el dólar, que bajó afuera contra todo, pero en Argentina volvió a mostrar cotizaciones libres entonadas.

La lectura que hicieron analistas y operadores frente a la tímida respuesta del mercado local obedeció a dos factores esenciales: Por un lado, es cierto que Massa logró limpiar casi el 85% de la deuda que vencía en los próximos noventa días, pero tendrá que ser pagada dentro de un año (antes de la elección presidencial) y con un costo que será mucho más alto en comparación con lo que se pagaba. Y por otra parte, el mundo ajusta, pone tasas positivas, y la inflación reacciona: en julio Brasil tuvo deflación del 0,68%, EE.UU. tuvo inflación 0% y hoy el Indec dará a conocer el número en Argentina, con consultoras que estiman un número que se ubicaría entre el 7 y el 8% mensual, la mayor variación desde la hiperinflación de 1991.

Nueva licitación

Además, para el 15% de la deuda que quedó sin canjear, que son títulos que en este caso están todos en manos de inversores privados, se realizará hoy una nueva licitación para colocar Lelites, Ledes y Lecer, sólo orientada a fondos de inversión y a creadores de mercado, ya que el Gobierno sabe de memoria que los inversores privados individuales le bajaron por completo la ventana a la compra de bonos en pesos de Argentina.

En el llamado de hoy, a fondos comunes de inversión le ofrecerán una letra de liquidez del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 31 de agosto de 2022 (nueva). Mientras que a los denominados creadores de mercado le ofrecerán dos letras: una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 30 de noviembre de 2022 (s30n2 - reapertura)  y otra letra del Tesoro nacional en pesos ajustadas por CER a descuento con vencimiento 17 de febrero de 2023 (x17f3 - reapertura). Además, se efectuará la licitación de las Lelites con vencimiento 31 de agosto de 2022, en una movida que será por adhesión al precio de $ 977,90 por cada vno $ 1.000 con un único pliego.

Ahorristas e inversores van mirando con atención los movimientos que va haciendo el ministro Sergio Massa, y sobre todo el aire que le van dando tanto el presidente Alberto Fernández como la vicepresidenta Cristina Kirchner, que en estos días está más ocupada en desacreditar a los fiscales y jueces que llevan la causa de Vialidad que la involucra, y no se ocupa tanto de lo que va realizando el sucesor de Martín Guzmán y Silvina Batakis: ya llegará la hora en la que Cristina se ocupe de mostrarle a Massa cuáles son sus límites. Por lo pronto, sigue sin poder ocupar el puesto número dos de Economía, algo que tiene muy inquietos a todos los especialistas, ya que Massa es un político y no tiene los conocimientos técnicos como para manejar adecuadamente la cartera.

Con ese contexto, el flamante titular de Economía siguió tratando de mostrar señales de austeridad, reuniendo a representantes de diferentes ministerios, indicándoles que habrá que hacer una mínima poda en los recortes de cada organismo. 

Y frente a ese movimiento, que es considerado "de derecha" por muchos de los gremios que vinieron acompañando al Frente de Todos, ya se mostraron las reacciones: hubo paro de maestros, se llenó la plaza de Mayo con piqueteros que planteaban anoche acampes hasta que Massa los reciba.

Mientras tanto, como se espera una inflación cercana al 8% en julio, que será confirmada hoy por el Indec, el IARAF salió a afirmar que "en los últimos 56 meses los jubilados que cobran la mínima perdieron 6,7 jubilaciones, lo cual significa una postergación de nada menos que  $ 345.600 por jubilado, que Massa intentará compensar con un bono. Y el propio Indec confirmó ayer que los salarios en general crecieron 4,8% en junio, perdiendo más terreno contra la inflación.

Con toda esa realidad de fondo (que surge esencialmente por emisión de pesos sin fin y por tasas de interés negativas que hace que la gente quiera desprenderse de los pesos a gran velocidad), se conoció que EE.UU. tuvo en julio una inflación del 0%, que se traduce en una inflación interanual que bajó de 9,1% a 8,5% tras la caída en los precios de la energía (con una inflación núcleo que dio 0,3%, cuando se esperaba en 0,5%). Esta menor velocidad en los precios hizo que los operadores esperen ahora que la Fed suba su tasa corta quizás en 0,5 punto y no en 0,75 como en las dos últimas oportunidades.  

Detrás de eso las tasas largas de EE.UU. cedieron: se ubicaron en 2,9% anual a 5 años, 2,8% a 10 años y 3% a 30 años. Lo cual desactivó el interés internacional de los inversores por la moneda estadounidense por lo que ayer el dólar en el mundo bajó contra absolutamente todas las monedas: en el exterior el dólar cayó 1,7% en Chile, 1,6% en Japón, 1,2% contra la libra, 1% en México, 0,9% en Brasil y 0,8% contra el euro.

Y la respuesta de los commodities a este dólar global más débil fue de cotizaciones en general firmes. Hubo suba del 1,1% para el petróleo, metales preciosos mixtos, metales básicos en alza, avance generalizado para los granos tanto en Chicago como en Rosario, sobre todo para el trigo. Y lo que más festejó fue el panel de criptomonedas, con una recuperación del 2,4% para el Bitcoin, con mejoras de hasta el 8% para el resto de los valores del panel.

En Argentina, dólares para arriba

En Argentina, en cambio, la respuesta siguió siendo negativa. La tasa de interés de los plazos fijos sigue en el 61% anual. FIEL calculó ayer que la inflación de todo 2022 apuntará al 112% y con eso permanece el goteo de depósitos tanto de pesos como de dólares, aunque la economista Milagros Gismondi (Utdt) descartó que vaya a haber problemas con los pesos o con los dólares en el sistema bancario, por lo menos por lo que se ve hasta ahora.

La cuestión es que la gente se va sacando los pesos de encima cada vez con mayor velocidad y ayer, mientras el BCRA logró sumar US$ 12 millones a las reservas, chupando otros $18.150 millones en Notaliq a seis meses, a la espera de la licitación de hoy los dólares oficiales se siguieron retrasando contra la inflación y los dólares libres volvieron a mirar hacia arriba. El dólar blue subió $2 hasta $295, el dólar MEP saltó $5,39 hasta $284,59 y el contado con liquidación subió $2,12 hasta $289,78, por lo que la brecha entre el dólar oficial y el blue fue del 110% y la del CCL con el mayorista fue del 116%. Y atención: medidos en pesos, la libra oficial subió 2,13 hasta 163,70, el euro oficial subió 1,39 hasta 138,04 y el real oficial subió 24 centavos hasta 26,35.

La reacción de las bolsas

Ni bien se conoció que la fuerte suba de tasas cortas implementada por la Fed y la paralela absorción de dólares que va realizando, tuvo una buena respuesta en la inflación 0% de julio, la Bolsa de Nueva York festejó, aunque de manera muy selectiva, ya que el Dow se movió menos que el S&P que saltó 2,1% y el Nasdaq trepó 2,9%. Mientras que también hubo sonrisas en la Bolsa de San Pablo, que saltó 1,5%, y en la de México, que avanzó 1,2%.

En el mercado bursátil local, con tanta resistencia de los gremios al ajuste que promete Massa, con la cancha muy marcada desde distintos áreas del FdT, mostró un resultado bastante más apagado: con $1.626 millones operados en acciones y $8.099 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires subió 0,2%. Y los ADR argentinos que operan en Nueva York tuvieron un día mixto: con subas de hasta el 7% para Mercado Libre, Supervielle y Bioceres, pero con bajas de hasta el 3,4% en Central Puerto, Telecom, Macro, Galicia y Cresud.

¿Cuál fue la lectura final que hizo el mercado después de un día con semejante respuesta? La sensación es que se sigue haciendo exactamente lo mismo. Los problemas se siguen pateando para adelante, no se resuelven. Se posterga la deuda, quitando vencimientos cortos, pero con duros compromisos para más adelante. La masa de vencimientos en pesos entre julio y setiembre de 2023 significará que los $ 2 billones postergados se puedan convertir en $ 4 billones si la inflación es de más del 100%. Y luego vendrá la elección e inmediatamente después 2024, año en el que empezarán a subir los intereses pactados para la deuda en dólares que canjeó Guzmán. El tiempo pasa, todos sigue siendo un "vamos viendo" y como le sucedió al ministro recomendado por Joe Stiglitz, el largo plazo llega, y cuando aparece se convierte en un paredón infranqueable.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés