El Economista - 70 años
Versión digital

sab 24 Feb

BUE 21°C
Medida en dólares, la Bolsa alcanzó los 1.030 puntos, el mayor nivel desde agosto de 2018.
Claves

El Gobierno afloja y la Bolsa sube al mayor nivel en 5 años y medio

La fuerte resistencia que está encontrando la reforma de Milei está generando tensiones dentro del propio gabinete.

Luis Varela 05 enero de 2024

Mientras el Presidente emprendió su viaje a la Antártida, posiblemente para enfriar un poco su ímpetu, apareció una secuencia de rumores de fuertes discusiones internas entre la cabeza de los ministerios del líder libertario. La diferencia estaría en torno a la siguiente idea: "Estamos yendo al choque con todo el mundo, no se nos opone solo la política y los gremios, sino que también hay un tenue apoyo de los empresarios, por lo que no tenemos que ir tan rápido, hay que seguir en la misma dirección, sin doblar ni un grado, pero ir negociando de manera paulatina para que la reforma no corra el riesgo de naufragar".

Este pedido de apaciguar el empuje, sin desviar las metas -algo que ya está bastante en claro con el paso atrás que se acordó con la desregulación de la Ley de Pesca- se notó de manera considerable en el Congreso, donde entró el DNU para que lo trate la Bicameral que todavía no está armada (tiene 10 días para hacerlo), y también hubo cierta flexibilidad en las conversaciones que hay en la Cámara Baja, para que el PRO, la UCR y varios gobernadores terminen dando su aval a una Ley Ómnibus que posiblemente tenga algunas modificaciones, para que pueda pasar a través del poder legislativo.

Además del resquemor empresario, esta decisión de ir no tan rápido pero en la misma dirección llega después de que la Justicia le dio cabida a los reclamos cautelares de la CGT y la CTA, y están en vía de llegar otras ocho cautelares que posiblemente también serían aceptadas por la rama laboral de Poder Judicial. 

Todo este intento de gran reforma, que está en peligro, se está dando en medio de un tremendo fogonazo inflacionario, que arranca ahora en enero con subas de tarifas de luz, electricidad, agua y transporte, además de romperle el bolsillo a las familias con las cuentas de las prepagas, los medicamentos, las expensas, gastos, gastos y más gastos.

Todo eso genera desconfianza y la reacción fue una vertical suba en los dólares financieros, al tiempo que los bonos argentinos mostraron un resultado altamente selectivo (a pesar de gatillarse el pago de cupones de los bonos que canjeó Martín Guzmán en agosto de 2020 y se pagarán en martes). Pero lo que hace girar la cabeza de los observadores es la explosiva suba de la Bolsa argentina, ya que mientras los mercados del mundo han iniciado el 2024 en rojo, el índice S&P MerVal está viviendo una increíble fiesta (a pesar de que los ADR argentinos en Nueva York no replican demasiadas sonrisas).

Mientras Argentina está sumergida en este brete, con funcionarios técnicos dialogando con los enviados del FMI en Buenos Aires, por lo que recién habría el lunes un encuentro formal de Luis Caputo y Nicolás Posse con la gente del Fondo, para reflotar el acuerdo por ahora caído, el mundo está viajando en otra sintonía. 

  • Los datos laborales de EE.UU. siguen muy firmes, está opinada la chance de que la Fed baje  pronto la alta tasa de interés base que mantiene desde hace meses. Y con ese contexto siguieron firmes las tasas largas de EE.UU.: se pagó 4,8% anual a 1 año de plazo, 4% a 5 años, 4% a 10 años y 4,2% a 30 años. Y con eso, en el exterior el dólar subió 0,1% contra el euro, el yen y el chileno, pero bajó 0,3% contra la libra y el yuan, cedió 0,6% en Brasil y cayó 0,9% en México.

A nivel local, con un dólar exportador de $ 911,31, el BCRA pudo comprar en el mercado US$ 189 millones, y al final del día sumó reservas por US$ 239 millones. Pero todos los dólares libres siguen empinados, ya que la tasa de interés es absolutamente negativa y la gente no quiere quedarse en pesos. 

Así, el dólar blue subió $5  hasta $1.025, el Senebi brincó $51,43 hasta $1141,09, el MEP saltó $54,68 hasta $1.109,23 y el contado con liquidación saltó $53,80  hasta $1.144,59. Por lo que la brecha entre el oficial y el blue fue del 20% pero la brecha entre el CCL y el mayorista saltó hasta el 41% (estuvo en el 10% a pocos días de asumir Javier Milei). Y con esto debe decirse algo contundente: en cinco días de enero el dólar fuga saltó el doble de lo que paga un plazo fijo en todo un mes. O sea, los que hicieron carry trade están poniéndoles los zapatitos a los Reyes para ver si consiguen algo en alguna parte para compensar pérdidas.

Al mismo tiempo, según pudo verse en los organismos bursátiles, comenzó a cursarse el pago de los cupones que vencen el martes próximos: los bonos GL y AL que surgieron de la reestructuración que realizó el exministro Guzmán en agosto de 2020, quien ayer metió la cuchara y dijo que Milei está en camino a dolarizar y buscará quebrar al BCRA, ya que le sacó los dólares para hacer ese pago y le colocó una letra intransferible a 10 años de plazo, un papel que se refinancia "in-eternum" y no suele pagarse nunca. 

Al tiempo que hubo rumores de sondeos con los bancos para realizar un canje voluntario de los bonos en pesos, cuyos vencimientos en 2024 son gigantescos. Con ese marco, el cierre de la semana encontró a los bonos argentinos con buen volumen, mostraron un resultado altamente selectivo, por lo que el riesgo país bajó 19 unidades hasta 1.998 puntos básicos, tras varias jornadas en las que había subido sin parar.

En cuanto a los papeles privados, mientras en Wall Street la mitad de la biblioteca piensa que habrá tasas de la Fed altas por más tiempo y los toros especulativos se ilusionan con ver una primera baja a partir de marzo, el viernes finalizó con una leve suba en la Bolsa de Nueva York: el Dow y el Nasdaq subieron 0,1% y el S&P ganó 0,2%. Mientras que la Bolsa de San Pablo subió 0,5% y la de México trepó 1,3%.

Pero lo ciertamente destacable ocurrió en la Bolsa porteña. Con $24.653 millones operados en acciones y $22.170 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires saltó otro 5%, y medida en dólares alcanzó los 1.030 puntos, el mayor nivel desde agosto de 2018. Sin embargo, lejos de esta ilusión del Merval, los ADR argentinos que se operan en Nueva York siguen mixtas y con resultados flojos este año, y el viernes terminó con subas del 1% al 3,5% para Telecom, Central Puerto, YPF, Mercado Libre y Despegar; con bajas del 1% al 4% para Edenor, IRSA y Supervielle.

Detrás de todos estos movimientos de monedas, bonos y acciones, los commodities siguen vibrando. Los nuevos focos bélicos (ampliación de tensión en Medio Oriente, lanzamiento de misiles de Corea del Norte a Corea del Sur y otras tensiones menores) alteraron todos los recios. El petróleo subió 2,3%. Sigue el repunte de los metales preciosos. Los metales básicos operaron mixtos. En Chicago los granos se negociaron también con tendencia mixta, al igual que en Rosario. Y el apagón que le deja la boca seca a muchos fue una nueva baja del 1,2% para el Bitcoin, con caídas de hasta el 8% en el resto de las criptomonedas.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés