El Economista - 70 años
Versión digital

dom 27 Nov

BUE 25°C
Versión digital

dom 27 Nov

BUE 25°C
Escenario

Debaten horas el cambio chico, pero los gastos grandes siguen

Los analistas se preocupan por una deuda en pesos gigantesca y por cupones de bonos en dólares que empiezan a crecer. Con eso, los bonos dejaron mejorar y el riesgo país subió.

Diputados aprobaron ayer el Presupuesto 2023. Hubo algunas pequeñas subas y bajas.
Diputados aprobaron ayer el Presupuesto 2023. Hubo algunas pequeñas subas y bajas.
Luis Varela Luis Varela 27-10-2022
Compartir

"Ustedes los argentinos son increíbles, se la pasaron con un acting de no sé cuántas horas para mostrar ante la población cómo discuten cambio chico en un toma y daca con el Presupuesto, pero de los números grandes, los que importan, prácticamente no hablaron. Como decía su astro más grande, el 'Diego', se les escapa la tortuga nuevamente con la deuda, no logran juntar reservas y el tango 'Cuesta abajo' será el que seguirán cantando".

Con esa cruda descripción un operador de un banco extranjero detalló lo vivido ayer en Buenos Aires, al tiempo que dos grandes calificadoras norteamericanas volvieron a hacer duras advertencias sobre el pasivo en dólares que deberán enfrentar el Estado y también las empresas privadas a partir de 2023. En un comunicado oficial, la agencia Fitch Ratings rebajó las calificaciones de incumplimiento de emisor en moneda local y extranjera a largo plazo de Argentina de CCC a CCC-. Fitch dijo que la rebaja refleja "profundos desequilibrios macroeconómicos y una posición de liquidez externa altamente restringida" que se espera que socaven cada vez más la capacidad de pago del país a medida que aumenta el servicio de la deuda en moneda extranjera en los próximos años".

Al mismo tiempo, después del cuarto canje de Obligaciones Negociables que se acaba de desarrollar, en general con pequeñas partes en pagos contado y casi todo en plazos cortos y muy caros, la calificadora Moodys Investors Service expresó su preocupación por la restricción del Banco Central de Argentina al acceso a moneda extranjera para compañías y empresas de servicios públicos hasta fines de 2023, en lugar de dejar que la restricción expire a fines de 2022 como estaba previsto. 

"Esto obligará a las empresas a canjear sus deudas ante posibles escenarios de pérdidas. Esta restricción limita ampliamente las opciones de financiamiento y la mayoría de las compañías y empresas de infraestructura con deuda denominada en moneda extranjera recurrirán a un canje de deuda forzoso. Así, para aquellas empresas que amplíen sus vencimientos, los tenedores de bonos estarán expuestos a posibles pérdidas crediticias. Y con esas condiciones se reduce severamente el apetito de los inversionistas por la deuda corporativa argentina", indicó Daniela Cuan, Vice President y Senior Analyst de Moodys Investors Service.

Esta pérdida de tiempo, con discusiones interminables en números chicos, mientras la plata grande pasa volando, determinó que ayer el mercado financiero local se partiera literalmente en dos.

El dólar en Argentina

En términos cambiarios los dólares libres locales estuvieron para abajo, intervenidos por venta de reservas del BCRA (el dólar blue cedió $1hasta $292 y el MEP bajó $1,35 hasta $292,29),  pero los dólares fuga estuvieron todos para arriba (el dólar Qatar subió a $324,44, el Senebi trepó $5,31 hasta $317,89 y el contado con liquidación subió 11 centavos hasta $305,93). Por lo que la brecha entre el dólar oficial y el dólar blue fue del 80% y la del CCL con el mayorista se estiró otra vez hasta el 97%.

Las señales de advertencia sobre cuellos de botella e imposibilidad par apagar los compromisos primero en pesos y luego en dólares hicieron que ayer se cortara la racha alcista que se vio últimamente en los títulos públicos. Tanto que ayer los bonos argentinos retrocedieron 0,8% y el riesgo país volvió a repuntar tras varias jornadas en claro descenso: el EMBI+ argentino subió 74 unidades, hasta 2,568 puntos básicos. La posición de inversores locales sigue siendo de alta desconfianza, al punto que el operador Javier Timerman señaló ante Forbes que "los inversores extranjeros no consideran a la Argentina".

El tema no es menor porque hoy mismo el ministro Sergio Massa enfrentará una licitación en la que deberá tomar pesos del mercado, en títulos que vencen y en un 97% están en manos privadas. Este no es un compromiso difícil: el viceministro Gabriel Rubinstein tiene que conseguir sólo $135.000 millones, pero para lograrlo tiene que ir ofreciendo papeles con tasas de interés cada vez más altas y a plazos cada vez más cortos: nadie quiere llegar a las PASO colocado en bonos en esos, todos parecen estar decididos a bajarse del potro antes de que se conozcan cuales serán los candidatos con chance a llegar al poder en diciembre de 2023.

Otra colocación

A partir de las 10 de hoy, Economía le ofrece a los fondos comunes de inversión una letra de liquidez del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 23 de noviembre de 2022 (nueva) es decir con finalización dentro de 27 días. Y al mismo tiempo le propondrá a los denominados creadores de mercado una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 28 de febrero de 2023 (s28f3 - reapertura) (terminan en cuatro meses); y un bono del Tesoro nacional vinculado al dólar estadounidense con vencimiento 31 de julio de 2023 (t2v3 - reapertura), es decir dentro de nueve meses atados al dólar oficial, y supuestamente diez días después se celebrarán las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias.

Justamente, en vez de discutir durante horas la manera posible como para enfrentar el vencimiento por $17 billones que hay entre el Tesoro y el BCRA (que ayer tomó de los bancos $37.200 millones en Notaliqs a seis meses), los legisladores teatralizaron durante horas y horas para ver si se agregaban nuevos impuestos a los privados (a los monotributistas, a los electrodomésticos, a los viajes en avión... manteniendo o incluso incrementando beneficios tributarios a sectores de poder). Y lo más notable del caso es que los camioneros, que fueron favorecidos en Diputados, terminaban en día amenazando con un paro masivo si no se les concede un aumento del 131% (aunque pareciera que hay un acuerdo intermedio ya pactado por debajo de la mesa).

Con una deuda imposible de pagar, con el BCRA sin tener capacidad para juntar reservas (ayer perdió en el Mulc US$ 45 millones, pero finalmente sumó US$ 17 millones con cepo casi total a las importaciones, tanto que hay dos automotrices que tienen sus plantas paradas por no tener insumos necesarios como para seguir armando autos en Argentina), la población vio un espectáculo legislativo en el que se aprobó el Presupuesto enviado por Massa, con apoyo radical, abstención del PRO y de la izquierda, y rechazo de la Coalición Cívica y los libertarios. En una maniobra que fue calificada por muchos observadores como una burla porque plantea una inflación del 60% (cuando todos la esperan en el 120%), con opción a ser rediscutida después de las PASO si la suba de precios a esa altura es del 70%...

Malos resultados en Wall Street

Toda esta endeble situación argentina se cruzó con un mal día en Wall Street. Decepcionaron los estados contables entregados por Google y Microsoft, dos empresas que juntas representan el 15% del índice Nasdaq, y luego también aparecieron número nada optimistas para compañías del tamaño de Amazon y Facebook. Eso determinó que muchos de esos papeles anotaran caídas de entre el 6 y el 10%, con precios cediendo a zonas de soporte. Por lo que los analistas empiezan a preguntarse cuánto durará el reino de los osos: dicen que "durante todo 2023 seguro, pero ¿se extenderá también durante 2024? Y parecen llegar a la conclusión de que tranquilamente puede durar dos años.

Pero además de los peores estados contables hubo otros elementos inquietantes. Toda América Latina tiene los ojos puestos en el balotaje de Brasil, donde ayer subió el dólar y bajó la Bolsa, y dentro de doce días se celebra la elección de medio término en EE.UU., que puede dejar como pato rengo al presidente Joe Biden. Y lo que realmente llamó la atención fue que ayer se desarrolló algo sorpresivo en EE.UU. Hubo presión del Congreso: el presidente del Comité Bancario del Senado, el senador demócrata por Ohio Jerrod Brown le dijo abiertamente al titular de la Fed Jerome Powell que tenga cuidado con endurecer las tasas, ya que millones de estadounidenses ya sufren la inflación, y corren riesgo de perder su trabajo: "Su trabajo en contener la inflación pero no debe perder de vista que tengamos pleno empleo", aulló políticamente, sin explicar cómo se pueden hacer las dos cosas a la vez.

Ayer, además, hubo una señal que alimentó un poco a los preocupados toros. El Banco Central de Canadá subió la tasa menos de lo esperado, en sólo medio punto, de 3,25% a 3,75%, cuando se esperaba que la elevara a 4%, avisando además que ya empieza a sentir sectores en recesión. El miércoles próximo Powell debe definir cuánto sube la tasa en EE.UU., se espera que lo haga en 75 puntos básicos, pero ahí también se dará una señal sobre qué se hará con el costo del dinero en diciembre y en febrero. Hay una preocupación en ebullición entre los norteamericanos: la tasa hipotecaria acaba de superar el 7% anual (la más alta en años) y la venta de viviendas nuevas acaba de retroceder más del 10%. Y lo peor del caso es que la inflación estadounidense sigue siendo pegajosa: el petróleo sube en el mundo, la gasolina se encarece entre los yankees, y bajar la indexación de la economía será complejo.

Frente a eso, mientras el primer ministro inglés se muestra muy amigable con el mercado, a la espera de que el BCE suba hoy mismo su tasa de interés, las tasas largas de EE.UU. retrocedieron ayer y al súper dólar global no le fue nada bien.  En los bonos de Tesoro se pagó 4,5% anual a 1 año, 4,2% a 5 años, 4% a 10 años y 4,2% a 30 años. Y con eso, mientras el dólar en la Argentina estuvo partido, en el exterior el billete verde saltó 1,3% en Brasil y 0,3% en México, no cambió en Chile, y bajó 1,1% contra el euro y el yen y cedió 1,3% contra la libra.

Los commodities para arriba

Con las tasas largas globales no tan firmes, las commodities volvieron a mostrar los dientes. Hubo un salto del 3,7% para el petróleo. Los metales preciosos siguieron en alza. Hubo una fuerte suba para los metales básicos. Los granos estuvieron mixtos, tanto en Chicago como en Rosario. Y los que siguen abandonando la posición zombie son las criptomonedas: el Bitcoin ganó otro 2,5%, con subas mayores en el resto de los valores del panel, con el ethereum 7% arriba.

Con todo eso, las bolsas tuvieron resultados muy disímiles. Hubo un cierre mixto en la bolsa de Nueva York: el Dow cerró sin cambios, el S&P bajó 0,7% y el Nasdaq se desplomó 2%. Mientras que la bolsa de San Pablo bajó 1,6% y la bolsa de México subió 1,4%. Y con un leve aumento en el volumen operado, con $2.631 millones negociados en acciones y $4.440 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires subió 0,7%. Al tiempo que los ADR argentinos en Nueva York terminaron mixtas, con subas del 1% al 3,2% para TGS, Bioceres, Central Puerto e YPF; y con bajas del 1% al 4,4% para Edenor, Mercado Libre, Macro, Francés, Galicia y Supervielle.

¿Qué opiniones sobresalían cuando el atardecer finalizaba. Desde Goldman Sachs, David Solomon coincidió con Jamie Dimon de JP Morgan: ambos salieron a alertar riesgos bajistas para la economía norteamericana y la cercanía de una eventual recesión, lo que habla de una Bolsa de Nueva York con chances de volver a querer explorar nuevos mínimos del año. Y a nivel local, en la inmensidad pampeana, cada labrador, de cielo aguarda y al cielo teme, pensando en sus sembrados al cielo mira, con ojo inquieto porque la lluvia tarda. Y la Bolsa de Cereales entregó otra mala noticia a última hora: la cosecha de trigo, que en principio iba a ser de 24 millones de toneladas, ya había sido reducida a 16, luego a 15... Anoche la ubicaron en 13,5 M. Eso significará menos trigo, menos harina, más inflación y menos dólares para el BCRA, mientras en el Congreso se pasaron horas por una tasa extra de $250 pesos en cada vuelo.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés