El Economista - 70 años
Versión digital

sab 25 Jun

BUE 10°C
Versión digital

sab 25 Jun

BUE 10°C
Presentó propuestas

Adeba reclama que el Gobierno lidere una lucha nacional contra el efectivo

“El uso del dinero en efectivo nos causa más daño como sociedad del que nos damos cuenta", dice Bolzico de Adeba

Javier Bolzico, presidente de Adeba
Javier Bolzico, presidente de Adeba
15-06-2022
Compartir

La Asociación de Bancos Argentinos (Adeba) sigue con su cruzada contra el efectivo y ayer presentó la Iniciativa Dinero Digital en Argentina (IDDA). Su misión central es avanzar en la sustitución del dinero en efectivo por el dinero digital. 

Esta convoca a los actores públicos y privados que integran el ecosistema de medios de pagos en Argentina, entre ellos, a las autoridades nacionales, provinciales y municipales, a los bancos y otros proveedores del sistema de pagos, a los administradores de distintas operaciones financieras, a los usuarios y a toda la sociedad. 

A pesar de los avances en la digitalización de los pagos y transacciones bancarias, Argentina sigue teniendo un uso muy alto de dinero en efectivo

Ayer, en un encuentro con periodistas, Javier Bolzico, presidente de Adeba, sentenció: “El uso del dinero en efectivo nos causa más daño como sociedad del que nos damos cuenta: informalidad, inseguridad, exclusión financiera e impacto ambiental son solo algunos de sus efectos”. Y agregó: “El Gobierno, el sector privado y la sociedad en su conjunto deben trabajar en forma coordinada con el objetivo de disminuir el uso del dinero en efectivo”.

Desde Adeba aseguran que el uso extendido del efectivo en el país es multicausal: la informalidad económica, distorsiones por políticas impositivas, regulaciones del Banco Central, así como también a la falta de una estrategia nacional y coordinada de lucha contra su utilización.

Adeba: "El dinero digital es más práctico, económico, seguro y amigable con el medio ambiente, que el dinero papel"

En marzo, se extrajeron de los cajeros automáticos (ATM) del sistema $900.000 millones. En tanto que los retiros por ventanilla en sucursales sumaron otros $600.000 millones, totalizando un retiro total de $1.500 mil millones. Eso equivale a 1.500 millones de billetes de $1.000, tan sólo en un mes. 

Por otro lado, los depósitos realizados en dicho mes en efectivo ascendieron a $1.800 miles de millones.

Entre las principales consecuencias del dinero físico mencionan las siguientes:

  • Favorece la informalidad de la economía. Los pagos en efectivo no son trazables ni quedan registro de los mismos, excepto que así lo decidan los participantes de las transacciones. El efectivo facilita y promueve operaciones no formales de la economía, asociadas con la evasión fiscal y contrataciones “en negro”.
  • Genera altos costos de emisión y destrucción de dinero por parte del BCRA. Durante 2020, sólo los gastos en materiales para emisión monetaria, ascendieron a US$ 118 millones. A esto se debe adicionar los gastos de atesoramiento, transporte y destrucción del efectivo.
  • Aumenta el costo operativo a la actividad financiera. El costo operativo de la actividad financiera se ve encarecido por la recepción, clasificación, acondicionamiento, atesoramiento y transporte de billetes. El costo de transporte de dinero es uno de los principales rubros de gastos de las entidades financieras.
  • Generan impacto ambiental negativo. Todo el proceso de creación, manipulación, traslado y disposición del dinero es altamente contaminante. Un trabajo del Banco Central Europeo estimó que la huella de carbono asociada al uso de los billetes de Euro equivale al consumo de una lámpara de 60 watts o el recorrido de 1 km en auto a gasolina por cada uno de los habitantes en la zona euro. Si se extrapola esa cifra a Argentina, la huella de carbono que por año causa el uso del efectivo en Argentina es equivalente a tener 20.000.000 de lámparas encendidas un día o que un auto realice 1.000 vueltas a la tierra.
  • Expone a las personas a sufrir la delincuencia en ocasión de robo. El dinero en efectivo expone a las personas y empresas a subir actos de delincuencia, que en varias oportunidades constituyen delitos graves y hasta pueden ocasionar muertes.
  • Dificulta la inclusión financiera de personas y empresas. Las personas y empresas que reciben y realizan pagos exclusivamente en efectivo, no ingresan al circuito financiero formal y de esa forma quedan excluidos del sistema financiero. De esta forma son marginados de los beneficios que genera la inclusión financiera y se mantienen en un estado de vulnerabilidad.
  • Atenta contra la bancarización de la economía. El uso del dinero en efectivo, hace que una parte importante del ahorro se mantenga atesorada en efectivo, en lugar de estar en forma de depósito bancario. Estos determinan la “capacidad prestable” del sistema financiero, que es lo que determina el nivel de préstamos. Al quedar una parte del ahorro por fuera del sistema bancario, se reduce la capacidad de este de generar préstamos y ello determina un menor grado de bancarización.

La asociación manifestó que en la actualidad están dadas las condiciones tecnológicas y de acceso a cuentas bancarias o de otros proveedores para que la mayoría de los pagos puedan hacerse de manera digital.

Las propuestas de Adeba

En el marco de la IDDA, Adeba propone diversas acciones en varios frentes.

  • En cuanto al marco impositivo, propone reducir el ICD en las transferencias que no involucran dinero en efectivo y que no superen $1.000.000. Además, propone reducir las percepciones y retenciones de IIBB, IVA y Ganancias sobre tarjetas de débito y crédito. Por último, sugiere extender la devolución de IVA para todos los pagos con tarjeta de débito, por hasta $ 1.000.000 por mes.
  • Entre las medidas que involucran al BCRA, proponen limitar la gratuidad de los depósitos en efectivo solo a operaciones de hasta $1.000.000 y de las extracciones de efectivo sólo a operaciones de hasta $150.000.
  • En cuanto a las mejoras en los sistemas de pagos, consideran necesario ampliar el alcance de los medios de pago a través del QR interoperable actual a pagos con tarjetas de crédito en un pago, en cuotas o planes Ahora y tarjeta de débito y además, crear un central de prevención de fraude digital.
  • Promoción del uso del dinero digital en transacciones:

-Digitalizar los pagos de las personas con asistencia social (se podrá extraer solo el 20% en efectivo) y de las tasas municipales.

-Limitar los pagos en efectivo en estaciones de servicio y en los supermercados a $5.000.

-Extender los medios de pago electrónicos bancarios a todos los medios de transporte y servicios públicos.

-Pago de escrituras inmobiliarias con dinero electrónico y de expensas.

-Disponer el pago de sentencias en el ámbito judicial a través de medios de pago electrónicos.

-Obligatoriedad del pago de las remuneraciones al personal empleado en casas particulares a través de cuentas admitidas por la normativa vigente.

-Limitar los pagos en efectivo en centros de pagos a $5.000. 

  • En cuanto a la reducción del costo de la administración del efectivo, en Adeba proponen permitir el cómputo del efectivo en los tesoros de los bancos como integración de efectivo mínimo, la destrucción fiscalizada de billetes por parte de los bancos y la creación de billetes de mayor denominación.
  • Además, consideran primordial la educación financiera y la creación de una estrategia de comunicación que informe sobre los costos para la sociedad del uso del dinero en efectivo y capacitar para favorecer el uso del dinero digital.

La Iniciativa Dinero Digital en Argentina (IDDA) propuesta por Adeba

En esta nota

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés