Un mundo Lennon

lennon
18-03-2020
Compartir

Todos los días se irán conociendo indicadores económicos que mostrarán los efectos devastadores del coronavirus.  Como en China se inició todo, fue el primer país en publicar datos que reflejaban plenamente las consecuencias económicas de las medidas adoptadas para enfrentar la, hasta entonces, epidemia. Así se reportó el lunes, entre otros indicadores, una retracción del 13,5% de la producción industrial en el primer bimestre del año. Es un dato compatible con algunos pronósticos que sostienen que el PIB de China caerá 11% en el primer trimestre del 2020. Por su parte, Morgan Stanley,  proyecta una contracción de 5% en el segundo cuarto del año. Si ese es el comienzo, la segunda economía del mundo tal vez crezca sólo el 2% en 2020.

A su vez, ayer se informó que las ventas minoristas en Estados Unidos cayeron 0,5% en febrero con relación a enero. El comportamiento de los consumidores en el segundo mes del año fue afectado sólo parcialmente por el coronavirus porque recién hizo eclosión en la última semana y, por lo tanto, cabe esperar una fuerte caída en marzo. Se trata de un dato relevante porque el consumo explica más de dos tercios del PIB.

También ayer se conoció el índice de ZEW, que mide la confianza de los consumidores en Alemania y en marzo bajó a 49,5 puntos desde 58,2 en febrero. Los analistas coinciden en que la mayor economía de Europa tendrá una recesión  en 2020.

Como ocurrió con el coronavirus, el núcleo del desplome de la economía se irá corriendo y, en Europa y Estados Unidos, los peores números se registrarán en el segundo trimestre.

En Brasil, el principal socio comercial de Argentina, el mercado proyectaba la semana pasada una suba del PIB de 1,68% en 2020, pero son cada vez más los analistas que consideran que no llegará siquiera a 1%.

Goldman Sachs pronostica una caída del PIB de Estados Unidos de 5% en el segundo trimestre mientras que JPMorgan estima una contracción de 2% en los primeros tres meses del año y otra de 3% en los siguientes tres.

Si las principales economías del mundo tienen esos indicadores, una recesión global aparece como un escenario muy probable.

Para Morgan Stanley la economía mundial crecerá 0,8% en 2020. Más optimistas, en Goldman Sachs apuestan por una suba de 1,25%. Muy lejos de los pronósticos que se hacían hasta hace tan solo dos meses. De todas maneras, ambos prevén una mejora en el segundo semestre por lo que el año no sería tan malo como 2009, cuando el producto mundial cayó 0,8%.

Frente a este escenario, todos los países enfrentan problemas similares y por lo tanto recurren a medidas parecidas para enfrentarlos.  Los bancos centrales ya hicieron su parte recortando tasas y poniendo en marcha  distintos mecanismo de estímulo monetario. Ahora les toca a los gobiernos y por eso están volcando recursos en la economía para responder a la emergencia.

En España, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció que destinará 200.000 millones de euros para sostener la economía. También ayer, dejando en claro que cambió por completo su estrategia para enfrentar al coronavirus,  Boris Johnson afirmó que volcará a 300.000 millones de libras para ayudar a algunas empresas a pagar sus salarios y asistir a los sectores más afectados como son los de turismo y entretenimiento.

Pero luego de un comienzo en el que Donald Trump buscó minimizar el problema del coronavirus, ahora está al frente de las iniciativas económicas compensatorias de las restricciones a la actividad originadas en las medidas sanitarias que se adoptaron. En Washington se está negociando un paquete de estímulos de US$ 1 billón que incluye transferencias directas de US$ 1.000 al bolsillo de los consumidores. Sí, ¡un ingreso ciudadano universal en Estados Unidos! Y con el apoyo de un Presidente republicano.

Todas las iniciativas  buscan sostener la demanda, pero en este momento, la economía también enfrenta problemas de oferta. Eso hace que el actual sea un escenario sin antecedentes cercanos en la economía mundial.

Y frente a una pandemia todos los países responden de manera casi idéntica, como si el mundo fuera el que imaginó John Lennon y en el que los gobiernos, siguiendo la recordada frase de Mario Draghi, parecen dispuestos a “hacer todo lo que sea necesario” para que la economía no colapse.

https://www.youtube.com/watch?v=YkgkThdzX-8

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés