El Economista - 70 años
Versión digital

vie 22 Oct

BUE 25°C

Versión digital

vie 22 Oct

BUE 25°C

Un Día de la Industria de cara al futuro

Columna de Miguel Acevedo, presidente de la Unión Industrial Arrgentina (UIA), sobre los desafíos del sector

01-09-2017
Compartir

Por Miguel Acevedo Presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA)

Celebrar el Día de la Industria es mucho más que conmemorar un hito en el calendario. Entre muchas cosas, es un momento para asumir el rol protagónico que tiene el sector a la hora de establecer una relación virtuosa con nuestro futuro.

Este año, la Unión Industrial Argentina cumple 130 años de trabajo incansable por el sector productivo. Una tarea que ejercemos a partir del respaldo que nos brindan décadas de representación sectorial y territorial en Argentina. Estamos atravesados por un ADN diverso, que concentra lo mejor de nuestro sector productivo: emprendedores, pymes, empresas medianas, grandes y transnacionales; con sus aportes, cada uno de ellos delinea una identidad colectiva forjada y sostenida.

La identidad emprendedora de los industriales argentinos es una virtud que se potencia en momentos aciagos y que empuja los límites de lo posible en épocas de bonanza. Un diferencial cualitativo al que no es posible acceder a través de estadísticas o mediciones, pero que claramente ha influenciado de manera positiva el desarrollo del sector en el transcurso.

Nuestro país posee un activo clave  sobre el que la UIA construye día a día su trabajo institucional: estamos entre los 20 países que cuentan con un entramado productivo rico en complejidad y sofisticación. La base indispensable para pensar cómo vamos a ingresar a los desafíos industriales y del desarrollo que este siglo nos propone.

La celebración del Día de la Industria es un buen momento para abrirnos al debate franco sobre cómo queremos encarar el camino hacia un país con oportunidades para todos sus habitantes. Oportunidades que surgen y se consolidan en virtud de un sector industrial fuerte. Fortaleza que está en: la capacidad de generar empleo de calidad, el impulso a la inversión productiva, la articulación con el sistema científico para convertir el conocimiento en innovación y el carácter federal de nuestro sector, entre otros.

Los cambios que nos propone el futuro de la industria a escala global impulsan a la economía productiva más allá de los límites de lo imaginable. Esta transformación paradigmática es una nueva manera de concebir el protagonismo de las industrias en el desarrollo de los países.

Argentina cuenta con el potencial para sumarse a esta corriente de transformación productiva y ganar espacios en las nuevas oportunidades de inserción internacional que se están gestando. Hacerlo de la mejor manera requiere de un conjunto de iniciativas capaces de dar la talla al proceso que ya está sucediendo y se nombra como “Cuarta Revolución Industrial”. Cambios tecnológicos, nuevas relaciones laborales, interacciones dinámicas entre todos los actores de la producción, complementariedad con el sistema educativo como activo insignia son los faros que muestran hacia dónde debemos dirigirnos como sociedad que busca el progreso sustentable.

El Día de la Industria es una instancia para celebrar nuestro acervo industrial a través de las décadas, pero mucho más para tender puentes hacia un futuro de progreso e inclusión basado en las fortalezas del sector productivo.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés