El Economista - 73 años
Versión digital

dom 21 Jul

BUE 13°C

Un año que fue de menos a más

El 2017 fue un año que termina mejor de lo que había comenzado: más crecimiento, menos inflación y más disciplina fiscal

22 diciembre de 2017

Por Matías Carugati Economista Jefe de M&F Consultora

A pocos días de brindar por las Fiestas, parece buen momento para realizar un balance. En líneas generales, y a modo de resumen, 2017 fue un año que termina mejor de lo que había comenzado. Veamos.

En materia de crecimiento, dejamos atrás la fase de recuperación para entrar en otra de expansión. El Indec publicó recientemente que el PIB se expandió de forma trimestral por quinto período consecutivo. Más aún, datos recientes señalizan un cuarto trimestre favorable en materia de actividad. La proyección en tiempo real del PIB (Nowcast) arroja una expansión de 1,7% trimestral (sin estacionalidad) y de 4,7% anual para el cuarto trimestre, lo cual implicaría que el PIB subiría 2,9% en todo 2017. Si las cifras del Indec confirman este panorama, la economía terminará 2017 con una expansión similar a la esperada por analistas en el último REM (2,9%). Es cierto que ello sería menos de lo esperado por el gobierno (3%) pero tendría un “beneficio colateral”: el año que viene no habría que pagar el Cupón PBI dado que no se superaría el crecimiento que funciona como gatillo. Respiran Nicolás Dujovne y Luis Caputo.

La desinflación siguió su curso, aunque el vaso está por la mitad. Si nos enfocamos en la parte vacía, veremos que este año no se cumplirá con las metas de nflación a pesar de tasas de interés altas, que imponen costos al resto de la economía. Por otra parte, la mirada optimista resalta que se logró bajar la inflación de 39% a 24% anual, en medio de cambios en los precios relativos. Además, las expectativas hacia delante señalan que la desinflación continuará en los próximos dos años.

En materia de crecimiento, dejamos atrás la fase de recuperación para entrar en otra de expansión. El Indec publicó recientemente que el PIB se expandió de forma trimestral por quinto período consecutivo

Por el lado fiscal, el Ministerio de Hacienda mantuvo la disciplina a pesar de ser un año electoral. A lo largo del 2017, los ingresos del Tesoro lograron crecer por encima de los gastos (30% vs 25% anual en el acumulado a noviembre). El mayor dinamismo de la economía favoreció a la recaudación, mientras que la decisión de recortar los subsidios económicos y contener el crecimiento de todas las demás partidas posibles ayudó por el lado del gasto. Gracias a ello, se sobrecumplieron las metas trimestrales y se está a tiro de cumplir con el objetivo anual (4,2%). Descartada una mayor velocidad de consolidación fiscal (dadas las restricciones políticas y sociales), cumplir con el sendero establecido es clave para mantener el acceso al financiamiento en montos y condiciones favorables. El Gobierno lo entiende y lo ha internalizado. Los inversores festejan.

Vistos aisladamente, los números comentados previamente no parecen gran cosa. Pongamos algo de perspectiva. La combinación de mejora en el crecimiento, con baja de la inflación y reducción del déficit fiscal ocurrió sólo tres veces en las últimas tres décadas: en el año pos crisis de hiperinflación, en el año pos crisis de la Convertibilidad y en 2017. Es más, si las proyecciones de consenso se materializan, el mencionado “hatrick” volvería a repetirse en 2018. No está nada dicho aún, y es cierto que la economía está expuesta a riesgos no menores, pero, por ahora, el gradualismo está avanzando a paso firme en pos de la estabilización.

Todo ello ocurrió en un contexto político particular. El 2017 fue un año electoral, en el que los incentivos del oficialismo a “desviarse” de una política económica responsable fueron fuertes. Por el contrario, el gobierno sostuvo los lineamientos de su estrategia y mal no le fue, ya que emergió como el gran ganador de las elecciones. De todos modos, los festejos por la victoria no duraron demasiado. El Gobierno quiso avanzar rápidamente con una profunda agenda de reformas y se chocó con un rechazo más fuerte de lo anticipado. El panorama político se reconfigura? aunque un análisis detallado quedará para el año próximo.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés