“Tarifas y paritarias te ponen en jaque las metas de inflación”

19-01-2017
Compartir

Entrevista a Esteban Domecq, presidente de Invecq Consulting

Por Mariano Cúparo Ortiz

El presidente de Invecq Consulting, Esteban Domecq, conversó con El Economista acerca de la macro que pasó y de la que se viene. Aciertos, errores y desafíos.

¿Qué ocurrió con la actividad?

La verdad que fue un año bastante más duro de lo que muchos analistas esperábamos. El pronóstico era de 0% y terminó con -2% o -2,4%. Tuviste una descoordinación con todo lo que fue el frente fiscal, cuando se empezó a corregir el tema tarifario, en medio de un proceso de ajuste del tipo de cambio, que empezó en diciembre y siguió en enero y febrero, luego del levantamiento del cepo. Esa desincronización golpeó muy fuerte en los salarios de la gente, en un momento en el que además se estaban discutiendo paritarias. Eso produjo una caída del salario real muy importante, que afectó negativamente al consumo, que cayó entre 2 y 3 puntos. Y otro factor que el Gobierno no se esperaba fue que también hubo una evolución negativa de la inversión. Sobreestimó la capacidad del sector privado de adaptarse e invertir en el primer año. También tuvo que replantear su estrategia de reducción del déficit fiscal, porque si seguía profundizando la economía podría haberse visto un poco más golpeada.

Usted destacó el desempeño del BCRA el año pasado. ¿Por qué?

Al pico inflacionario del año pasado uno lo pondera por la magnitud de las correcciones de desequilibrio que hubo que salir a afrontar y ahí se ve que hubo muy buena muñeca del BCRA, vía tasas y vía tipo de cambio, para poder sobrellevar por un lado el levantamiento del cepo, la unificación del tipo de cambio, la eliminación de las retenciones, mientras desde la pata fiscal hacían la corrección tarifaria. Tenían que lograr que no se les disparase la inflación teniendo en cuenta también el fenomenal lote de futuros que le había dejado la gestión anterior. El panorama era muy complicado en lo monetario. En ese sentido, si bien en el primer trimestre hubo un impacto muy negativo en términos de inflación y por ende en el poder adquisitivo y el salario real, cuando uno mide el año entero ve que la sacamos regalada. Estás terminando con el mismo IPC que tenía Kicillof en 2014, pero resolviste unos cuantos problemas importantes de fondo.

¿Realmente se solucionaron los problemas, si aún son necesarias más correcciones de precios relativos como las que se vienen en tarifas, y si el tipo de cambio sigue atrasado?

Nosotros estimamos una inflación cercana a 21% para el 2017. La meta de 12-17% es bastante optimista. Y claramente falta hacer correcciones de tarifas y de tipo de cambio. Respecto al tipo de cambio no veo una devaluación para lo que resta del año. Probablemente nos mantengamos en un tipo de cambio real similar, a fin de año, al que estamos teniendo hoy en día. Seguramente no sea un nivel óptimo para darle competitividad al sector industrial, pero mientras se está transitando este proceso de normalización y de desaceleración inflacionaria lo vas a tener que usar como ancla. Desde el punto de vista del componente reprimido que podés llegar a tener por el no ajuste completo del tipo de cambio, yo lo descartaría al menos por este año.

¿Y en 2018?

Y, va a depender de qué pase con las elecciones y con el nivel de actividad de este año. Porque ahí ya empiezan a jugar otras cosas. Yo creo que si el Gobierno gana las elecciones y el nivel de actividad es bueno, en el 2018 probablemente tengamos estos niveles de tipo de cambio real. Un dólar evolucionando de la misma manera que la inflación.

El problema es si no sale bien todo eso...

Eso va a generar presión. Y tal vez tengas que devaluar un poco más y darle oxígeno a la economía desde ese plano. Respecto al tema tarifas, obviamente va a tener un impacto en la inflación de estos meses y te va a jugar en contra. También te van a jugar en contra los niveles de paritarias, que no creo que puedan converger hacia las metas de inflación. Ahí vas a tener una presión en paritarias por querer negociar por lo que se perdió en salario este año y no por lo que va a suceder el año que viene. Esas son las dos principales cuestiones que te ponen en jaque el plan de metas de este año. Por otro lado tenés una actividad que todavía no va a estar repuntando fuerte para marzo y abril. Así que en ese sentido a los niveles de los no regulados los veo bastante estables o creciendo en una banda inferior a lo que veníamos teniendo en los últimos meses. Nuestra proyección es por encima del techo de las metas, estamos en 21%. Pero en marzo y abril te diría que por el tema tarifas y el tema paritarias, se va a definir bastante si vamos a una zona de 18- 20% o 24-25%.

¿Qué pasará en 2017 con la actividad?

La veo mejor que el año pasado. Nuestra proyección es de alrededor de 2,5%, por debajo de la meta oficial y del consenso de las consultoras. Creemos que hay varios drivers que deberían apuntalarla. Por el lado externo, Brasil, que va a empezar a recuperar, también los precios de las commodities, que los veo más estables, y la tasa de interés de la FED, que si bien va a subir entre dos y tres veces el año viene, todavía la veo en valores muy bajos. Y desde el lado interno la cuestión clave va a ser apuntalar el consumo. En ese sentido el programa antiinflacionario cumple un rol muy importante para el salario y también las paritarias. Al consumo lo vemos reactivando este año alrededor de 3 puntos y será uno de los drivers principales del crecimiento. En materia de gasto vas a tener no sólo el crecimiento por lo electoral, sino también la parte de obra pública. Se están lanzando desde hace cuatro o cinco meses las licitaciones y creo que va a estar muy fuerte este año. Va a aportar, sobre todo al sector construcción, que acapara mucha mano de obra. La inversión también va a crecer y aportar lo suyo. No pasó el año pasado, por la normalización, por las dudas que genera la puesta en marcha de un Gobierno nuevo y un montón de cosas que pueden salir mal. La inversión no apareció y al contrario: cayó. Pero creemos que este año debería cumplir un rol importante. Si el Gobierno gana las elecciones va a aportar mucho más todavía.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés