“Somos ambiciosos en energías renovables”

Entrevista a Emilio Guiñazú, Subsecretario de Energía y Minería de Mendoza.

10-05-2016
Compartir

En el marco de la Argentina Shale Gas & Oil Summit 2016, el subsecretario de Energía y Minería de Mendoza, Emilio Guiñazú, expuso sobre los potenciales de su provincia en materia energética y los proyectos en carpeta. Sobre esos temas, habló en un reportaje con El Economista.

En su exposición dijo que la provincia va a reimpulsar el gasoducto que llegaría a Malargüe, anunciado hace años pero nunca concretado. ¿En qué plazo podría estar operativo?

Estamos retomando el desarrollo que se hizo durante el Gobierno anterior. Se avanzó un poco, pero después no salió de los papeles. Estamos hablando con las operadoras que pueden estar interesadas. Obviamente, YPF es la más importante, pero también están Wintershall, Crown, y varias más. Hemos hablado ya con la Secretaría de Energía de la Nación y conceptualmente están dispuestos a colaborar con el financiamiento del gasoducto, dado el ahorro que tendría el país en virtud de la sustitución de importaciones. Lo que estamos intentado armar ahora es el esquema financiero, por el cual tanto la Nación como la provincia puedan hacer los aportes necesarios para financiar el trabajo. Después, el proyecto en sí mismo hace bastante está siendo desarrollado desde el punto de vista técnico por YPF, con lo cual, dado el financiamiento, el proyecto debería salir rápidamente. Nuestro objetivo es tenerlo no más allá de finales de 2017.

¿Cómo piensan financiarlo?

Lo lógico sería conseguir un financiamiento externo garantizado por un fideicomiso con un cierto perfil de ingresos al cual haga aportes la provincia a través de las regalías del mismo gas y la Nación por medio de la sustitución de importaciones por ese gas. Y a través de ese fideicomiso, saldremos a buscar algún ente financiero que le guste el riesgo del proyecto y entre. Son US$ 150 M, y no necesariamente tiene que ser un inversor externo. No creo que salgamos a buscar plata afuera para esto. El proyecto, de todos modos, no tiene un mayor riesgo desde el punto de vista técnico y menos desde lo comercial. Y es un gas que hoy Argentina está importando al doble de precio, así que el que más negocio hace es el Estado Nacional por sustitución de importaciones.

Además, anunció una serie de áreas que la provincia va a licitar. ¿De qué hidrocarburo van a ser?

De todos. Hay de gas, de petróleo, algunas a desarrollar desde cero, otras que tienen un potencial muy bueno que se revirtieron porque no fueron explotadas adecuadamente, y son probablemente las que saquemos primero. Hay algunas que están listas para salir y otras en las que queremos invertir un poco más para tener más información disponible para atraer a los inversores. No estamos apurados y queremos hacerlo bien.

¿Cómo siguen las conversaciones con Vale por la mina de potasio de Río Colorado?

En las últimas conversaciones que tuvimos manifestaron que el plan de ellos pasa por una reingeniería del proyecto que achique la producción de 4 M/tn a 1,4 M/ tn. Para eso hace falta hacer una prefactibilidad técnica para saber qué de lo que tienen puede ser adaptado para ese nuevo proyecto y qué más habría que ponerle, y de factibilidad económica, para saber cuánto costaría. Y la inversión estimada que se esperaría después de esos estudios es de un adicional de US$ 1.500 M, por lo que después de todo eso, hay que salir a buscar inversores, porque no está dentro de los planes de Vale invertir en el proyecto de su bolsillo, aunque sí quiere poner en valor las inversiones que ha realizado hasta este momento, que suman US$ 2.600 M, y traer un socio. Ellos tienen un approach más conservador, pero básicamente dicen lo mismo que nosotros, que hay que hacer un análisis de prefactibilidad y factibilidad y buscar socios.

¿Tiene algún plazo para llevar a cabo esos pasos?

Es justamente lo que estamos pidiéndole a Vale que defina. Sabemos que sobre todo la factibilidad económica es un estudio largo, con lo cual tendremos que conversarlo. Pero queremos iniciar esas conversaciones lo más rápido posible. No queremos tener esta discusión presionados por el reloj. Y no queremos dejar pasar mucho porque tenemos tiempos legales como provincia que también tenemos que cumplir.

Uno de los sectores con más movimiento en los últimos meses es el de energías renovables. ¿Qué proyectos tienen pensados para ese rubro?

La visión que tiene Mendoza respecto a las renovables es bastante ambiciosa. Hoy día hemos puesto a la empresa de energía de la provincia (EMESA) a desarrollar proyectos de energías renovables con el objetivo de entrar en las próximas licitaciones. Hemos desarrollado siete proyectos de energía fotovoltaica, uno mediano de energía eólica, hemos analizado la prefactibilidad técnica de los proyectos, estamos cumpliendo con todo lo que se pide en la licitación y probablemente entremos. Dependiendo los tiempos entre la salida del pliego y la licitación o buscaremos socios para entrar o entraremos con cierto riesgo asumido por la provincia y después buscaremos socios para desarrollar los proyectos. El objetivo de Mendoza es incorporar 200 MW de renovables dentro de la provincia en la próxima licitación. Veremos si nos dan los costos, si los proyectos son lo suficientemente competitivos, pero desde el punto de vista del armado de los proyectos estamos trabajando muy fuerte y tenemos ya memorándum de inversión con potenciales inversores con una demanda que supera diez veces la oferta efectiva de proyectos que vamos a tener. Somos optimistas de que si logramos entrar con esos proyectos a la licitación, vamos a poder ejecutar los proyectos bastante bien.

Notas relacionadas:

"¿Hacia dónde va el sector minero?" (10/05/2016)

"“La minería debe estar acorde con las expectativas sociales”" (10/05/2016)

"La minería puede crecer diez veces" (10/05/2016)

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés