Situación fiscal

El gasto no cede y crece el déficit.

27-05-2012
Compartir

Tras las elecciones presidenciales del año pasado, muchos especulaban que habría un ajuste en el ritmo de crecimiento del gasto público que estuviera apuntado a recomponer ahorro fiscal.  Se esperaba, según varios analistas, algo que nunca se vio durante las gestiones kirchneristas: que la pauta de crecimiento del gasto sea menor a la de los ingresos.  De hecho, los datos del último bimestre del año pasado parecían corroborar esos pronósticos.  Pero lo ocurrido durante el primer cuatrimestre de este año cambió el panorama.  El gasto volvió a crecer con fuerza y los ingresos, producto de la desaceleración, se fueron debilitando.

Según el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), en abril se observó “un claro deterioro de las finanzas públicas”.   En el cuarto mes de año, el ahorro primario fue $ 912 millones menor al del mismo mes de 2012, lo que supuso una caída de 46%.

En el primer cuatrimestre del año, los ingresos totales del sector público ascendieron a $159.861 millones, resultando 28,6% mayores en la comparación interanual. El gasto primario, en tanto, aumentó 33,3%. “Con el dato de abril, el cuatrimestre cerró con un superávit primario de $3.231 millones, y de este modo  redujo en poco más de la mitad su valor de un año atrás. Por su parte, el saldo financiero arrojó un déficit de $6.975 millones, prácticamente nueve veces superior al producido en igual periodo del 2011”, dice el IARAF.

Un trabajo de la consultora ACM destaca que “una reducción relevante en la variable del gasto difícilmente vaya a ser realizada durante este año”.  El componente del gasto que más rápido viene creciendo en el año es la Inversión Real Directa, que en abril mostró una variación interanual de 57,9% y en el año acumula 53,2%. Donde sí se ha evidenciado una ralentización es en las transferencias al sector privado (rubro que en un 60% es explicado por los subsidios) que en abril se incrementaron nominalmente a 14,5% y en el acumulado anual lo vienen haciendo al 17,1%, sostiene el informe.

Otro componente que se ha frenado, y que podría tener incidencia en la relación política entre la Casa Rosada y las provincias, son las transferencias.  “A su vez, las transferencias directas a las provincias (excluyendo la coparticipación) han mostrado un freno considerable durante abril con una variación de 3,9% contra igual período del año pasado, mientras que en el año acumulan 20,5%. El resultado de abril vuelve a mostraruna evolución similar a lo ocurrido durante el 2011, cuando la variación de transferencias respecto a 2010 había sido de tan sólo 4,5%. A la ya complicada situación de las cajas provinciales, también se suma la situación que surge de las transferencias automáticas que se definen en la ley de coparticipación, ya que éstas también vienen mostrando una moderación en los últimos tiempos como se muestra en el gráfico. En los últimos tres meses estas transferencias automáticas han promediado incrementos del 22,1% mientras que tan sólo seis meses atrás promediaban 36,5%. Esta dinámica genera un grado de presión adicional sobre los gobernadores, ya que el 58,6% de los ingresos de las cajas provinciales se obtienen por tributos de origen nacional y transferencias directas de origen nacional”, dice el informe de ACM, que estima que el país cerrará el año con un rojo fiscal primario de 0,6% del PIB.

El informe del IARAF también pone la lupa en la relación Nación-provincias: “Las transferencias de capital al sector público netas de Fondo Federal Solidario y las corrientes a provincias cayeron en abril respecto a igual mes del año pasado. Esto seguramente repercutió en algunas provincias, más allá que se vieron beneficiadas con un fuerte aumento de las transferencias vía Fondo Federal Solidario”, sostiene.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés