“Sin grandes cambios”

Según E&R, no deben esperarse cambios en la política económica

28-08-2017
Compartir

La lógica indica que el Gobierno en octubre saldrá fortalecido de las urnas (el grado puede variar, pero la lectura final sería esa) y que, con esa impulso, iría por la famosas reformas estructurales que hoy traban el crecimiento y que redundan en una economía cara y rígida. La necesidad de hacer esas reformas es clara y en el mundo empresario, pasado el examen electoral de octubre, hay hondas expectativas de que se encaren.

Pero, según un informe de Economía & Regiones (E&R), no debe esperarse mucho. “Todo el programa económico continuará sin grandes cambios. Al menos por ahora, el Gobierno no se muestra dispuesto a aplicar reformas de fondo, sobre todo en la esfera fiscal que es donde más se las necesita”, dice en un informe distribuido el fin de semana. Un ejemplo: el reciente acuerdo fiscal entre la Nación y las provincias. “El acuerdo entre la Nación y los gobernadores es una muestra de gradualismo fiscal, ya que el gasto público y la presión tributaria no se reducen, sino que se congelan contra la inflación”, dice E&R.

La apuesta oficial (licuar el peso del Estado vía crecimiento), sugiere, es demasiado endeble y gradualista. “Si todos los astros se alinean, todo sale 'bien' y por arte de magia el PIB crece en forma sostenida a un ritmo de 3% anual todos los años, el gasto público y la presión tributaria convergerían a los niveles de la región recién en 2026/2027”, dicen. El problema, precisamente, es que ese crecimiento será difícil de lograr. “En E&R pensamos que sin reformas estructurales de fondo que achiquen el tamaño del Estado, bajen el gasto reduciendo el déficit fiscal y la presión tributaria, es muy poco probable que se crezca al 3% anual en forma sostenida”, dicen. “Por el contrario, descontamos una película con tasas de expansión promedio más moderadas”, complementan.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés