El Economista - 70 años
Versión digital

mar 28 May

BUE 13°C

Se prevé un refuerzo en el bolsillo de los trabajadores

Si bien este será un año para el olvido en términos de salario real, un numeroso grupo de empleados aumentará sus ingresos en los últimos meses del año.

10 agosto de 2016

El vencimiento de los acuerdos paritarios “cortos” que obligará a gremios y empresarios a sentarse a discutir un nuevo aumento a partir de septiembre, así como la liquidación de cuotas pendientes de los acuerdos ya firmados indican que, si bien este será un año para el olvido en términos de salario real, un buen grupo de trabajadores aumentará sus ingresos en los últimos meses del año.

El aumento de la masa salarial volcada a la economía podría ser incluso mayor si se atendiera el reclamo que por estos días encabezan los docentes bonaerenses y los bancarios, y se procediera a reabrir las negociaciones, posibilidad anticipada por las cláusulas gatillo.

Paritarias cortas

Durante los primeros meses del año, el Gobierno apostó a la estrategia de cerrar acuerdos paritarios “cortos” para evitar que los aumentos se cierren en base a expectativas inflacionarias que consideraba desmesuradas. En este sentido, el acuerdo modelo fue el del numeroso Sindicato de Empleados de Comercio, que conduce Armando Cavalieri, que aceptó 20% de aumento de abril a septiembre, más dos sumas fijas no remunerativas de $1.000 para marzo y mayo. Así, las partes deberán volver a sentarse a discutir el próximo mes, lo que significará la entrada de un nuevo ingreso a los bolsillos de los trabajadores del sector, que son más de 1 millón.

Otro gremio importante que selló un acuerdo por seis meses es el de la construcción, que también deberá volver a la mesa de negociación con el cambio de estación. La Uocra cerró 22% de aumento a partir de abril, y buscará ahora un nuevo aumento que alcanzará a 400.000 empleados registrados de la construcción. Entre ambos gremios la recomposición alcanzará alrededor de 1,5 millón de trabajadores, que durante el último trimestre del año volcarán más dinero hacia la economía.

Si bien no se trató de una novedad ?los mecánicos tienen tradición en paritarias breves?, Smata también firmó un acuerdo semestral de 19% de aumento, en línea con las pretensiones del Gobierno. Otros gremios que sellaron un compromiso de este tipo fueron la Federación Gráfica Bonaerense (25% y dos sumas fijas) y los mineros (cerraron en marzo 22% de aumento). Todos ellos deberán volver a reunirse con el el Estado y los empresarios del sector en septiembre.

El Gobierno apuesta a que la nueva ronda de negociación se dé luego de que los datos de inflación que se conozcan hasta entonces (la inflación de julio y la de agosto) perforen el piso del 2%.

Hasta ahora, el único sector que ha retomado y cerrado la segunda ronda de discusión es el de entidades deportivas y civiles (UTEDyC), un gremio chico, que cerró 15% en enero y 22% en julio, que anualizado resulta 40,3%. “Esa situación me parece bastante excepcional, no creo que los sectores más grandes que vienen a discutir ahora puedan estar en esos números”, dijo a El Economista Ariel Lieutier, del Instituto de Trabajo y Economía de la Fundación Germán Abdala.

Según Lieutier, pese a que en un principio parecía que iban a generalizarse, los acuerdos cortos fueron minoritarios y la referencia fue fijada por los acuerdos anuales, que terminaron ubicando la discusión en torno al 35% de aumento. En ese sentido, el economista consideró que por el carácter imitativo de las negociaciones salariales en nuestro país, es dable esperar que en la nueva ronda los gremios apuesten a equiparar los acuerdos cerrados por los otros gremios en ese rango.

Cláusula gatillo

Si bien el Gobierno ha decidido no darle entidad, por estos días el pedido de reapertura de paritarias es una constante entre los dirigentes gremiales. Las cláusulas gatillo no son necesariamente novedosas ? ya habían sido incluidas en algunos acuerdos años anteriores? pero adquieren relevancia frente al hecho de que diversas asociaciones sindicales han logrado la reapertura de las negociaciones mientras todavía estaban vigentes los acuerdos celebrados en 2015. Este es el caso de la UTA, pero también de los trabajadores de laboratorio (FATSA), y del plástico que adelantaron sus acuerdos uno y dos meses respectivamente.

Ahora los docentes bonaerenses están haciendo este planteo (Roberto Baradel, de Suteba, dijo incluso que de no recibir una respuesta favorable pararán mañana) y también los bancarios comandados por Sergio Palazzo, que alegan una licuación de la pauta por la inflación, pese a haber conseguido uno de los mejores acuerdos del año. Es una demanda todavía incipiente, pero no se descarta que en el trascurso de los meses vaya tomando volumen.

Según explicó Lieutier, los acuerdos en Argentina en general no tienen una “cláusula de paz social”, que es por la cual el sindicato se compromete a no realizar ningún tipo de actividad durante la vigencia del convenio. Entonces no es estrictamente necesario contar con una cláusula gatillo en el convenio para pedir la reapertura de paritarias y puede hacerlo cualquier sindicato, aunque el hecho de incluirla ?como lo hicieron los bancarios y los docentes, por ejemplo? expone una voluntad y le otorga mayor legitimidad al planteo.

Cuotas

Por otro lado, quedan pendientes para los próximos meses algunos tramos de los aumentos acordados y cuotas de sumas fijas, lo que inyectará dinero al circuito económico. En septiembre, por ejemplo, los docentes universitario sumarán 7,5% del 34% de aumento acordado, y tendrán además otra suba de la misma magnitud en noviembre. En el mes de la primavera también recibirán 9% de aumento los camioneros.

En octubre cobrarán $7.000 como una cuota de la suma fija no remunerativa los trabajadores del tabaco y la UOM comenzará a percibir 6% más de su salario como parte de su acuerdo en tres tramos.

Otros pagos quedan pendientes para los últimos meses del año. En noviembre cobrarán la última cuota los panaderos (que será de 8,1%, sobre un aumento total del 34%), los trabajadores de sanidad (5,1% mediante una suma adicional de carácter remunerativo) y los metalúrgicos de la UOM recibirán $2.000, la mitad de la suma fija no remunerativa acordada. También alimentación recibirá 14,5% de aumento en noviembre y 8% los camioneros.

En diciembre está fijada la última cuota la UTA y camioneros, zapateros, trabajadores del tabaco seguirán cobrando incluso en 2017 cuotas de los acuerdos firmados este año.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés