El Economista - 70 años
Versión digital

mie 28 Sep

BUE 12°C
Versión digital

mie 28 Sep

BUE 12°C
Abeceb

Se espera un año difícil para el consumo

La consultora prevé que el consumo perderá potencia a medida que termine el verano y disminuirá el ingreso disponible con el aumento de las tarifas

El consumo sufrirá este año
El consumo sufrirá este año
04-02-2022
Compartir

Según un informe realizado por la consultora Abeceb, el 2022 será un año difícil para el consumo. Los resultados relativamente buenos que se registraron en la última parte de 2021, no se repetirán este año, con excepción de algunos mercados puntuales como el automotriz y el de electrodomésticos.

Este año no se contará con los anabólicos propios de un año electoral ni espacio fiscal, y además habrá menos ingresos disponibles por la necesidad de ajustar tarifas. Algunos rubros continúan beneficiados con iniciativas electorales como los centros turísticos con el Plan PreViaje”, aseveró en el documento.

Los bolsillos flacos impiden que las mejoras sean para todas las categorías: gran parte del consumo de reposición de bienes durables ya ocurrió en 2020/2021 y las compras de indulgencia que empujaron a las categorías de hogar y alimentos dejan su lugar al esparcimiento. La normalización de la movilidad implicó y continuará acompañando una normalización de las canastas de consumo. Esto se confirma en un aumento en los gastos con tarjeta de crédito en bares y restaurantes, alojamiento, viajes y transporte; cuya contraparte es una caída del consumo de productos para el hogar, alimentos y tecnología”, añadió.

Las principales causas por las que los ingresos no podrán apuntalar el consumo son:

  1. El aumento del endeudamiento de las familias implica rendimientos decrecientes de programas como Ahora 12 
  2. La necesidad de dar señales para moderar los registros inflacionarios va a estar presente en las negociaciones salariales. 
  3. El empleo, luego de acomodarse a la pandemia en 2021, aportará pocos puntos a los ingresos de las familias.

Además, Abeceb señaló que el poder de compra apenas acompañará a la inflación, ya que “estará 4% por debajo de 2019 en términos agregados y 16% debajo de 2017”. 

En el caso del empleo, prevé que la normalización de algunas actividades productivas vinculadas al empleo informal e independiente, con mayor incidencia en servicios, podría generar una mejora en la cantidad de puestos de trabajo, redundando en un aumento de la tasa de informalidad, aunque no de los ingresos, en un entorno de caída de la intensidad laboral medida en horas. Sin embargo, la polarización por tipo de empleo continuará sosteniéndose: esperamos que los trabajadores formales privados, y los independientes sean los únicos que evidencien subas en términos reales (0,5% i.a y +2,7% i.a.), mientras los ingresos de los empleados públicos mantendrán una trayectoria por debajo de la inflación, al igual que los informales.

“Para los formales la discusión paritaria parece iniciarse con dos objetivos de parte de los gremios: un piso de paritarias en torno al 50%, en línea con nuestra proyección de inflación, y la continuidad del esquema de revisiones cortas. Habrá que mirar muy de cerca el condimento político de las negociaciones, en medio del fuego cruzado de la coalición gobernante y la necesidad de alinear las expectativas de inflación, dados los compromisos asumidos con el FMI”, agregó.

Para este año, la consultora espera una tasa de desempleo que se ubique en promedio en 8,7% de la PEA sin una completa normalización de la tasa de actividad, lo que significa la creación de alrededor de 400 mil puestos de trabajo en un entorno de crecimiento del 2,9%. 

Por otro lado, destacó la implementación de canastas regularizadas por parte del Gobierno para contener el avance de la inflación. “La normalización de las canastas de consumo traerá buenos resultados para algunas categorías vinculadas al esparcimiento (bares, restaurantes, cines) y la revancha de los servicios, pero esta mejora tendrá como correlato un menor consumo de bienes y perspectivas neutras a negativas para el consumo masivo, diferenciando los canales (grandes supermercados vs. comercios de cercanía) en la búsqueda de precio”, indicó. 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés