El Economista - 73 años
Versión digital

jue 25 Jul

BUE 19°C
Comex

Se disparó el déficit comercial con Brasil: US$ 1.042 millones, 351,6% más que en junio de 2022

En el primer semestre de 2023 la balanza bilateral con Brasil lleva acumulado un déficit de US$ 3.578 millones y ya supera el desequilibrio acumulado para todo 2022.

El salto de las importaciones estuvo explicado por el boom de las importaciones de soja para molienda (+3.247%)
El salto de las importaciones estuvo explicado por el boom de las importaciones de soja para molienda (+3.247%) Adobe Stock
03 julio de 2023

Argentina registró en junio el mayor déficit comercial de la historia con Brasil: US$ 1.042 millones, muy por encima de los ya elevados registros de abril y mayo, que habían promediado en US$ 750 millones. Contra junio de 2022 la suba del rojo comercial bilateral fue del 351,6%. 

El salto de las importaciones estuvo explicado por el boom de las compras de soja para molienda (+3.247%) que alcanzó un récord de nada menos US$ 542 millones en un contexto de escasez interna de la oleaginosa producto de la sequía. 

  • Así, en el primer semestre de 2023 la balanza comercial bilateral con Brasil lleva acumulado un déficit de US$ 3.578 millones, que es 2,7 veces superior al de igual lapso de 2022. Esto implica un monto negativo que no se registraba desde 2018, y que ya supera en 59,4% al desequilibrio acumulado para todo 2022 (US$ 2.245 millones). 
  • "Más allá de que la sequía se trata de un shock transitorio cuyos efectos se disiparán hacia adelante, ha logrado que la Argentina alcance el mayor déficit comercial bilateral mensual de la historia, justo en un contexto donde el BCRA se encuentra con reservas negativas a pesar del reciente dólar soja 3, y las negociaciones de Sergio Massa en China no lograron conseguir ayuda por parte del BRICS para la financiación de importaciones", dijeron desde Abeceb.

¿Qué pasó con las importaciones desde Brasil en junio? 

Las importaciones desde Brasil crecieron 25,0% interanual en junio, en línea con el +27,1% que se registró para todo el semestre. El valor ascendió a US$ 1.969 millones, lo que significa el valor nominal más alto desde noviembre de 2011. Las importaciones se vieron traccionadas por el sector agropecuario donde sólo la importación récord de soja explicó 25% de las importaciones argentinas a Brasil del mes, en un contexto en que la sequía en Argentina se da en simultáneo con una súper cosecha en Brasil.

  • Con mayor detalle, además del sector agropecuario hubo otros sectores que hicieron un aporte relevante al incremento de las importaciones pero, a diferencias de los meses previos, también hubo caídas significativas: 

-Contribuyeron al aumento de las importaciones la "energía eléctrica", que creció un 346% hasta los US$ 64,9 millones y "partes y accesorios para vehículos automotores", que crecieron 17,7% hasta los US$ 174 millones.

-De manera opuesta, hubo una fuerte caída de las importaciones de "vehículos automotores de pasajeros", que se desplomaron 42% por casi US$ 90 millones. Y también contribuyeron a la baja las compras de "petróleo", reduciéndose 23,9% hasta los US$ 67,9 millones.

¿Qué pasó con las exportaciones hacia Brasil en junio?

  • Mientras las importaciones crecieron significativamente, "las exportaciones argentinas a Brasil en cambio mostraron una caída muy fuerte del 31%, bajando hasta US$ 927 millones", apuntaron desde Abeceb. Es decir, las importaciones más que duplicaron a las exportaciones en el mes, "revelando que más allá de factores coyunturales se está instalando un patrón de desequilibrio marcado con el principal socio comercial de la Argentina". Se registra entonces una fuerte desaceleración frente al crecimiento de las exportaciones del primer trimestre de 2023 (+15,2%), que estuvieron traccionada por el importante crecimiento del sector automotriz.
  • Entre los productos de mayor participación en el total de exportaciones, casi todos mostraron un comportamiento deficitario: 

-Los de mayor caída absoluta fueron los "vehículos automóviles de pasajeros", que retrocedieron US$ 94 millones a nivel interanual, con una caída proporcional de 35,1%. A su vez, los "vehículos automóviles para transporte de mercancías" cayeron en US$ 48 millones, lo que implica -19,6% en términos porcentuales. Estos guarismos indican un poderoso retroceso en el comercio bilateral del sector automotriz, lo que es especialmente destacable toda vez que Argentina y Brasil poseen una industria automotriz que se complementa y que obtiene competitividad gracias al mercado ampliado del Mercosur.

-De acuerdo a lo esperado a raíz del escenario de sequía, el rubro con mayor contracción en junio fue "trigo y centeno, sin moler", que cayó 67,2%, representando US$ 151 millones menos de exportaciones.

-Entre los rubros relevantes de las exportaciones argentinas a Brasil, el único que tuvo un crecimiento fueron los "lácteos", que aumentaron 82,9% interanual hasta US$ 32 millones.

Balance y proyecciones 2023

Durante el primer semestre del año, las importaciones desde Brasil alcanzaron los US$ 9.508 millones (+27,1%) -reduciendo muy levemente el ritmo de crecimiento en relación con el de 2022 (+29,2%)-, mientras que las exportaciones totalizaron US$ 5.930 millones (-3,7% vs +17,6% el año pasado). 

De esta manera, dice Abeceb, "las exportaciones son la nota disonante, dado que hasta mayo venían creciendo aunque a un bajo ritmo, pero con el mal comportamiento de junio (-31%) ahora se produce una caída de las exportaciones en el acumulado de los 6 meses de 2023".

El déficit comercial bilateral acumulado en el primer semestre del año llegó a US$ 3.578 millones, con un aumento del 170% que llevó a superar el total de déficit de 2022 (US$ 2.245 millones, "que no fue un déficit pequeño sino en línea con el promedio de los últimos 20 años", recuerda Abeceb). "Hay que remontarse hasta el 2018 para encontrar un rojo comercial mayor. En este entonces fue de US$ 3.668 millones en los primeros seis meses", recuerdan.

Hacia adelante seguirá presionando sobre el déficit comercial bilateral la necesidad de importar soja para molienda que provendrán principalmente de Brasil, Paragua y Bolivia porque, de no registrarse ese incremento de importaciones, la molienda caería 37% en 2023.

Aunque, claro está, con un BCRA sin reservas (habría finalizado junio con reservas netas negativas por casi US$ 5.000 millones), "lo más probable es que el Gobierno busque apretar aún más el torniquete importador considerando que en el segundo semestre se viene el fin de la cosecha gruesa". 

Además, no hay muchas esperanzas de que se logre alguna ayuda por parte del BRICS para la financiación de importaciones desde Brasil -que evitaría la salida de dólares del BCRA- según dejo trascender el ministro de Economía, Fernando Haddad, asegurando que "no hubo tiempo" para tratar el pedido de la Argentina. Por eso, el torniquete adicional sobre las importaciones luce ser "ineludible".

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés