El Economista - 70 años
Versión digital

dom 26 May

BUE 9°C
RR.HH.

Salarios 2024: por ahora, primó el "el sálvese quien pueda" y cada empresa hizo lo que pudo

Recién en este segundo trimestre las empresas fijarán sus políticas formalmente respecto de 2024.

Salarios 2024: por ahora, primó el "el sálvese quien pueda" y cada empresa hizo lo que pudo
20 abril de 2024

De acuerdo a la visión de Carlos Contino, socio de CONA RH, las compensaciones de este primer trimestre se caracterizaron por "el sálvese quien pueda": "Cada empresa de acuerdo con el impacto de la caída de sus ventas, hizo lo que pudo".

En particular, algunas otorgaron un bono o premio por única vez para salir del paso."Tengamos en cuenta que ya el 2023 mostraba un incremento general del orden del 190%. En nuestros registros sólo 24% de las empresas consultadas otorgó en el 2023 el 100% del IPC correspondiente a ese año", señaló el consultor.

En relación al 1° trimestre 2024 que acaba de finalizar "no hay aún un criterio generalizado de ajustes salariales ya que el fuerte impacto devaluatorio y liberación de precios encareció el costo de vida de los argentinos y de quienes visitaban la Argentina", dijo Contino, para quien "recién en este 2° trimestre las empresas fijarán sus políticas formalmente respecto de 2024".

Contino subrayó que "el trimestre enero-marzo fue muy irregular: no hubo un criterio empresario generalizado ya que las empresas líderes que predominantemente son las que tienen políticas formales al respecto fueron las más impactadas por la merma en sus ventas, los consumidores pasaron a segunda y terceras marcas (algunos cuartas marcas) para sostener la merma en sus ingresos versos la nueva realidad de precios".

  • En concreto, este primer trimestre fue de análisis con ajustes puntuales que estuvieron en torno al 30%, cuando en realidad el IPC fue de 36,6% más el 11% de marzo, que daría un IPC del trimestre del orden de casi el 50%.

Según el consultor, la perspectiva indica que "probablemente en el 2° trimestre, si las ventas se recuperan, las empresas puedan ajustar algo más pero paralelamente habrá ajustes del headcount: no solo en el Estado está ocurriendo".

En el caso de las empresas pyme, Alejandro Carrera, fundador de Adiras, dijo que "lo primero es que cambian el ritmo de aumento de los ingresos de su gente para acompañar la inflación en función de la evolución de sus negocios. Pero no han hecho muchas más cosas: la gente no se quiere ir porque no hay mucho trabajo. Es más, hay casos de empresas donde la gente pide licencia sin goce de sueldo y va a trabajar igual para generarle ahorros a la compañía y les pagan los ingresos caídos por la licencia con una gratificación después. Esto lo han hecho con el personal fuera de convenio, para bajar gastos y mantener a la gente".

La importancia del clima y la visión en contexto adversos

Patricio Navarro, director de gente y cultura en iFlow, admite que se está en un "contexto difícil de inflación galopante, por lo que debemos enfocarnos en las variables blandas con foco en las recompensas no remunerativas, porque estas siguen estando atadas a variables económicas. Ejemplo: que la empresa cubra los gastos del automotor, comedor en planta, prepaga, bonos. El problema para muchas empresas medianas es salir a fidelizar con este tipo de compensaciones que no necesariamente son sostenibles, ya que están atadas a los vaivenes de la economía".

En ese sentido, según Navarro Pizzurno, es recomendable "enfocarse en las variables blandas. Por un lado, la gestión del clima en contextos de emergencia donde los componentes que favorecen la ansiedad, la desesperanza, la imprevisibilidad. La cercanía de los líderes con sus equipos cobra un rol clave. Y, a su vez, de los cuadros de alta jerarquía con los mandos medios, ya que estos son los que en definitiva gestionan en clima. Debe haber una gestión semanal o quincenal del clima". 

Por otro lado, según el experto se hace imprescindible "dar una visibilidad lo más clara posible del contexto de la empresa sobre todo para apaciguar rumores que típicamente salen en tiempos de crisis. Ante el rumor suele surgir la peor lectura posible. Es peor dar un mal pronóstico que la incertidumbre per se. Es clave entonces la gestión de la información en forma relativamente frecuente para que la gente sepa dónde está parada".

Para Navarro, el tipo de liderazgo es determinante para la fidelización y bienestar de los colaboradores en vistas de marcar previsibilidad y proyectar un norte. "Para el barco que no tiene rumbo todos los vientos son desfavorables", lo mismo pasa con las empresas. "Ergo, cualquier cosa que pase va a validar mi sesgo, ese rumor, esa teoría. Definir un norte y comunicarlo permite alinear los temores y reducirlos.  Las empresas que operan en países altamente volátiles deben gestionar una visión clara", dice.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés