Pymes: beneficios en tiempos de vacas flacas

Repercusiones de las medidas a favor de las pyme. Expectativas en la mejora del capital de trabajo.

27-05-2016
Compartir

El paquete de medidas que el Gobierno anunció a favor de las pequeñas y medianas empresas ya está parcialmente en marcha, especialmente en el segmento de medidas ejecutivas, en tanto que la próxima semana entrará a la Cámara de Diputados el proyecto de ley que modifica la normativa impositiva específica. Mientras tanto, desde el sector pyme esperan que comience a verse en el día a día ?y en los alicaídos bolsillos de los empresarios? el impacto positivo de las medidas de corte fiscal y crediticio.

Recordemos que los anuncios dirigidos a las pyme proponen cambios en los plazos de liquidación de IVA (pasa de mensual a trimestral), nuevos parámetros para las retenciones impositivas y la simplificación en el trámite de los certificados de exclusión para microempresas. Asimismo, se amplían los cupos de la línea de crédito para la Inversión Productiva, al tiempo que se activa la línea “Mi primer crédito” a través del BICE.

En un contexto en el que la actividad de las pequeñas y medianas empresas está en retracción, el tema impositivo es vital y deberá pasar por el Congreso. Un reciente informe de IERAL de la Fundación Mediterránea, asegura que luego de una leve recuperación en 2015, este año se ven caídas en los niveles de ventas e la mayoría de los sectores. El IERAL apunta que según CAME la actividad comercial pyme acumula una caída del 4,8% en los primeros cuatro meses de 2016 (en consumo masivo) y “tiene una merma acumulada de alrededor de 9% desde el 2013”.

Para el IERAL el cambio de los plazos para la liquidación de IVA puede generar significativas mejoras de rentabilidad en firmas comerciales. Y explica que “una empresa que actualmente registre un resultado sobre facturación del 2,2%, podría mejorar hasta el 20% su rentabilidad en pesos corrientes, a raíz del manejo más apropiado que pueda hacer de su capital de trabajo”.

El estudio, a cargo de Marcos Cohen Arazi, analiza también otra de las medidas más relevantes como es la presentación trimestral del IVA. Parte de la base que el impacto de posponer esa liquidación varía según la situación inicial de la empresa, la rentabilidad, el volumen de ventas y el peso de los gastos fijos en la estructura de los negocios.

El análisis plantea el impacto en la rentabilidad según dos escenarios posibles. En primer lugar, un “escenario base” que se asemeja a estructura promedio de las pyme comerciales. “Teniendo en cuenta el ahorro financiero de postergar dos meses el pago de IVA, se obtiene que la rentabilidad se podría elevar entre 4% y 11%, con mayor nivel de mejoría cuanto menor sea el nivel de rentabilidad inicial”, destaca el IERAL.

El otro modelo de simulación evalúa un “escenario de coyuntura adversa” con estructuras de costos fijos establecidos para mayores niveles de venta, que en los últimos tres años acumulan caídas del 10%. Aquí, “los beneficios en los casos planteados oscilan entre un incremento del 4% y hasta del 20% en la rentabilidad”, sostiene el informe.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés