El Economista - 70 años
Versión digital

jue 28 Oct

BUE 34°C

Versión digital

jue 28 Oct

BUE 34°C

“Puede llegar a US$ 80.000 M”

02-11-2016
Compartir

Entrevista a Daniel Lejtman (Socio Lisicki Litvin & Asociados)

No son días fáciles para los contadores, tributaristas y asesores financieros. Sin embargo, Daniel Lejtman, socio del prestigioso bufete Lisicki Litvin & Asociados, dialogó con El Economista sobre los resultados preliminares del sinceramiento fiscal y las perspectivas hacia adelante.

La lectura mayoritaria es que el resultado preliminar del blanqueo de tenencias de efectivo en el país ha sido muy positiva. ¿Coincide con esa lectura?

Ha superado las expectativas. Tuvimos un blanqueo de dinero en efectivo hasta el 31 de diciembre de 2015 con los Cedines, que duró casi dos años y medio, y recaudó muchísimo menos que el actual régimen en mucho menos tiempo. Es un barómetro de que, quienes han blanqueado efectivo, tienen intención de invertir en nuestra economía real: comprar una casa, un automóvil o en su empresa.

La cifra de US$ 4.600 millones informada el lunes es un piso. ¿Cuál puede ser el monto final?

Sí, faltan 20 días de depósitos. Entiendo que se podría llegar fácilmente a US$ 8.000 millones.

Ahora se viene la parte más gruesa. ¿Cuál es la expectativa?

La expectativa de este blanqueo está puesta precisamente en los activos financieros en el exterior y el dinero no declarado de los argentinos fuera del país. La relación entre el dinero en efectivo y lo que se va a declarar afuera es de 1 a 10. No tengo dudas que el blanqueo total llegará a US$ 60.000 millones, y quizás incluso US$ 80.000 millones.

Sin embargo, hay estimaciones, por ejemplo la de Tax Justice Network, que indican que los activos no declarados llegan a casi US$ 440.000 millones?

Esa estimación me parece muy elevada. Aun siendo un blanqueo exitoso y tomando estimaciones más realistas de US$ 250.000 o US$ 300.000 millones, no deja de ser el 20-30% del total. Es decir, casi 70% no va a blanquear. Igual, creo que la relación entre dólares cash y lo que se va a blanquear afuera es mínima. Menor a 10%.

Como alguna vez dijera Eduardo Duhalde sobre la economía argentina, el blanqueo actual parece condenado al éxito?

Correcto. Además de ser cada vez más difícil jugar a las escondidas, va a ser muy más difícil tener ese dinero no declarado y mucho más movilizarlo. Los bancos están invitando directamente a sus clientes a que se vayan si no adhieren al blanqueo. Van a haber bancos de segunda o tercera línea que reciban esos depósitos, o jurisdicciones más peligrosas que también lo hagan, en los bancos de primera línea no se va a poder hacer.

¿Qué podría pasar en los próximos meses que generen que su proyección de US$ 60.000- 80.000 millones suba aún más? Muchos mencionan un acuerdo de intercambio con Estados Unidos como un posible gatillo?

Ya se ha anunciado, y de manera casi oficial, por el secretario del Tesoro de Estados Unidos, que dijo que se va a trabajar en pos de la firma un acuerdo bilateral. Más temprano que tarde, esto se va a dar. También, un acuerdo bilateral con Brasil que además incluya activos financieros y participaciones en societarias, que son muchas. También Uruguay, que va avanzado hacia la transparencia fiscal considerando más graves algunas inversiones escondidas o innominadas. La inducción de AFIP a través de “Nuestra Parte” ha sido floja porque uno observa que solo tiene información sobre cosas que están mal registradas o un auto viejo por el que no se hizo bien el cambio de dominio. No tiene el grueso y hay contribuyentes con inmuebles no declarados en el país que no figuran allí. Pero los bancos están presionando e incluso los mismos agentes inmobiliarios piden que los inmuebles, por ejemplo en Uruguay, sean declarados o que figuren otras personas como apoderados de los mismos porque no quieren correr riesgos. Por varios lados, todo está ayudando. Acá, los bancos jugaron un poco en contra en un comienzo y lentificaron un poco el proceso. Afuera, todo está ayudando a los indecisos y a quienes no quieren, por la mayor carga fiscal a futuro, la propia seguridad personal o el temor a un Gobierno distinto luego de 2019, a adherir al blanqueo.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés