El Economista - 70 años
Versión digital

mar 28 May

BUE 8°C

“Para que no se fuguen más ahorros hay que dejar de asustar a la gente”

29 diciembre de 2016

Entrevista a Juan Carlos de Pablo, Economista

En diálogo con El Economista, el reconocido economista Juan Carlos de Pablo ofrece su visión del blanqueo de capitales y también opina de los recientes cambios en el gabinete económico.

Para todos, el volumen de activos blanqueados (US$ 90.000 M) ha sido impresionante. Para quienes conocen la Historia, como usted, ¿también?

No tengo las cifras de los demás, pero da la impresión que sí.

¿Operó más, como dijo Alfonso Prat-Gay, la confianza en el Gobierno y la nueva Argentina o, en cambio, el temor a las AFIP del mundo y su intercambio de información?

Las dos cosas. En el caso de las cuentas que hay en bancos extranjeros, pesó más la presión que lo genial que somos nosotros.

Miremos hacia adelante¿Cómo se hace para evitar que se fugue del sistema tanto dinero una vez más?

Una cosa muy sencilla: no hay que asustar a la gente. Fijate lo que fue la discusión del impuesto a las Ganancias. Finalmente, no salió el impuesto a los plazos fijos. Asustás y después no lo hacés? parece que el “vamos por todo” es una enfermedad colectiva, y no sólo del kirchnerismo. Y, además, condiciones económicas. Tiene que tener sentido para alguien agarrar sus mangos y hacer un edificio para alquilar o lo que sea.

¿Cambian sus proyecciones para el nivel de actividad en 2017 tras el blanqueo?

No hago proyecciones. O sea que no me cambia nada.

¿Cómo analiza el cambio de figuras y funciones en el Ministerio?

Está en cabeza del Presidente y/o el jefe de Gabinete. Fueron los que determinaron estos cambios.

¿Se va a centralizar el poder en la Casa Rosada? 

El Presidente está de vacaciones y llama a su jefe de Gabinete y dice “rajálo”. Es complicado. A menos que sea al revés: que el jefe de Gabinete no aguantaba más al ministro y le dijo al Presidente “disculpáme, pero lo tengo que rajar ya”. No sé cuál de las dos fue. Como modus operandi gubernamental es preocupante. Se sigue fragmentando la cantidad de funcionarios en materia de política económica, pero el Presidente parece estar contento con eso.

La última vez que hablamos, en abril, me dijo que el equipo económico debía hacer un retiro espiritual para replantear objetivos?

Lo de Chapadmalal fue una arenga. Un retiro espiritual implica sentarse en serio en una salita con jugo de naranja y sandwichitos para hablar de lo que tenemos y de lo que se puede hacer teniendo en cuenta el contexto político e internacional. Ahora es cada vez más complicado, ¿porque quien dirime los conflictos?

¿Cómo se sale de un déficit fiscal de 6-7 puntos del PIB? ¿En Ucrania sabés cómo se saldría?

Aumentando los impuestos y bajando los gastos. Acá, igual. ¿Acá no podemos? Bueno, fenómeno, bancátela. Eso significa leer Historia. Lo de Mandrake no va. Si me decís “no puedo, no puedo?” y te endeudás, fenómeno. Las mujeres y los niños primero. Empezamos hablando de cómo evitar futuras fugas, conectemos las cosas, como se debe hacer en economía.

La apuesta parece ser bajar el gasto?

¿La apuesta de quién?

Del Gobierno.

No la veo. ¿Vos la vés?

Los números dicen que no...

¿De qué hablamos? Hablar por habla no va. Lo quiero ver.

Habrá que seguir monitoreando el tema fiscal, entonces?

No nos vamos a aburrir.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés