Mercado automotor

El patentamiento crece, pero la producción afloja

13-09-2013
Compartir

La plaza automotriz argentina enfrenta una dualidad pocas veces vista. El mercado interno, alimentado cada vez más por ventas a crédito, está marchando a todo vapor. Pero las exportaciones, sostenidas fundamentalmente por el poder de compra de los brasileños, empiezan a retroceder peligrosamente, generando suspensiones de personal y desconcierto en todo el sector.

En realidad, lo que el relato kirchnerista denominó década ganada fue sostenido por tres pilares: el boom inmobiliario, los precios históricos de los granos y la euforia automotriz. El mercado de los inmuebles hace agua desde hace dos años, con el blanqueo para comprar propiedades sin funcionar. La cotización de los cereales apunta hacia abajo. Y la venta de autos, sostenida en buena medida por las exportaciones a Brasil, acaba de sufrir una estocada profunda. Entre marzo y junio de este año los brasileños se llevaban de la Argentina unos 36.000 autos por mes, pero la devaluación del 20% que acaba de sufrir el principal socio del Mercosur (en 90 días el dólar subió de 2 a 2,40 reales), hizo que esa cantidad bajara abruptamente a 29.000 unidades cada 30 días, provocando quita de horas extra y suspensiones en algunas de las automotrices radicadas en la Argentina (Fiat, General Motors y Volkswagen, entre ellas). Y como los argentinos seguimos sufriendo inflación en dólares, si la tendencia se profundiza las suspensiones podrán convertirse en dramáticos despidos.

Quien quiera mirar para otra parte y desentenderse de que la inflación es el problema, debe pensar que por los costos internos, cada vez más automotrices deciden armar autos en otra parte y darle empleos a otros países. Por ejemplo, las alemanas Mercedes-Benz, Audi y BMW acaban de decidirse y construir plantas en Brasil y México para fabricar autos para toda la región, dejando a un lado la cada vez más cara Argentina. Y las diez terminales que están radicadas en el país (había once, Scania ya no produce nada en su planta en Tucumán) están bastante inquietas porque el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, las presiona permanentemente para que traigan dólares y compren el bono BAADE.

Como la estrategia oficial se basa en mantener elevado el nivel de consumo, sin fomentar ningún canal posible para el ahorro, miles de argentinos siguen orientando buena parte de sus ingresos hacia lo que creen (equivocadamente) que les permitirá mantener el capital: la compra de un auto 0 km. Y como más del 80% de lo que se adquiere en la plaza automotriz es importado, ahora, con la caída de la exportación a Brasil, el déficit comercial del sector llevará a una insostenible salida de dólares.

O sea, para que se entienda bien lo que experimenta hoy el mercado automotor debe decirse que la demanda externa se está cayendo (no sólo Brasil, porque también hubo ruptura de acuerdos con México y pérdida de otros mercados) y la demanda interna se encuentra a todo vapor, porque la inflación y la imposibilidad de comprar dólares, empuja a los pocos argentinos que tienen excedentes a cambiar su auto usado por un vehículo 0 km. Pero, esta euforia del mercado local muestra otro elemento clásico de fin de fiesta: hasta hace unos meses el 80% de las ventas era al contado y apenas el 20% se hacía financiado, mientras que hoy las ventas a crédito arañan el 45% y el dinero rabioso empieza a perder participación.

Los datos

Según anunció la Asociación de Concesionarios (ACARA), los números del mercado interno no pueden ser mejores, tanto que en agosto se patentaron 81.532 unidades, el mejor agosto de todos los tiempos, una cantidad que supera en 6,6% a los patentamientos realizados en agoto de 2012. Y si se considera el acumulado del año, la fiesta parece ser todavía mayor: en enero-agosto de 2013 se llevan registrados 669.606 vehículos nuevos, 9,6% más que el récord del año pasado. Pero, atención, este tamaño de variaciones positivas seguramente no se repetirá a fin de este mes, ya que en septiembre de 2012 se vendió una base de comparación muy alta, nada menos que 84.309 vehículos, cifra que dudosamente se repita en el mes en curso, veremos.

¿Por que se está registrando un mercado interno tan brillante? La inflación quema los pesos en los bolsillos y la capacidad de ahorro está muy acotada. No se pueden comprar dólares, los bonos con dudas por el fallo sobre los fondos buitre, las tasas de interés son negativas contra la suba de precios... Y, sin salida, mucha gente compra autos nuevos, sin pensar demasiado en los costos de los seguros y las patentes.

Sea como fuere, gracias a esta política oficial de fomentar el consumo, los gerentes de las terminales esperan, de no mediar sorpresas, que 2013 se convierta en el año con mayor cantidad de ventas internas de toda la historia, superando probablemente las 900.000 unidades en todo el año, entre 8 y 9% más que los 840.678 vehículos despachados en 2012. Si eso se llega a conseguir la Argentina logrará trepar al puesto 19 en el ranking mundial de países que fabrican autos: tendremos el 1% de lo que se produce en el mundo, un número destacado, a pesar de estar lejos del 23% logrado por China, el 12% por Estados Unidos, el 11% por Japón, el 6% de Alemania y el 5% de Corea del Sur.

Las dudas

Pero, por irónico que parezca, más allá de los buenos números reflejados por la venta interna, hay una gran preocupación en todo el sector. El contratiempo, con recorte de horas extra y suspensiones en varias empresas, es causado en parte por las trabas de comercio exterior que impone el secretario de Comercio Guillermo Moreno pero, fundamentalmente, está ligado con la menor cantidad de pedidos que llega desde Brasil. De hecho, en agosto la Argentina exportó apenas 33.528 unidades, 6,5% menos que en agosto del año pasado, una cifra que contrasta notablemente con las fuertes subas experimentadas en los últimos meses.

Tanto que en enero-agosto se llevan mandados al exterior 296.328 vehículos, 24,6% por encima de lo exportado en los primeros ocho meses del año pasado. Pero el desplome de la exportación arrancó en junio, creció en julio y se profundizó en agosto. Para entender el tamaño de la caída deben decirse dos cosas: la exportación de agosto de 2013 fue peor que los agostos de 2010, 2011 y 2012; e, hilando más fino, el achicamiento es brasileño ya que durante los últimos meses, Brasil se estaba llevando de la Argentina unos 36.000 autos por mes y en agosto se llevó apenas 28.800 unidades.

Según la Asociación de Fabricantes (ADEFA), esta menor presencia de Brasil en los pedidos hizo que las terminales bajaran de manera impactante los niveles de armado de vehículos a nivel local. En agosto último se produjeron 69.922 vehículos, 12,2% menos que los vehículos fabricados en agosto de 2012. Mientras que en enero-agosto se llevan producidos 536.367 vehículos, 12,4% más que en los primeros ocho meses del año pasado. A pesar de tener las líneas de montaje funcionando a menor velocidad, las terminales, siguen alimentando a manos llenas la red local de concesionarias: en agosto se repartieron en la red 88,922 vehículos, 20,8% más que en agosto del año pasado, mientras que en enero-agosto el reparto acumula nada menos que 633.018 unidades, 17,6% más que el año pasado.

El núcleo de todo este reparto está más ligado a los vehículos importados que a los nacionales: en agosto se repartieron 58.075 importados, 47,4% mas que en agosto de 2012, mientras que en enero-agosto la lluvia de importados llega a 395.859 vehículos, 25,2% más que en los primeros ocho meses del año pasado. Lejos de eso, el reparto de autos armados en el país con algún tipo de componente de origen nacional es bastante más moderado. En agosto se distribuyeron 30.847 nacionales, 9,8% menos que en agosto de 2012. Y en enero-agosto, la cantidad de nacionales alcanza los 237.159 vehículos, 6,9% más que el año pasado.

Con estos números, por cada 100 autos repartidos en la red, casi 63 son importados y apenas 37 son armados en el país, pero con el agravante que esos autos armados a nivel local tienen 26% de partes nacionales y 74% de piezas importadas. Este fuerte desequilibrio determina que este año el déficit comercial del sector puede superar los 10.000 millones de dólares, convirtiéndose - detrás de la energía- en la segunda área con salida de dólares del país.

El reparto

Pero además, también debe decirse que la cumbre de la fabricación local no está orientada al armado de autos para las personas que viven en las ciudades, sino fundamentalmente a la gente que vive en el campo. En enero-agosto de este año el modelo más producido de la Argentina fue la camioneta Toyota Hilux que se arma en Zárate, con 60.032 unidades en ocho meses, seguida por la pick up Volkswagen Amarok con 46.034 vehículos producidos en la Pacheco. Tercero está el Renault Clío fabricado en Santa Isabel con 44.360 y cuarto el Fiat Palio elaborado enFerreira con 43.944.

En cuanto a reparto del mercado, la empresa líder indiscutida sigue siendo la alemana Volkswagen, con el 17% de las ventas, seguida por la estadounidense Chevrolet con el 14,9% y por la francesa Renault con el 14,1% de las colocaciones. Detrás se instalaron la italiana Fiat con el 12% y la francesa Peugeot con el 11,9%. E, insólitamente, la estadounidense Ford quedó relegada - por primera vez en la historia- al sexto puesto en participación de mercado, con el 10,9% de las ventas. Bastante más abajo están la japonesa Toyota con el 4,8% y la francesa Citroen con el 4,4%. El liderazgo de VW está sostenido por el modelo más elegido por el mercado argentino. El VW Gol, fabricado en Brasil, sigue arriba con 41.062 vehículos vendidos en los ocho primeros meses de este año. Detrás del Gol, mucho mas abajo, está segundo el Chevrolet Classic con 27.565 vehículos en ocho meses y tercero el Peugeot 207 con 24.503 unidades en enero-agosto de este año.

Recuadro: La distribución de las ventas por provincia

La parte del león de las ventas sigue focalizada en la provincia de Buenos Aires, con el 33,92% de los despachos totales de autos nuevos, segunda está la ciudad de Buenos Aries con el 16,37%, luego Córdoba con el 9,45%, Santa Fe con el 8,25% y Mendoza con el 4,03%, mientras que el resto del país acumula el 27,98% de los patentamientos totales.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés