El Economista - 70 años
Versión digital

vie 22 Oct

BUE 25°C

Versión digital

vie 22 Oct

BUE 25°C

Macri: “Nos va a ir muy bien” en 2017

17-10-2016
Compartir

“Para nada la descarto”, respondió el presidente Mauricio Macri, antes de viajar a El Vaticano, para su encuentro con Francisco. Se refería a una posible reelección en 2019, ante una pregunta concreta al respecto de la agencia italiana Ansa. “Falta mucho, pero nos va a ir muy bien”, señaló ayer, en un encuentro con periodistas argentinos, luego de la canonización del cura José Gabriel Brochero, antes de emprender el viaje de regreso, en referencia a las legislativas del año próximo. Dos declaraciones, con referencias optimistas ante los próximos test electorales que tiene el Gobierno. Y destinatarios varios. La sociedad, más en términos generales, por cierto, que respaldará o no con su voto. Pero, también, integrantes del denominado “círculo rojo”, con quienes se encontró el miércoles pasado, en el coloquio de IDEA, en Mar del Plata, que pretenden certezas políticas de más largo plazo. Y algunos de los economistas ortodoxos que suelen interpelarlo.

Razones

En el Gobierno sostienen su optimismo en base a los números que esperan para el año próximo y que estipularon en el Presupuesto. Por caso, una inflación bastante por debajo del índice de este año, una reversión en el ritmo descendente de la economía (estiman un crecimiento del 3,5%) y una apuesta por la obra pública que junto a un incremento de la inversión privada generarán más de 200.000 empleos. En este marco, la ratificación del oficialismo en las urnas sería el escenario más probable según el análisis que se hace en la Casa Rosada. Sobre todo, si se da la persistencia de una fragmentación del peronismo, sin liderazgos claro y en transición.

Pero, también, estos pronósticos de Macri procuran generar el clima propicio que el Gobierno necesita para que haya más inversiones. El propio Presidente sostuvo en varias entrevistas que la inversión estaba retraída porque los empresarios dudaban de la fortaleza del Gobierno y de la continuidad de sus políticas en caso de una derrota electoral. Las peticiones, por cierto, son de ida y vuelta. Los empresarios le solicitan esas certezas para incrementar sus apuestas inversoras a un gobierno con el que comparten una matriz parecida de pensamiento, mientras que la respuesta oficial es solicitarles a los empresarios que inviertan para generar un círculo virtuoso que permita una recuperación más rápida y, a su vez, consolidar en las urnas la estrategia de poder de Cambiemos. Con ese “nos va a ir muy bien”, Macri parece decirle a esos empresarios “confíen en nosotros, que es ahora”. Algo similar a lo que parece decirles a los economistas que profesan cierta ortodoxia en la crítica y piden reducción de más rápido del déficit y del gasto público, pero en el Gobierno entienden que seguir ese camino llevaría a una derrota electoral en 2017.

Esquema

Tras participar en la histórica canonización del “cura gaucho”, Macri señaló que el gran desafío de la Argentina que viene “es crecer y generar empleo”. Además, señaló que en la lucha contra la inflación “hemos sido exitosos contra la opinión de muchos”, y advirtió que de cara al futuro tiene “fe en la prudencia de los sindicatos”. “Coincidimos en el diagnóstico y que hay que ir evolucionando sector por sector para lograr mejores condiciones. Se viene la mesa del diálogo, aunque hay sectores con los que ya estamos hablando”, agregó. La mesa de diálogo entre sindicatos y empresarios, precisamente, es el instrumento elegido para apaciguar los reclamos y contener a la CGT, con un objetivo claro: evitar el paro general que parecía estar en las gateras. La iniciativa, a modo de pacto social, fue mencionada en varias oportunidades por los referentes del Frente Renovador. Pero también tuvo varios promotores, como “acuerdo social amplio”, en el mismo Gobierno. Aunque nunca formó parte de las ideas que más profesa el Presidente. Por ejemplo, Alfonso Prat-Gay, ministro de Hacienda, concibió al instrumento como “la manera de poner a todos en un mismo pie de igualdad”. Pensaba llevarla a cabo durante el verano pasado. Tuvo que esperar a estos días para que se volviese a hablar de ella.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés