El Economista - 70 años
Versión digital

mar 19 Oct

BUE 17°C

Versión digital

mar 19 Oct

BUE 17°C

Macri lo hizo: el Gobierno colocó bono a 100 años por US$ 2.750 millones

El Ministerio de Finanzas, a cargo de Luis Caputo, cerró una emisión histórica, y controvertida. ¿Qué opina el mercado?

20-06-2017
Compartir

El Ministerio de Finanzas, a cargo de Luis Caputo, cerró una emisión histórica y, a la vez, controvertida: un bono a cien años en los mercados internacionales. El anuncio trajo sorpresa en el mercado ya que no se había filtrado que el equipo de Finanzas estuviera negociando esta clase de colocación. Según trascendió, la transacción fue ofrecida al Gobierno por los bancos colocadores (Citi y HSBC), que tenían inversores con “muchas ganas” de comprar una emisión así. Las compañías de seguros y fondos de pensión del exterior fueron las que participaron más activamente en esta operación.

Eso se vio en la demanda que hubo por este título, la cual superó los US$ 9.000 millones. Finalmente, Caputo y su equipo pudieron bajar su “guía de tasas”, o sea el techo al cual estaba dispuesto a tomar deuda, que arrancó en 8,25% anual. “Empezaron a 'limpiar' el libro de órdenes y decidieron tomar US$ 2.750 millones con un cupón más bajo del 7,125%”, indicaron fuentes allegadas a la operación. El rendimiento de los bonos a 100 años que emitió el Gobierno se ubicó en 7,9%.

Según dicen en Gobierno, esta operación se enmarca en el objetivo de “asegurar el financiamiento en las mejores condiciones posibles para el crecimiento de la economía y la generación de empleo”. “A pesar de la incertidumbre actual en los mercados internacionales, el Gobierno demuestra, gracias a su gestión, la capacidad de obtener financiamiento a muy largo plazo y a las tasas nominales más baja de la historia argentina”, dice un comunicado del Ministerio de Finanzas.

Lo cierto es que la lectura del mercado fue dispar. Mientras algunos ven que es notable que el país, después de endeudarse al 15% con Venezuela durante el kirchnerismo, puede conseguir a menos de 8% por una colocación a cien años, otros piensan que el costo asumido fue innecesario. Además, no está claro si los nuevos bonos tendrán cláusulas de repago anticipado como suelen tener estas emisiones. Por ejemplo, en el mundo corporativo, Coca Cola y Disney en los '90 emitieron a 100 años con la opción de pagar todo a partir del año 30 del bono.

Oficialmente el Gobierno no confirmó que hubiera esta cláusula pero en el mercado se especula en que no habrá sido la excepción. Sea como sea, el país se une a otros países que emitieron también a 100 años como México, Bélgica, Irlanda, China, Dinamarca o Suecia.

El caso mexicano es el más similar al de Argentina. En ese caso, salieron a un rendimiento levemente inferior al 6%. El caso local, entonces, con un spread actual de más de 200 puntos básicos que México, pagó casi 8%. “La tasa es la que es, y eso que pudieron bajar órdenes del libro por la demanda fue tres veces y media el monto que querían buscar. Creo que es una señal al mercado pero internamente es criticable pagar esa tasa cuando en teoría no tenían la necesidad”, resumió un banquero con buena llegada a Finanzas.

En el prospecto de emisión, según trascendió informalmente, se le dijo a los inversores que el financiamiento de buscaba para “necesidades del Presupuesto incluyendo el refinanciamiento de pasivos”. “Yo no hubiera salido a cien años con esta tasa. Pero, de vuelta, depende como se lo vea. Para la campaña política van a decir, de un lado, que ahora el país tiene financiamiento a un siglo; mientras que del otro los van a acusar de endeudadores seriales. Cada cual hablará para su propia tropa”, agregó el banquero desde su oficina en Puerto Madero.

“Una emisión de este tipo es posible gracias a que logramos recuperar la credibilidad y la confianza del mundo en Argentina y en el futuro de nuestra economía”, afirmó el ministro de Finanzas, Luis Caputo. El funcionario aseguró que el país está más cerca de naciones “normales” como Bélgica o México que de Venezuela, “con quien el gobierno anterior solía endeudarse a cinco años de plazo y a tasas del 15%”. “Es un sello de confianza no sólo en esta administración sino también en el futuro del país”, agregó el titular de Finanzas.

Caputo resaltó que la operación muestra “prudencia y responsabilidad: estamos aprovechando un momento de tasas muy bajas a nivel mundial y es importante, entonces, balancear los plazos de endeudamiento”. La idea que se buscó es estirar la curva de vencimientos dotando de otro título a largo plazo en el mercado financiero. La emisión más larga del Gobierno era al 2046. “No hay que perder la perspectiva; lo que pagamos en esta emisión es lo mismo que pagaba Estados Unidos por su deuda a largo plazo en la década de los '90. Financiarse a largo plazo y con tasas bajas es hacer una gestión responsable y cautelosa de nuestra deuda”, añadió para acallar la lluvia de críticas que ya sabe vendrán por otro capítulo del endeudamiento bajo la gestión de Mauricio Macri.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés