El Economista - 70 años
Versión digital

sab 18 May

BUE 12°C
Luces y sombras: la economía global, vista desde Argentina
FMI

Luces y sombras: la economía global, vista desde Argentina

Argentina recibe noticias relativamente neutras desde el exterior. Dependerá del Gobierno obtener los mayores beneficios posibles.

12 abril de 2023

Un buen gobierno es aquel que sabe aprovechar al máximo los ciclos favorables de la economía global y que logra minimizar todo lo posible los costos internos  de las etapas negativas. 

En un país como Argentina, de baja incidencia en la producción y el comercio globales, esa definición se aplica con mayor rigurosidad.  

Es imposible analizar el devenir de la economía argentina sin considerar las condiciones externas imperantes en cada momento. 

En este momento Argentina recibe noticias relativamente neutras desde el exterior. No puede hablarse estrictamente de viento de cola, pero tampoco de frente. Dependerá de este gobierno y de que lo suceda obtener los mayores beneficios de este escenario. 

Un elemento clave es el precio del dólar, que dejó atrás sus picos de fines del año pasado y está en un nivel más bajo y con tendencia estable.  Es un dato positivo para Argentina porque los precios de las commodities que exporta se mueven en sentido inverso al de la moneda estadounidense y cabe esperar que se mantengan en buenos niveles en los próximos años.  

Además, un dólar más bajo en el mundo facilita el manejo de la política cambiaria local: y los problemas que se suscitaron a partir de que comenzara  a escalar en abril de 2018 son un buen ejemplo.  

El dólar tiende a subir cuando lo hacen las tasas de interés de Estados Unidos pero, como la inflación se está desacelerando, el mercado considera que el ciclo de apretón monetario está llegando a su fin. La suba de tasas que se dispondría el 3 de mayo sería la última por un tiempo y si a eso se le suma que la economía estadounidense crecería sólo 1,6% en 2023, no hay motivos para pensar en una suba del dólar frente al resto de las monedas.     

Según las proyecciones económicas del FMI difundidas ayer, el mundo crecerá 2,8% en 2023, menos de lo que se esperaba a fines de 2022. No es una cifra muy alentadora, pero al menos no se vislumbra una recesión en las economías más desarrolladas como pronosticaban algunos bancos de inversión.  

  • El desempeño de Brasil es clave porque es el mayor socio de Argentina y principal destino de sus exportaciones industriales. El FMI ajustó su proyección de crecimiento  para la economía más grande de la región de 1,2% a 0,9%, el mismo porcentaje que estiman los analistas del mercado locales. 

Sin lugar a dudas, a Argentina le convendría una expansión mayor, aunque la estabilidad que muestra la economía brasileña es una buena noticia. 

También lo es el crecimiento de China que, por ser el principal país consumidor, le asegura un buen precio a las commodities que Argentina exporta.  

Por otra parte, el sudeste asiático será la única región del mundo que crecerá más en 2023 que en 2022 y Argentina mantiene un elevado superávit  comercial con muchos de los países que la integran. 

En definitiva, la economía global muestra un escenario mixto para Argentina para los próximos meses.  

En esta nota

FMI

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés