El Economista - 70 años
Versión digital

vie 14 Jun

BUE 16°C

Los pronósticos cambiaron luego del supermartes

¿Qué dicen ahora los consultores tras el IPC y la suba de tasas?

17 abril de 2017

La semana que pasó fue corta, pero muy generosa en información económica: el martes, el Indec informó que, en marzo, los precios subieron 2,4% y la Ciudad, un día después, dijo que la suba fue de 2,9% y en ambos casos la famosa “núcleo” fue muy elevada (1,8% y 2,8%, respectivamente); el BCRA, unas horas más tarde y ese mismo martes, decidió una suba de 150 puntos básicos de su tasa de referencia (centro del corredor de pases a 7 días) y, también ese mismo día, Finanzas colocó US$2.500 millones en Letras del Tesoro (Letes) y otros US$1.760 millones bonos en dólares.

Los consultores metieron todos esos datos en la coctelera y, lápiz y calculadora en mano, trazaron una nueva hoja de ruta para la economía del 2017. El resumen es el siguiente: el PIB crecerá menos; la inflación sería (algo) menor y el dólar terminaría más apreciado.

“Corregimos a la baja el crecimiento”, dicen desde el Estudio Bein. La consultora, que hasta hace algunas semanas era la más optimista, espera una suba del PIB de 2,9%. Había arrancado el 2017 con una proyección superior a 5%. Algo similar hizo Analytica: arrancó con 5% y ahora anda entre 3,5% y 4%. El REM del BCRA, un gran agregado de proyecciones, había caído desde 3% en febrero a 2,8% en marzo, y no sería raro que vuelva a caer en abril. El motivo es obvio: tasas más altas implica menos demanda de crédito de empresas e individuos. Además, eso se monta sobre una economía que ya venía media tibia y un consumo (el elefante en el salón del PIB) que sigue deprimido. Así, el rebote de 2017 será apenas suficiente para compensar la caída de 2016 y pone en duda el programa fiscal de Hacienda, que se basa en un crecimiento de 3,5% en 2017, 2018 y 2019.

La inflación, como siempre ocurre, parece la variable más difícil de dilucidar. Pasó en 2016, y 2017 no será distinto. En el Estudio Bein, la bajaron marginalmente por desde 21% a 20,5% tras la suba de tasas de Federico Sturzenegger mientras que Analytica la mantiene entre 20% y 21%. ¿Por qué no hay una poda mayor si el BCRA está haciendo todo para llegar a su meta de 12-17%? Porque la política monetaria tracciona poco, las tarifas seguirán subiendo, hay inercia y las empresas trasladarán parte de la suba de costos a los precios finales. Por eso, hay varias consultoras, como Ecolatina, que la ven cómodamente arriba de 20% incluso. Sea como fuere, será una baja sustantiva con respecto a los registros de 2016.

Predecir el rumbo del “billete” tampoco es tarea fácil, y menos en Argentina. Desde Econviews ven un dólar a $18 para finales de año. Hasta hace algunas semanas lo avizoraban en $18,70. No es un cambio menor. “Revisamos nuevamente nuestra proyección de dólar para fin de año a $ 18, con una trayectoria tal que la velocidad de depreciación del peso recién se acelere en el tercer trimestre, cuando se acerquen las elecciones y aumente el ratio de coberturas vía dolarización”, explicaron en su último informe. Desde el Estudio Bein lo ven en $16,50 para octubre y LatinFocus, una suerte de REM, lo proyecta en $17,48 para Navidad. También bajaron sus proyecciones para el dólar Elypsis, Credit Suisse y JP Morgan.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés