El Economista - 70 años
Versión digital

mar 18 Jun

BUE 16°C

Los empresarios creen que el país precisa un cambio cultural

14 octubre de 2016

Las sesiones interactivas, un formato que gana presencia en los coloquios de IDEA, suelen ser muy jugosas pues los empresarios no sólo escuchan sino que hablan, interactúan y ofrecen su visión sin casette, apalancados por el anonimato que permite el sistema de votación a través de una app. Y siempre sobre temas importantes, como la corrupción o el rol que debe tener el Estado en la economía. La sesión de ayer fue moderada por Luis Novaresio.

Optimismo moderado

En líneas generales, primó el optimismo sobre el cambio iniciado el 10 de diciembre y hubo menciones a avances puntuales, como la Ley de Acceso a la Información Pública, recientemente presentada. “Ya no son reclamos y estamos discutiendo sobre proyectos”, dijo el abogado Guillermo Lipera. Sin embargo, es evidente que el camino no será fácil: así lo atestiguan una tasa de pobreza de 32,2% (por lejos, la cifra más comentada del 52º Coloquio de IDEA) y una corrupción que se ha hecho carne en la sociedad.

Referentes del Gobierno, como Adrián Pérez, defendieron los progresos, y celebraron que este haya vuelto a participar del clásico encuentro empresarial. Además, señaló que están promoviendo “una ley de gestión de intereses” (es decir, lobby) para “que se registren las audiencias entre el sector privado y el sector público para que se conozcan”. Es importante, dijo, “que esto sea conocido por todos” y celebró que el eje institucional, un clásico de IDEA, hoy se traduzca “en acciones concretas”.

Jaime Campos, titular de Asociación Empresaria Argentina (AEA) y referentes del Foro de Convergencia Empresarial, coincidió y dijo que “el avance institucional en estos meses ha sido bestial y ninguno se imaginaba que iba a ser tan rápido”. Fernán Saguier, hombre fuerte del diario La Nación, manifestó que “hay una sensación de gran alivio con respecto al pasado inmediato y un optimismo moderado”. “La coyuntura económica es difícil, aunque ya se está empezando a revertir”, agregó otro hombre de negocios.

El rol del Estado

Sobre el rol del Estado en la economía, los empresarios pidieron que sea articulador, regulador y desarrollista. Un empresario lo asoció a la necesidad de hacer las famosas asociaciones público-privadas (APP) en obras de importante envergadura. “El Estado tiene su rol de articulador y debe dar el marco jurídico y mantenerlo en el tiempo para que podemos invertir”, dijo Darío Aranda, directivo del Grupo Clarín. “No queremos un Estado débil ni ausente sino inteligente y eficiente”, dijo Miguel Blanco de Swiss Medical.

La corrupción

“La corrupción influye en todo”, dijo la dirigente oficialista Paula Bertol como puntapié para el debate del tema más espinoso de la tarde.

Una de las intervenciones más comentadas fue la de Miguel Arrigoni, CEO de First. “Lamentablemente, nos hemos acostumbrado tanto a la corrupción que ya no sabemos ni dónde queda. ¿Cómo hago para aplicar moral en mi propia casa si fuera corrupto? Nos fuimos al demonio”, dijo. “En el país no funcionan las leyes, los políticos son corruptos por definición y los empresarios miramos para otro lado para que no nos hagan de goma”, acotó. “Fue en todas las épocas y con todos los colores ideológicos”, concluyó.

Sin embargo, la gran mayoría de los presentes cree que el Gobierno se ha tomado en serio la batalla contra la corrupción. “Hay un cambio de tendencia y ahora hay que seguir peleando”, agregó un hombre de negocios. “Se ven señales en todos los estamentos del todo”, agregó otro y pidió “una Justicia seria”.

Por último, los empresarios expresaron que debería haber un mayor foco en un cambio cultural más que en uno social, económico o político. “Si queremos apostar a un cambio, lo primero que debemos hacer es cambiar nosotros”, dijo un hombre de negocios. “Como sociedad, debemos volver a poder discernir claramente entre lo que está bien y lo que está mal”, agregó un hombre de negocios. “Todos saben lo que está mal y bien, y miramos para otro lado porque nos conviene”, disentía, por lo bajo, un ejecutivo. “Tenemos una sociedad que se ha acostumbrado a vivir del Estado y que se ha acostumbrado a que algunas cosas no tengan costo y sean gratis”, señaló otro, y agregó: “Muchos empresarios esperan la tasa subsidiada o que le cierren las importaciones para que no tengan competencia”. Cambiar la cultura, dijo el abogado constitucionalista Ricardo Gil Lavedra, “es lo que permite cambiar el resto y llegar al desarrollo económico”. Esos cambios culturales, “son los más difíciles”, dijo un hombre de negocios. “Pero son los más sustentables”, remató.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés