El Economista - 70 años
Versión digital

jue 20 Jun

BUE 8°C
La visión de Daniel Schteingart

Los dos sectores a los que apuesta el Gobierno para generar divisas y sostener el crecimiento

El coordinador de Argentina Productiva 2030 expuso sobre la marcha y objetivos del plan a dos meses de su presentación

"Vamos a seguir recorriendo las provincias con los foros abiertos federales", anticipó Schteingart
"Vamos a seguir recorriendo las provincias con los foros abiertos federales", anticipó Schteingart Ted
28 mayo de 2022

El coordinador de Argentina Productiva 2030, Daniel Schteingart, expuso sobre la marcha y objetivos del plan a dos meses de su presentación y afirmó que la iniciativa podrá seguir más allá de los cambios de gobierno de los próximos ocho años, con el consenso con "diferentes actores productivos" y "otras fuerzas políticas".

En declaraciones a Télam, Schteingart se refirió a su reciente designación al frente del Consejo Nacional de Desarrollo y destacó la experiencia recogida en los foros realizados en varias localidades del país.

kulfas-1
Kulfas se refirió a Schteingart como "uno de los jóvenes talentosos que tiene este gobierno" 

Schteingart también evaluó las diez "misiones" del plan, con objetivos para los próximos ocho años de crear dos millones de puestos de trabajo, 100.000 empresas y la reducir en nueve millones la cantidad de pobres.

Télam: A dos meses de su presentación, ¿cuál es su evaluación del plan Argentina Productiva?

Daniel Schteingart: Estamos muy contentos, realizamos foros abiertos federales en diversas provincias, en los cuales nos reunimos con más de 230 representantes de sectores estratégicos como software y economía del conocimiento, alimentos, satelital y forestal. Buscamos generar consensos de largo plazo a partir del diálogo con distintos tipos de actores, como los de la producción, el trabajo, la academia, los gobiernos locales e instituciones públicas.

Los foros seguirán en provincias en las que aún no hemos estado, abordando otras temáticas como el desarrollo exportador, la biotecnología, las industrias de la salud, la industria 4.0, la economía verde, los proveedores industriales para las cadenas de base primaria y la modernización de sectores industriales tradicionales.

También se pusieron en marcha iniciativas de largo plazo, como la sanción de la nueva ley que regula el cannabis medicinal, un nuevo régimen para la producción nacional de bienes de capital, la Mesa de Minería Abierta a la Comunidad -para construir una mirada compartida acerca de la minería del futuro-, líneas de financiamiento por $70.000 millones para desarrollo exportador y sustitución de importaciones en pymes.

El Ministerio de Turismo puso en marcha iniciativas para el desarrollo turístico, como un plan para atraer nómades digitales y la Ruta Natural. El Ministerio de Agricultura anunció el Plan de Riego Sostenible a 2030 y a su vez se presentó un nuevo marco regulatorio para atraer inversiones en energía.

T: ¿Cuáles son los pasos por seguir hasta la presentación del trabajo final del plan en marzo de 2023?

DS: Vamos a seguir recorriendo las provincias con los foros abiertos federales y discutir con empresas, trabajadores, representantes de cámaras empresarias, académicos y funcionarios locales cómo mejorar e implementar las misiones productivas. El plan se divide en 10 grandes ejes de trabajo, que tienen que ver con el impulso a la economía verde, industrias de la salud, movilidad del futuro, producción de alimentos para el Siglo XXI, encadenamientos productivos a partir del sector primario, digitalización, desarrollo exportador o modernización de los sectores industriales tradicionales, entre otros.

Luego vendrá la tarea de síntesis y redacción del plan. Estimamos que tendremos una primera versión para fin de año y una redacción definitiva para principios de 2023.

Telam SE

T: ¿Qué garantía de continuidad tiene el plan, más allá de la identidad política de los futuros gobiernos, si se tienen en cuenta iniciativas anteriores que no pudieron prosperar?

DS: Apuntamos a construir consensos tanto con diferentes actores productivos como con parte de otras fuerzas políticas, que permitan que las políticas que el plan propone tengan continuidad en el tiempo. Fue bien recibido tanto en el sector privado como incluso en algunos dirigentes de otras fuerzas con quien hemos conversado. Por supuesto que estamos abiertos a incorporar propuestas nuevas y mejoras.

Somos un país donde es posible poner en marcha políticas de Estado. Un caso concreto es el del software. El sector primero fue promocionado con una ley en 2004, con el gobierno de Néstor Kirchner. Creció y creció durante los años kirchneristas. Luego, durante el gobierno anterior, siguió creciendo y se creó una nueva ley. En el 2020 se mejoró con el régimen de la economía del conocimiento. La consecuencia de todo ello es que el empleo formal en el sector no para de batir récords y la cantidad de empresas del sector también crece y crece. Si hicimos eso con software, ¿por qué no podemos hacer lo mismo con otros complejos productivos?

T: ¿Qué rol cumplirá al frente del CONADE XXI?

D.S.: El Consejo Nacional de Desarrollo Siglo XXI pretende dar un mejor marco institucional a la planificación del desarrollo productivo, implementación y monitoreo del Plan Argentina Productiva 2030. Absorberá y centralizará iniciativas hoy vigentes como el Centro de Estudios para la Producción (CEP XXI) y el Consejo para el Cambio Estructural.

Queremos sostener y mejorar el trabajo realizado en estos años, con nuevos desafíos, como la multiplicación de las capacidades de planificación en materia productiva, la conformación de mapas productivos que permitan delinear mejores políticas de desarrollo territorial o el seguimiento más detallado de las políticas productivas que implementan otros países. Todo eso se suma a lo que ya venimos haciendo, como estudios y análisis sobre sectores productivos, identificación de nuevos sectores con potencial, y generación de grandes bases de datos sobre el sector productivo argentino.

"Ningún sector productivo sobra", sentenció Schteingart

Las antinomias entre los diferentes sectores productivos "son falsas e inconducentes" y en algunos pueden darse "saltos cualitativos importantes", señaló el coordinador del plan Argentina Productiva 2030.

"Ningún sector productivo sobra", enfatizó en declaraciones a Télam, en las que planteó que "las fronteras entre las actividades son borrosas: el agro necesita de múltiples insumos industriales y de servicios para ser competitivo (como fertilizantes, maquinarias y servicios satelitales) y a la vez la industria necesita del agro para crecer (ya que el agro provee divisas y también materias primas que luego el sector manufacturero industrializa)".

Al respecto, recomendó prestar atención a las "dimensiones" que aporta cada sector, ya que "algunos son fundamentales para la generación de divisas, otros para el desarrollo territorial, otros para la generación de empleo formal, otros para reducir la huella ambiental de las actividades productivas, otros para impulsar el desarrollo tecnológico y otros para reducir las brechas de género",

"Hay algunos sectores que por ahí puntúan muy bien en varias dimensiones de estas, pero no en otras", advirtió.

Por ejemplo la industria de software es un "complejo exportador relevante, difunden el progreso tecnológico al tejido productivo y a los hogares, generan empleo bien calificado y de altos salarios y es un sector de bajo impacto ambiental" pero "es un sector demasiado centrado en el AMBA (más del 70% del empleo se da allí, particularmente en CABA) y es por eso que queremos federalizarlo".

"A la inversa, el turismo es bien federal, ayuda a generar divisas y mueve mucho empleo, pero no se caracteriza por ser un sector de salarios altos", apuntó.

Explotación offshore generaría 220.000 empleos y exportaciones por US$ 25.000 millones: “desaparecería el problema del cepo cambiario"
 

Los verdes vienen de la energía y la minería

Schteingart advirtió que "el potencial para crecer no es el mismo entre los distintos sectores" y que "hay algunos complejos productivos en los que creemos que va a haber saltos cualitativos muy importantes", como en la energía y la minería.

"Hoy son dos sectores subaprovechados en Argentina, de la mano de Vaca Muerta, el petróleo offshore y el hidrógeno verde en el primer caso y del litio y el cobre en el segundo hay un margen importantísimo para crecer", subrayó.

Al respecto, sostuvo que "esos dos sectores van a permitir generar las divisas necesarias para que el crecimiento económico se sostenga en el tiempo y para descomprimir las tensiones macroeconómicas".

En ese marco, rescató que "son dos sectores que están entre los mejores pagos de la economía, bien federales (en minería más del 95% del empleo se da fuera del AMBA por ejemplo) y además pueden ser una palanca del desarrollo industrial, ya que demandan una densa red de proveedores, que queremos consolidar y ampliar".

A su vez "puntúan mal en género, son sectores masculinizados" dijo el funcionario para agregar que "en minería estábamos en 7% de mujeres unos años atrás y este año nos encaminamos a llegar al 10%, pero obviamente que es insuficiente", planteó.

Señalo como otros sectores donde "se avizora un crecimiento importante" al software, turismo, biotecnología, industrias de la salud o alimentos.

Estiman que la minería está en condiciones de recibir US$ 20.000 millones en inversiones directas
 

Por último identificó como sectores "muy incipientes" en los que "tenemos todo para crecer", a "los vehículos eléctricos, el cannabis medicinal o la acuicultura, donde tenemos un gran potencial por ejemplo con la trucha en la Patagonia Norte y con el pacú en el NEA".

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés