Lo que dejó 2016: Alfonso Prat Lenicov

04-01-2017
Compartir

por Juan Francisco Campodónico (*)

Una semana atrás se conocía la sorpresiva renuncia del Ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat- Gay, siendo reemplazado por Nicolás Dujovne en cuanto al Ministerio de Hacienda, mientras que en el de Finanzas asume Luis Caputo. Digo “sorpresiva” porque, si bien se rumoreaba un cambio de ministro en materia económica, el timing fue inesperado. Parece ser que el Gobierno tomó esta medida con el fin de que Prat-Gay se lleve con su persona todo el costo político de un 2016 para el olvido, aprovechando el factor psicológico de fin de año de “poder borrar todo lo que paso” y mirar hacia adelante, tal como cuando brindamos el 31 a la noche y nos proponemos metas para el año entrante. Esta estrategia supo ser usada 14 años atrás cuando la economía no daba abasto y necesitaba medidas urgentes e impopulares: de esta manera, el ministro de economía Jorge Remes Lenicov tras hacer todo el trabajo sucio y “bailar con la más fea”, fue sucedido por Roberto Lavagna. En esta oportunidad, el que asume ya con las políticas urgentes tomadas es Nicolás Dujovne.

En este artículo me gustaría repasar lo que dejó el 2016. Tras haber consumido el 25% del tiempo disponible, el Gobierno Nacional optó por tomar medidas necesarias y urgentes. Algunas de ellas son las siguientes:

Levantamiento del cepo cambiario

Arreglo con los holdouts para salir del default y acceder al mercado financiero internacional a tasas más bajas

Recuperación de las estadísticas (INDEC)

Construir una fuerte credibilidad del BCRA, sin tener dominancia fiscal

Reparación histórica de los jubilados

Bajar la inflación mensual

Sinceramiento de tarifas de servicios públicos

El blanqueo de capitales más exitoso de los últimos tiempos

Y sus consecuencias: Se mantuvo el mismo déficit fiscal (4,8% del PIB). Era la única manera de reducir el costo social de la desinflación. No había margen social para el shock.

Cayó la actividad económica, aunque hay signos de recuperación a fines de 2016. Si bien tocamos piso, es el mismo que en 2014

Como la actividad cayó, la recaudación también lo hizo. Sin embargo, pudo ser salvada gracias a la amnistía fiscal

Normalización del comercio exterior

Financiamiento vía deuda externa

Otro aspecto que me gustaría destacar es el mensaje político que recibimos hace una semana tras el anuncio de Marcos Peña. Efectivamente él es el jefe de Gabinete, jefe de ministros o como se suele llamar, el “superministro”, mientras que todos los demás son fusibles. No es menor este acto: Peña anuncio la renuncia de Prat-Gay mientras que el presidente Macri estaba de vacaciones.

Ahora que hay signos de recuperación, lo fiscal se pone en escena. Efectivamente, Nicolás Dujovne se va a enfocar en recortar el gasto con el fin de cumplir con las metas fiscales del Presupuesto de 2017. Así fue, en su conferencia de prensa anunció tres objetivos: bajar el déficit, subir el gasto de infraestructura y eliminar impuestos distorsivos.

Su primer medida fue eliminar la devolución del 5% del IVA para pagos con tarjeta de débito, siendo una política discutible, y en mi opinión no acertada debido a que funcionaba como incentivo a expandir el mercado financiero. Sin embargo, se entiende el objetivo de ir reduciendo el gasto, aunque parece ser que se concentrará en el detalle y no en el grueso.

En fin, con indicadores más prometedores y signos de recuperación de la actividad económica el nuevo ministro tendrá mayor margen de acción para concentrarse en lo fiscal, aunque no hay que dejarnos tomar por tontos: este año es electoral.

(*) Investigador en el Ieral de la Fundación Mediterránea.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés