El Economista - 70 años
Versión digital

dom 17 Oct

BUE 20°C

Versión digital

dom 17 Oct

BUE 20°C

La rentabilidad todavía preocupa a los estacioneros

03-03-2017
Compartir

Los sucesivos aumentos en el precio de combustibles que presionaron sobre la desinflación en curso y molestaron a más de uno dentro del Gobierno durante el año pasado y el comienzo de este no alcanzaron, sin embargo, a aplacar el reclamo de los estacioneros.

En un informe elaborado recientemente por la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines (CECHA), la entidad que agrupa a las estaciones de servicio alertó sobre la pérdida de rentabilidad que tuvieron durante 2016 y sobre el impacto negativo que tendría el cobro de comisiones por el 1% del total de los depósitos efectuados en efectivo, una iniciativa que prepararían los bancos de algunas localidades según notificaron algunas estaciones a CECHA.

La medida

La iniciativa, que se pondría en marcha a partir del primer día de marzo, pero que todavía no se dio, fue desmentida por el Banco Central, aunque a medias. Desde el organismo que comanda Federico Sturzenegger señalaron a CECHA que para comenzar a aplicar esa medida, los bancos deben primero comunicarla con dos meses de anticipación. “Nosotros tomamos esto como simplemente una prolongación del plazo, no como una desactivación de la iniciativa”, señaló Carlos Gold, presidente de CECHA, a El Economista. En función de eso, la entidad ya empezó a pedir reuniones con el titular del BCRA y con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, aunque todavía no recibieron respuesta alguna.

De acuerdo a cálculos de la confederación empresaria, el costo calculado sobre las estaciones de esta medida sería igual a un recorte de 10% en su margen de ganancias. “Las estaciones de servicio bajo ningún concepto pueden sufrir este tipo de comisión. Es imposible de aplicar esa medida en nuestro sector y vamos a tratar de desactivarla de cualquier manera”, repudió Gold.

En ese sentido, desde la confederación no descartan acudir a los tribunales en caso de que la medida se concrete. “En primer término, trataremos de adoptar la vía del diálogo, pero si bajo esa posibilidad no lo logramos, veremos alternativas de fuerza, como trasladarlo al precio o buscar una alternativa judicial”, aseguró. Además, no descartan una denuncia a la Comisión de Defensa de la Competencia, para que evalúe si existe un acuerdo entre los bancos para cobrar esa comisión.

El contexto

Las advertencias de la entidad, no obstante, se encuentran enmarcadas en un escenario más amplio de pérdida de rentabilidad. A lo largo del último año, el precio en surtidor de los combustibles creció 31% en promedio, con una inflación que avanzó en torno al 40%. Con el primer aumento de este año, de 8% en enero, la situación quedó más equilibrada, aunque no completamente, según advierten desde el sector. “Nuestra rentabilidad se encuentra rezagada y con el último aumento todavía no la cubrimos. Eso lo prueba el último informe sectorial, que muestra que un gran porcentaje del parque de estaciones de servicio del país hoy se encuentra bajo situación de riesgo”, señala, en ese sentido, Gold.

Del último informe sectorial de CECHA se desprende que mientras que el punto de equilibrio en materia de ventas para una estación de servicio era de 250.000 litros por mes durante 2016, hoy las estaciones están necesitando vender prácticamente 300.000 para mantenerse en equilibrio. El reporte, asimismo, marca que apenas 52% comercializan más de 250.000 litros por mes, mientras que el 48% no alcanza si quiera esa cifra.

¿Nuevo aumento?

Con este contexto de fondo, desde el sector no descartan un nuevo aumento en los próximos meses, luego del efecto de las paritarias. A mediados de febrero, el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, acordó con las autoridades de CECHA revistar los precios de los combustibles en todo el país cada tres meses, sobre la base de la evolución de variables como el tipo de cambio, el valor del crudo y la inflación.

“El problema es que ahora se avecinan las paritarias, que van a significar un impacto sobre los salarios, que son nuestro principal componente de gastos. Nuestra rentabilidad va a recibir un jaque”, remarcó Gold.

La próxima semana comenzarán las reuniones al interior del sector y con los gremios para comenzar esa discusión.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés