La región volverá a crecer, pero levemente

18-01-2017
Compartir

La Cepal no cree en rebotes. Para el organismo dependiente de las Naciones Unidas, la región volverá a crecer este año después de dos años de contracción, aunque lo hará en menor medida que la economía mundial, que a su vez también se expandirá a un ritmo bajo. Así se desprende del informe de Situación y Perspectivas de la Economía Mundial (WESP, por sus siglas en ingles), publicado ayer por el organismo que encabeza Alicia Bárcena.

El informe muestra que la economía global creció solamente 2,2% en 2016, lo que marca una contracción 0,7% superior a las estimaciones que hacía el organismo hace un año, pero además, la menor tasa de expansión del producto y del comercio de la crisis de 2009. “Desde 2012, el crecimiento del producto bruto global se ha expandido a un promedio anual de 2,5%, mucho menor que el de 3,4% observado en la década previa a la crisis mundial. El crecimiento menor al esperado en Japón, Estados Unidos y varios países de África, el Commonwealth y América Latina y el Caribe, contribuyeron a esta revisión a la baja”, explicó el reporte.

En ese contexto, la Cepal proyecta que el crecimiento global mejore moderadamente en los próximos dos años, al llevar la tasa de crecimiento a 2,7% este año y a 2,9% el próximo. Aunque la recuperación sería más lenta en la región.

Los números del Sur

Según se desprende del WESP, el PIB de América del Sur se contrajo en 2,3% como consecuencia de las “fuertes recesiones” que experimentaron Argentina, Brasil, Ecuador y Venezuela, y por la desaceleración del crecimiento en Chile y Colombia, solo compensados por Bolivia y Perú, que registraron un avance favorable gracias a que “han confrontado la fuerte desaceleración regional con un vigoroso consumo privado y gubernamental”.

Este año, en cambio, la región dejaría atrás la tasa de variación negativa para avanzar hacia “una leve recuperación económica en los próximos dos años”. “El crecimiento se estima alcanzará 0,9% en 2017 y 2% en 2018, y se espera que tanto Argentina como Brasil, las mayores economías subregionales, salgan de sus períodos recesivos. Sin embargo, se prevé que la recuperación sea restringida, especialmente en Brasil, ya que el creciente desempleo, la consolidación fiscal en curso y el mayor endeudamiento continúan afectando la demanda doméstica”, sostiene el reporte.

Mientras tanto, el crecimiento en México y América Central se mantendrá moderado, con una expansión proyectada del PIB del orden del 2,3% para este año y 2,2% para el próximo, por encima de los niveles de los países del sur pese a la “elevada incertidumbre” que generan “los bajos precios del petróleo, la débil producción industrial en los Estados Unidos y la estricta política monetaria y fiscal”.

Incertidumbres

Mientras tanto, como la mayoría de los informes en los últimos días, advirtió sobre el escenario de incertidumbre que abre la asunción de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, entre otros factores.

“El panorama de la economía global permanece sujeto a riesgos significativos de altibajos, con potencial de obstruir la modesta aceleración del crecimiento esperada para 2017 y 2018. Una incertidumbre considerable cubre tanto el sendero como el impacto de las acciones de política monetaria en los países avanzados”, señala el informe y agrega que “los efectos de introducir instrumentos de política monetaria no puestos a prueba (como las tasas de interés negativas en Japón y Europa” siguen siendo una incógnita. Asimismo, en América Latina y el Caribe, los principales factores de riesgo que marca son una desaceleración mayor a la esperada en China, la posible adopción de medidas proteccionistas por parte del nuevo gobierno de Estados Unidos y nuevas turbulencias en los mercados financieros fruto de tasas más elevadas a nivel global.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés