El Economista - 70 años
Versión digital

mie 19 Jun

BUE 14°C

“La recuperación será vigorosa y el crecimiento va a ser persistente

24 octubre de 2016

Entrevista a Walter Ramírez, Gerente de Research de Supervielle

En diálogo con El Economista, Walter Ramírez, gerente de research del banco Supervielle, explica porque tienen unas de las proyecciones de crecimiento más altas para 2017, analiza las recientes colocaciones en pesos y a tasa fija del Gobierno y cree que el crédito hacia el sector privado, que es muy bajo en el país, podría empezar a despertar. “Con tasas de interés que le ganan a la inflación y al dólar, los ahorristas incrementarán sus colocaciones en el sistema y esto se traducirá en mayor financiamiento a las empresas y dinamismo para la economía”, explica.

Para 2017, en la gerencia de research del Banco Supervielle esperan una tasa de crecimiento del PIB de 4%, algo por encima del consenso. ¿Cuáles son los drivers que ven?

Los factores que nos llevan a esperar una recuperación vigorosa son: 1) una mejora en la competitividad; 2) la ociosidad que se fue acumulando en los factores de producción durante los últimos cinco años (en el trabajo, disimulada en el aumento del empleo público y en el capital, evidenciada por la reducción de la utilización de la capacidad instalada); 3) la incipiente recuperación de Brasil; 4) la estabilización de los precios de las materias primas que exportamos (caen todos los años desde 2013) y; 5) el paulatino incremento de la intermediación financiera que esperamos se desarrolle a partir del año próximo.

¿Está únicamente relacionada la competitividad de la economía con el grado de depreciación del tipo de cambio real?

No, hay otros factores muy importantes que hacen a la competitividad de un país en los que tenemos mucho por mejorar. De hecho, basta con ver los resultados del índice de competitividad global que elabora el World Economic Forum. En el período 2015/2016, nuestro país ocupa el puesto 106 de un total de 140 países relevados. A nivel de la región estamos 16 de 22. Los aspectos relacionados con la competitividad en los que peor calificamos son instituciones, eficiencia del mercado de bienes y factores y desarrollo del mercado financiero. En todos estos aspectos el actual Gobierno inició un proceso de transformación. Desde este punto de partida, sólo se puede mejorar.

Hay un debate incipiente entre los economistas sobre la sustentabilidad del crecimiento y sobre si será un mero rebote cíclico o el puntapié de un proceso más sustentable y duradero. ¿Qué están viendo ustedes?

Vemos que el crecimiento que se avecina será persistente. Por supuesto esperamos movimientos cíclicos, pero serán más suaves por estar el crecimiento liderado por la inversión de largo plazo en un contexto de mejora en las condiciones de competitividad. A su vez, la reducción de la volatilidad en el ciclo permitirá incrementar la tasa de crecimiento de largo plazo por aumento de la inversión en un contexto menos riesgoso.

El Gobierno empezó a emitir deuda en pesos, a tasa fija y a plazos cada vez más largos. ¿Por qué es importante construir una curva soberana en pesos a tasa fija?

Tener una curva de pesos constituye una referencia para distintos analistas que desean hacer valuaciones de inversiones en moneda local y puede servir como un muy buen indicador de la evolución de las expectativas inflacionarias y cambiarias al compararla con la curva de CER y de dólares. Por último, la existencia de una curva de pesos puede habilitar a que las empresas emitan en la misma moneda en la que perciben sus ingresos y reducir el costo del endeudamiento al eliminar el riesgo de tipo de cambio en su deuda.

¿Qué dicen las tasas que convalida el mercado sobre las proyecciones que tienen los inversores para la macro?

Varios analistas dicen que el mercado “compró” la desinflación del BCRA? En la gerencia de research computamos el rendimiento convertido a pesos de los bonos del Gobierno. Para ello, utilizamos nuestras estimaciones de tipo de cambio, tasa Badlar e inflación. En este último caso, nuestras proyecciones coinciden con la banda máxima de los targets del BCRA. Los bonos en pesos, recientemente emitidos, ajustan casi perfectamente en la curva de rendimientos así calculada, lo cual significa que el mercado estaría “comprando” la desinflación a la que aspira el BCRA.

Para terminar, una pregunta más estructural sobre el tamaño del sistema financiero argentino. No es ninguna novedad que es muy pequeño. El Gobierno lo sabe y está haciendo cosas, por ejemplo bajar la inflación, para que crezca y se acerque a los niveles regionales. ¿Las perspectivas son buenas para agrandar el sistema o faltan incentivos para que eso suceda?

De acuerdo con un informe del Banco Mundial, en 2015, el crédito al sector privado sobre el PIB era en nuestro país de tan solo 14,3%. De un total de 190 países, Argentina estaba en el puesto 175 en esta variable. Para tener una idea de lo que sería un tamaño normal del sistema financiero, el promedio de los países de ingresos medio-altos tenía 114% de penetración del crédito en la economía. Entre otros factores, atribuimos esta situación al hecho de que, desde la salida de la convertibilidad, el país tuvo tasas de interés fuertemente negativas en términos reales. Esto ya está cambiando y es una condición necesaria para que se produzca la baja en la inflación. Con tasas de interés que le ganan a la inflación y al dólar, los ahorristas incrementarán sus colocaciones en el sistema y esto se traducirá en mayor financiamiento a las empresas y dinamismo para la economía.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés