El Economista - 70 años
Versión digital

mar 28 Jun

BUE 11°C
Versión digital

mar 28 Jun

BUE 11°C
Informe del IAE Mosconi

La producción de petróleo de 2021 fue 7,3% menor a la de 2011 y está en el mismo nivel que en 1991

En la última década la producción petrolera se redujo a un ritmo anual promedio de 0,8%. El gas sufre una declinación mayor: entre 2011 y 2021 cayó a una tasa anual de 6,1%.

La producción de petróleo de 2021 fue 7,3% menor a la de 2011 y está en el mismo
La producción de petróleo de 2021 fue 7,3% menor a la de 2011 y está en el mismo .
10-03-2022
Compartir

La producción total de petróleo en 2021 fue de 29,779 Mm3, 6,5% mayor a la registrada en el año anterior. La producción se encuentra en niveles bajos y es 7,3% inferior a la de 2011. 

  • Actualmente, los niveles de producción son similares al promedio entre los años 1990, 1991 y 1992. La producción de petróleo cae a una tasa promedio anual de 0,8% en la última década. 
  • En la última década la producción anual de petróleo disminuyó, respecto del año anterior, en 6 de los 10 años del periodo. 
  • Dentro de los cuatro años de crecimiento se puede observar que 2015 tuvo un virtual estancamiento de la producción mientras que en 2021 se explica por la recuperación respecto a la pandemia de 2020: la producción es solo 0,8% superior a la de 2019. 
  • Esto revela que en la última década hubo sólo dos años de crecimiento de la producción, los años 2018 y 2019, que coinciden con el abandono total de la política de “barril criollo” entendido como precio sostén o precio tope dado el caso. 

Informe anual de hidrocarburos en Argentina (Petróleo)
 

Todos los datos surgen del Informe Anual de Hidrocarburos en Argentina, que publicó el IAE Gral Mosconi.

La producción de petróleo convencional presenta una declinación crónica que se inicia en 1998, año en que la producción nacional petrolera alcanzó su máximo histórico con 49.148 Mm3 anuales. A su vez, la producción total de 2021 es 40% inferior a total producido en aquel año. 

En contraste, la producción no convencional muestra un importante crecimiento a partir de 2015 que, con las cuencas convencionales en caída ininterrumpida, explica el dinamismo de la producción total nacional. 

En el caso del gas natural, la producción en 2021 fue de 45.293 Mm3 y tuvo un aumento respecto al año anterior de 0,4%. La producción de 2021, sin embargo, es 0,5% inferior a la de 2011 y en la última década disminuye a una tasa promedio anual del 0,1%. 

Informe anual de hidrocarburos en Argentina (GAS)
 

Actualmente, la producción de gas natural es similar a la de los años 2000 y 2011, y se encuentra en un nivel 13% inferior a su pico histórico dado en 2004. En los últimos 10 años se observa una serie productiva con forma de “V”, con una tendencia decreciente hasta 2013 y una de inicio del crecimiento en 2014, que continuó hasta 2020. Aunque desde ese momento se encuentra prácticamente estacada hasta 2021. 

Por un lado, la producción de petróleo no convencional fue 40% superior a la del año anterior, presentando una tasa de crecimiento promedio anual entre 2015 y 2021 del 36,6%. Durante el último año, el incremento en este tipo de petróleo ha sido impulsada por el shale oil mientras se observa una disminución en la variante tight. 

La producción no convencional de petróleo creció a una tasa promedio anual del 36,6% entre 2015 y 2021

Por otra parte, la producción de gas natural no convencional fue 11,7% superior a la del año anterior, presentando una tasa de crecimiento promedio anual entre 2015 y 2021 del 21,4%. Durante el último año, el aumento en este tipo de gas ha sido explicada por un incremento en shale mientras hubo una reducción en el tight gas. 

La producción convencional de petróleo y gas natural, que representan el 67% y 52% del total producido de cada producto, declina con tasas del 4,6% y 6,1% anual en promedio, respectivamente, entre los años 2011 y 2021. 

Esta tasa de declino se aceleró en 2020 debido a una reducción por encima del promedio respecto del año anterior: 11,8% en petróleo y 8,8% en gas natural en aquel año. 

En 2021, las tasas de reducción respecto del año anterior se encuentran también por encima del promedio prepandemia: petróleo convencional se reduce 4,7% mientras que la de gas 8%. Esto indica que a partir de 2020 se aceleró la declinación anual de las cuencas convencionales de petróleo y gas natural. 

La producción de petróleo convencional en 2021 es 37,5% inferior a la de 2011, mientras que la de gas es 47% menor a la de aquel año y ambas declinan con tendencias de larga data con características estructurales. 

“En nuestra opinión la baja experimentada en la producción nacional de hidrocarburos se enmarca en un contexto de baja inversión en exploración de riesgo en las áreas convencionales, lo que se manifiesta claramente en una disminución de las reservas comprobadas, probables y posibles de petróleo y gas natural en las cuencas convencionales según los datos oficiales de la Secretaría de Energía”, señalan desde el Mosconi. 

  • Las reservas comprobadas de petróleo y gas se reducen en todas las cuencas con excepción de la Neuquina, que impulsa el crecimiento total. 
  • Las cuencas con mayores caídas en las reservas comprobadas de petróleo y gas son la del noroeste y la cuyana, con caídas superiores al 70% entre 2020 y 2020. 

En orden de importancia en la disminución le siguen la cuenca Austral y Golfo San Jorge. En 2020, las reservas comprobadas de petróleo fueron 4,5% menores a las de 2010, mientras que las de gas natural fueron 10,7% mayores que las de aquel año. 

Las ventas totales de gas natural tuvieron un aumento sostenido en la última década hasta 2018, momento en que marcó el máximo consumo en 10 años. En 2020 y 2021 la demanda fue 5,3% menor y 4,3% superior al año anterior respectivamente. Esto implica que no se logró recuperar los niveles de consumo prepandemia: la demanda es 1,2% menor a la de 2019 y 5,4% inferior a la de 2018, cuando se demandó el máximo de la década. 

Los subsidios 

Las transferencias corrientes nominales medidas en dólares corrientes sumaron US$ 10.874 millones y aumentaron 77,6% en el acumulado a diciembre de 2021 respecto del año anterior. Esto implicó mayores subsidios por un monto de US$ 4.756 millones explicado por los subsidios a CAMMESA que aumentaron 61% anual en dólares y ocuparon el 66% del total de las transferencias corrientes por conceptos energéticos. 

En cuanto a la tendencia histórica de los subsidios a la energía en términos anuales, el pico de subsidios se dio en 2014, con un total de US$ 19.876 millones. A su vez, en lo últimos diez años los subsidios acumularon US$ 134,187 millones, un monto que prácticamente triplica el préstamo otorgado por el FMI en 2018 y que excede holgadamente al promedio anual de reservas del BCRA en la década. 

Los programas relacionados a la producción de gas natural (Plan Gas No Convencional, el e Plan Gas y Plan Gas.Ar) han recibido transferencias por un total de US$ 10.461 millones desde 2013, momento en el que entraron en vigencia. 

En 2021 entró en vigencia el Plan Gas.Ar mientras hubo también transferencia por el Plan Gas No Convencional (Resol. 46). En conjunto, estos dos programas de incentivo vigentes sumaron US$ 1.125 millones con un aumento del 85% respecto al año anterior y tienen un peso del 10.3% sobre el total de las transferencias corrientes. 

El comercio exterior 

La importación de gas de Bolivia se redujo 12,8% entre 2020 y 2021, y es 33,6% superior a la del año 2011. 

En la última década la importación de gas natural por gasoducto aumentó 2,9% en promedio anualmente. La importación de Gas natural Licuado (GNL) aumentó 90,7% entre 2020 y 2021, mientras que en el último año fue 9,9% menor a la del año 2011. 

Es decir, bajo ese criterio, la importación de GNL se redujo 1% promedio anual en la última década. 

“Es importante destacar que las compras de GNL de 2021 presentan un nivel similar a las de 2011, pero se encuentran en un nivel 28% inferior a la media observada entre los años 2011 y 2018. En la suma del total del gas entregado a usuarios, 17,9% corresponde al gas importado (Ggas natural y GNL) totalizando compras al exterior por 8,266 MMm3”, detallaron desde el Mosconi. 

Entre 2011 y 2021 el monto total de exportaciones energéticas disminuyó 19,3%, lo cual implica una disminución promedio anual del 2,1% en el valor energético exportado de los últimos diez años. Por otra parte, las importaciones tuvieron una reducción absoluta de 37,4% en los últimos diez años y una disminución promedio anual del 4,6%. En 2021, las exportaciones crecieron significativamente menos que las importaciones: 45,1% y 121,3%, respectivamente, en relación a 2020. Esto resultó en un déficit comercial energético de US$ 628 millones.

En esta nota

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés