El Economista - 70 años
Versión digital

mie 08 Feb

BUE 29°C
Versión digital

mie 08 Feb

BUE 29°C

La producción de acero rebotó en febrero

14-03-2017
Compartir

La producción de acero crudo alcanzó las 305.100 toneladas, y así registró un incremento del 4,7% en febrero en relación al mes anterior. No obstante, aún el nivel de producción se mantiene 9,9% por debajo del registro de febrero de 2016, según datos relevados por la Cámara Argentina del Acero. La incipiente recuperación, que habrá que confirmar en los meses sucesivos, revela todavía volúmenes de producción bastante bajos.

En los últimos doce meses, febrero de 2017 fue el segundo peor mes en cuanto a la producción de acero crudo, sólo superado por el indicador de enero pasado. Por su parte, la producción de otros segmentos como hierro primario, laminados terminados en caliente, y aceros planos laminados en frío en el acumulado de producción de acero crudo en los doce meses que van de marzo de 2016 a febrero de 2017 versus el mismo período de 2015- 16, la caída llega a 17,8%.

Tímido entusiasmo

“Durante el mes se continuó afianzando el crecimiento de los despachos a los segmentos vinculados al agro y la construcción”, señala un comunicado de la entidad empresarial y aclara que durante febrero se incrementaron los despachos de productos siderúrgicos hacia sectores vinculados a la agroindustria, “mostrando un crecimiento sostenido que comenzó en 2016 y se espera se mantenga durante este año”. Como era de esperar, uno de los segmentos que reaccionó con mayor dinamismo es la fabricación de maquinaria agrícola, encabezada por cosechadoras, sembradoras, equipos de riego y accesorios.

También se advierten signos de mejoría en lo relacionado a la industria de la construcción, que “continúa mostrando un aumento constante, producto del desarrollo de la obra pública en las distintas provincias, si bien todavía no alcanza para darle impulso definitivo a los despachos de acero”. Aunque la construcción se está reactivando, el segmento que más crece es la de obras viales y saneamiento urbano, obras públicas que requieren menos volumen de acero.

La apuesta del sector está orientada a la recuperación de la producción automotriz y la industria de electrodomésticos. En el primer caso, aún no se vislumbran señales de reactivación. “Este sector (el automotriz)está muy ligado al comportamiento de la economía de Brasil, que acaba de cerrar dos años de retroceso significativo”, advirtió la Cámara.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés