El Economista - 70 años
Versión digital

dom 17 Oct

BUE 12°C

Versión digital

dom 17 Oct

BUE 12°C

La inflación mete presión y el BCRA subió la tasa de referencia a 27,75%

“El BCRA seguirá manteniendo un claro sesgo antiinflacionario hasta que la inflación núcleo quiebre los valores registrados y el proceso de desinflación converja hacia el objetivo de 2018”, dijo la entidad

25-10-2017
Compartir

Dos días después de las elecciones legislativas, el BCRA pudo hacer lo que no realizaba desde el 11 de abril: subir la tasa de interés de referencia, es decir, la del centro del corredor de pases a 7 días. Y lo hizo con fuerza: la subió 1,50 puntos y la llevó hasta 27,75% (estaba en 26,25%). Entre las principales justificaciones, el comunicado publicado ayer por la autoridad monetaria mencionó a la alta inflación de septiembre y al aumento de naftas también poseleccionario, que fue "superior al esperado".

No había margen para pensar en una baja, eso estaba claro. La inflación de 1,9% en septiembre y la suba de las naftas de alrededor de 10% de esta semana, a la que seguirán otros aumentos en electricidad y en gas, metían mucha presión. Por eso varios analistas esperaban incluso una suba y el BCRA dio una señal fuerte, que fue leída por algunos como una sobrerreacción.

Pero aun así sorprendió la magnitud del alza: 150 puntos básicos, repuntando contra las Lebac y superándolas (la Lebac más corta cerró a 26,50% la licitación de octubre y ahora los pases pasivos ofrecen 27% a los bancos). O al menos alineándose con la totalidad de la curva (las Lebac más largas cerraron al 27,35%).

Voz oficial

El comunicado de política monetaria que publicó ayer el BCRA fue revelador en varios puntos. Los principales fueron la lupa puesta sobre la alta inflación de septiembre, la dificultad para llevar a la núcleo a un ritmo aceptable y la declaración de una necesidad de avanzar sobre un sesgo más contractivo de la política monetaria. Pero tal vez el punto más llamativo fue el referido al aumento de combustibles, que le agregó más actividad a la dinámica de precios.

Entre las principales justificaciones, el comunicado publicado ayer por la autoridad monetaria mencionó a la alta inflación de septiembre y al aumento de naftas también poseleccionario, que fue "superior al esperado"

Sobre esta cuestión, Reconquista 266 afirmó: "Se conoció ayer un aumento en el precio de los combustibles superior al esperado, lo cual requiere que la autoridad monetaria induzca al resto de los precios a aumentar a un ritmo menor para compensar dicho efecto". Es decir, la intención es atacar sobre los precios de la núcleo, vía expectativas y reducción de la liquidez, para compensar el incremento de los regulados y convertir sus subas en relativas.

Pero además el comunicado se refirió al contexto: "El 12 de octubre se publicó el IPC Nacional del Indec. La variación de precios en el mes de septiembre fue de 1,9% para el nivel general y 1,6% para el componente núcleo. Con estos resultados, la inflación nivel general interanual ascendió a 23,8%".

Y ahondó respecto a la núcleo: "En reiteradas ocasiones el BCRA ha indicado que una mejor medida para evaluar el desarrollo de la inflación es la núcleo. En lo que va del año, la misma ha mostrado una leve tendencia decreciente, ubicándose en 1,6% promedio mensual durante el último trimestre. Sin embargo, la autoridad monetaria busca una desaceleración más pronunciada".

Y, aunque declaró registrar una desaceleración en las últimas semanas en las mediciones de alta frecuencia, concluyó: "Dados los shocks recientes, y la insuficiente velocidad de la desinflación, la autoridad monetaria concluyó que se requiere un sesgo más contractivo de su política".

Visiones

Para el director de Estudio Bein/ Eco Go y profesor de la maestría en finanzas de la UTDT, Federico Furiase, que en la previa venía vaticinando que el BCRA iba a mantener tasa de las Lebac y subir la de los pases para alinearlas, reconoció a El Economista que esperaba una suba algo menor. Y explicó: "Así el BCRA compra credibilidad, intentando anclar las expectativas de inflación de cara a las negociaciones paritarias que se avecinan y frente a la suba de tarifas pendientes".

El comunicado de política monetaria que publicó ayer el BCRA fue revelador en varios puntos. Los principales fueron la lupa puesta sobre la alta inflación de septiembre, la dificultad para llevar a la núcleo a un ritmo aceptable y la declaración de una necesidad de avanzar sobre un sesgo más contractivo de la política monetaria

Para Furiase, lo que hace la tasa de referencia con este movimiento es quedar en línea con la de las Lebac. Y en todo caso el gap de 0,50 punto entre los pases pasivos y la Lebac más corta es lo suficientemente acotado como para que la nueva decisión del BCRA no pegue en la actividad. Es decir, no se trataría tanto de una suba de la tasa sino de un alineamiento de la que estaba atrasada. "Gana credibilidad sin sacarle oxígeno a la recuperación económica", sostuvo.

Interesante discusión. El rector de UCEMA, Carlos Rodríguez, fue mucho más duro en Twitter: "Tasa a 27,75%. Los financistas felices. El país paga. Sin palabras. A mí me parece que están agotando la casi nula credibilidad que quizá les queda. Manotón de ahogado. Más deuda. ¿Para qué diablos sirve la credibilidad de Sturzenegger? Sale carísima. Y obviamente nadie le presta atención, dice inflación  de 10% y la gente le contesta de 25%. Su jueguito nos sale muy caro".

Por su parte, el analista del Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), Daniel Schteingart, se refirió al supuesto sesgo contractivo para el consumo y para la actividad de la suba de tasas y fue en contra de la intuición generalizada: "Es al revés. La suba de tasas aprecia al tipo de cambio, quita presión a los precios, recompone el salario real y sube el consumo".

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés