El Economista - 70 años
Versión digital

mar 21 May

BUE 13°C

“La inflación está en 16% y la recesión está quedando atrás”

09 noviembre de 2016

El ministro de Hacienda y Finanzas Públicas, Alfonso Prat-Gay, tuvo ayer un día muy activo en cuanto a disertaciones ya que, además de la exposición de los lineamientos principales del Presupuesto 2017 frente a los senadores de la Comisión de Presupuesto y la reunión tempranera con sus colegas del gabinete y el Presidente, también habló en la 50° Asamblea Anual de la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban).

En ese marco, dijo que el segundo semestre ya llegó, que la inflación anualizada de los últimos tres meses está en el 16% (por debajo, incluso, de las metas oficiales para 2017) y que el año que viene se dará el mayor crecimiento de los últimos seis años.

“El año que viene vamos a volver a crecer, y si crecemos al 3,5%, como es nuestra estimación en el Presupuesto, va a ser el mejor año de los últimos seis. Algunas fuerzas han revertido su dinamismo en los últimos meses. La obra pública, que tuvimos que frenarla en el primer trimestre más por cuestiones éticas que financieras; Brasil; el dinamismo del campo y la recuperación del poder adquisitivo del salario, que es la contracara de la baja muy fuerte de la inflación”, repasó el titular de Hacienda. La gestión Profundizando respecto a la lectura que hace de la gestión del Gobierno para estos primeros diez meses, afirmó: “La transición es compleja, pero vale la pena el esfuerzo, porque estamos sentando las bases de un régimen más inclusivo. La alternativa hubiera sido un ajuste feroz en el gasto, en un proceso de recesión como el que heredamos” Además, dijo: “Hay medidas que hubiéramos preferido no tomar, pero después de un primer semestre dificultoso, las cosas se van acomodando”. Entre las cuestiones que se van acomodando, detalló, se encuentra el camino de desaceleración que se viene verificando en la inflación en los últimos meses, más allá de que esa desinflación según los indicadores de incrementos de precios generales muestre ciertas volatilidades, con una núcleo más firme y sostenidamente hacia la baja. “En los últimos tres meses, agosto, septiembre y octubre, la inflación mensual será del 1,5%. Si se lo traslada al año, da 16% anualizado, que es menos que lo que prometimos para el año próximo. Esto indica que (la política de desaceleración de la inflación) está funcionando y que lo que dijimos está sucediendo”, expresó.

Volver al mundo

Además, Prat-Gay se refirió a la intención manifiesta del actual Gobierno de reinsertarse en el mundo, es decir, en los mercados financieros y comerciales. Al respecto, el ministro afirmó: “Buscamos reinsertarnos inteligentemente al mundo, reconstruir los vínculos que fueron desapareciendo. Tenemos vocación de ir integrándonos y de ir suturando heridas, ir reconectándonos”.

Y luego profundizó respecto a la idea de que la clave para lograr esa reinserción tenía como punto de partida el arreglo con los holdouts, concretado en abril. “La salida del default no es un fin en sí mismo. Es un punto de partida. El caso más resonante es la deuda en litigio en Nueva York, por unos US$ 20.000 millones. Fue lo que nos abrió la puerta a muchas de las cosas que suceden hoy”, dijo. Aunque luego sostuvo: “Los default fueron múltiples. Tuvimos el del 2001, que la gestión anterior no resolvió y extendió durante quince años; también hubo un default del default, y otro default con los jubilados, quizás el más importante. El Gobierno anterior hacía caso omiso de sentencias de la Corte Suprema, y la estrategia era dejar de pagar”.

Y luego abundó respecto al dato recientemente publicado, que da cuenta de los pagos por US$ 47.000 M en deudas contraídas previamente al ingreso del Gobierno, y que generó una interesante polémica con su antecesor en el cargo. Dijo: “La cancelación de deudas en atraso acumula la cifra de US$ 47.000 millones y no son deudas de esta administración sino de gobiernos anteriores, y algunas eran deudas que el Gobierno anterior hizo todo lo posible no sólo por no pagar sino por ocultar. Son casi 10 puntos del PIB, imposibles de atender si no hubiésemos recuperado el acceso al crédito”.

La ley de leyes

Además de afirmar que su proyección indica que la inflación del 2017 podría estar incluso por debajo de los niveles que se planteó el Presupuesto, y el BCRA primero, para el año que viene como una meta, el ministro se refirió a un aspecto que considera fundamental: la búsqueda de transparencia tanto en la confección del proyecto de ley como en los datos que brinda el Indec para formularlo y controlarlo. “Este Presupuesto es importante por el esfuerzo que está poniendo el Poder Ejecutivo en igualar la interpretación de los números con la realidad. Hoy hay un Indec que nos dice las cosas como son, aunque a veces no nos guste, pero que da la certeza de saber dónde estamos parados”, afirmó. Además, aseveró: “Se dejó de estimar de menos los ingresos y de más los gastos para tener una mayor amplitud en el manejo de la cuestión presupuestaria”.

Respecto al flanco fiscal, sobre el que su gestión recibe muchas críticas, indicó: “Se acordó con las provincias un reglamento fiscal que permita ir de a poco y de manera gradual hacia la disciplina, ya que el punto de partida es el de un déficit excesivamente alto. No lo podemos eliminar de un día para el otro. Debemos atender una serie de cuestiones y no está en nuestro espíritu el ajuste ni bajar el gasto en medio de una recesión”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés