La Fed sigue estimulando

Causas y consecuencias de su decisión

20-09-2013
Compartir

El Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) sorprendió a todos: en su reunión realizada el pasado miércoles 18 decidió mantener la tasa de interés de referencia en su mínimo nivel histórico y continuar inyectando US$ 85.000 millones mensuales a la economía. De ese total, US$ 45.000 millones se destinan a títulos respaldados por hipotecas (MBS, en inglés) y los restantes US$ 40.000 millones a títulos del Tesoro de largo plazo.

El mercado, montado sobre las palabras del titular de la Reserva Federal de junio pasado, esperaba una reducción (tapering, en inglés) de alrededor de US$ 10.000 millones de ese monto. “Los inversores se habían convencido a sí mismos de que, pese a los flojos datos macro, el tapering se llevaría a cabo, pero la decisión de la Fed fue consistente con la vinculación de la política monetaria con los datos económicos que ha marcado desde hace algún tiempo”, opina la consultora Research for Traders. Pero finalmente se pospuso.

Sin embargo, muchos analistas tienen una visión crítica. “En comparación con lo que realizó durante los últimos años, la Fed está haciendo un pésimo trabajo a la hora de comunicar”, le dijo Germán Fermo, director de la Maestría en Finanzas de la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT), a El Economista. “Estuvo casi dos meses hablando de 'tapering' y finalmente no hizo nada, lo que llevó a una reversión de las posiciones de inversión que se habían hecho sobre las especulaciones que realizó la propia Fed. Está generando más volatilidad de la que debería”, añade. La adopción de una política monetaria menos expansiva ya había sido descontada por el mercado y el precio de los activos. Drew Matus, economista de UBS, fue más allá: “En el futuro, es probable que la Fed se arrepienta de haber desaprovechado esta oportunidad de empezar a reducir los estímulos”.

Otros, en cambio, dijeron que la decisión fue certera porque la economía real sigue muy débil y que se evitó repetir la prematura salida de 1937.

Rango de proyecciones de la Reserva Federal

2013                       2014                                 2015

Crecimiento (% del PIB) 2% y 2,3%             2,9% y 3,1%                3% y 3,5%

Tasa de desempleo 7,1% y 7,3%          6,4% y 6,8%               5,9% y 6,2%

Los motivos

El motivo, explicó Bernanke en la conferencia de prensa que suele brindar pocos minutos después de que se conozca la decisión, se cimentó en el hecho de que la economía y el empleo no crecen al ritmo deseado y que no se vislumbran presiones inflacionarias. El pleno empleo y la estabilidad de precios son, precisamente, los dos objetivos de la Fed. Otro motivo, apunta el especialista Tim Duy, es la suba en las tasas hipotecarias y la posibilidad de que haya una fuerte retracción fiscal, producto de la falta de acuerdos en el Congreso, que ahogue la recuperación. Es que, con sus palabras de junio, la Fed ya había ajustado la tasa a diez años del Tesoro a casi 3% anual, probablemente mucho más de lo que hubiera querido.

Emergentes festejaron

“La decisión fue una buena noticia porque dilata el disciplinamiento que alguna vez van a tener que sufrir los emergentes”, apunta Fermo. “Creo que el cambio iniciado en junio pasado seguirá, pues eventualmente las tasas van a subir y el dólar se va a apreciar, pero ese proceso bajó un cambio el miércoles pasado”, añade. En el corto plazo, y hasta la próxima reunión, habrá menos presiones devaluatorias sobre sus monedas y alzas en sus títulos de renta fija.

Recuadro: La incógnita sucesoria

Otra de las novedades relacionadas a la Fed es que Larry Summers, uno de los economistas más escuchados por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, bajó su candidatura para reemplazar a Bernanke en enero de 2014. Era uno de los favoritos para sucederlo. Según los especialistas, este escenario aumenta las chances de que Janet Yellen, actual número dos de Bernanke, se convierta en la primera mujer en liderar el principal banco central del mundo. Sin embargo, hay quienes creen que Donald Kohn y Roger Ferguson son competidores serios. Por último, algunos (pocos) creen que Obama incluso podría pedirle a Bernanke que se quede al frente del Fed durante otro mandato.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés