"La esencia del modelo continuará"

3 preguntas a Hernán del Villar.

14-09-2011
Compartir

Se presume que el Gobierno que saldrá muy fortalecido el 23 de octubre.  Esto permite presumir que no habrá muchos cambios en la política económica (¿para qué cambiar algo que dio réditos políticos?).  ¿Cree que es así o que habrá cambios? ¿En qué áreas?

La esencia del modelo continuará: impulso al consumo interno, gasto público elevado, creciente intervención del Estado, incentivos a la inversión. Pero entendemos que el gobierno visualiza la necesidad de cambios ante las evidencias que surgen del achicamiento del superávit comercial, de la disminución de las reservas internacionales, del deterioro de las cuentas fiscales, del aumento de la salida de capitales y del desequilibrio entre la oferta y demanda energética. Deberíamos esperar un aumento relevante en las tarifas públicas preservando al segmento de bajos ingresos, acceso gradual a los mercados de deuda,  mayor financiamiento de la inversión a tasas subsidiadas, mayor ritmo devaluatorio y tasas de interés más elevadas.

El Gobierno no ha hecho muchos esfuerzos en bajar la inflacion; más bien, su objetivo fue y es bombear la demanda.  ¿Cree que después de diciembre habrá más esfuerzos en bajar la nominalidad?

El Gobierno entiende el impacto negativo de la inflación aunque no ha sido un foco prioritario de su gestión. Deberíamos esperar un intento de bajar la tasa de inflación en 2012 sin una política ortodoxa agresiva y en el marco de una estrategia gradualista. El eje de la política debería ser un acuerdo salarial no superior al 20% para el año próximo con un mayor acompañamiento de las políticas fiscal y monetaria. Permitiría hacer frente a la inflación por expectativas e inercial.

La urgencia económica que había en 2002-2003 ya no existe.  El desempleo bajó sustancialmente (junto a la pobreza) y se ha recuperado el salario real (se saldó gran parte de la deuda social).  ¿Cuáles deberían ser ahora los temas centrales de la agenda económica?

El Gobierno sabe que la pobreza continúa en niveles muy elevados (claramente por encima del 20%) más allá de lo que dicen las estadísticas oficiales, por lo tanto la prioridad continuará estando allí. Para ello, en el corto plazo, habrá que darle sustentabilidad a la política económica para que el país pueda continuar creciendo, generando empleo y recursos fiscales para asistir a los segmentos más desprotegidos.  Para el mediano plazo hay que concentrar esfuerzos en la inversión en educación.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés