El Economista - 70 años
Versión digital

sab 24 Feb

BUE 20°C
Informe de Analytica

La economía de Milei: sectores ganadores y perdedores

La nueva configuración de precios relativos operará en favor de los sectores resilientes a la competencia externa y/o que son capaces de producir a escala internacional.

Javier Milei
Javier Milei EE
30 enero de 2024

El nuevo régimen macroeconómico que está construyendo Javier Milei generará nuevos ganadores y perdedores. Así lo asegura un nuevo informe de Analytica Consultora.

La desregulación, sumada a los fuertes cambios de precios relativos (tipo de cambio, tarifas, salarios), implica "una marcada reasignación de recursos en un camino hacia una economía más abierta, con una producción orientada hacia la exportación en detrimento del mercado interno". 

Ese pretendido cambio de régimen, dice el reporte al que accedió El Economista, "beneficiará a los sectores agropecuario, minero, energético, de servicios profesionales (software) y algunos fabriles integrados como la industria de base (aluminio, siderurgia)". 

Entre los perdedores, en tanto, "aparece el resto de la actividad industrial, el comercio y la construcción, por su fuerte inclinación al mercado interno". 

"La producción del sector primario, que durante el mandato de Mauricio Macri subió 0,8% y durante el de Alberto Fernández cayó 5,1%, vivirá un escenario de mejora entre 2024 y 2027 por el incremento de las exportaciones debido a la necesidad de acumular reservas internacionales a través de un tipo de cambio competitivo" 

"Por su parte, la industria, que cayó 13,4% entre 2015-2019 y aumentó 10,3% entre 2019 y 2023, tendría un desempeño mixto en los próximos años. Por el lado de los precios, la competencia presionará sobre los márgenes, pero la disponibilidad de insumos importados de calidad reducirá los costos. Asimismo, respecto a las cantidades, la contracción del mercado interno presionará sobre la demanda y condicionará a los sectores industriales sin posibilidad de inserción internacional". 

  • "A su vez el comercio, que cayó 11,5% con Macri y escaló 14,4% con Fernández, se verá perjudicado por la caída de la masa salarial aunque beneficiado en parte por la afluencia de productos finales importados de menor precio".

"Dentro de los servicios, que treparon 1,3% con Macri y 0,2% con Fernández, habría un cambio en la composición de los demandantes. Los residentes se verían afectados por la baja en la masa salarial, pero los no residentes resultarán beneficiados por el tipo de cambio alto. Esto podría dejar 'neutral' al turismo, por ejemplo, pero golpeará fuertemente a la construcción, que acusará la caída de los salarios y la reducción de la obra pública. No obstante, el sector puede sostener cierto nivel de actividad dado que continuará canalizando parte del ahorro de los argentinos ante el aumento de la inflación", dice Analytica.

"Creemos que la nueva configuración de precios relativos operará en favor de los sectores resilientes a la competencia externa y/o que son capaces de producir a escala internacional. Es decir, los transables. Dentro de ellos, se destacan el agro, la minería, la energía y algunos sectores fabriles integrados como la industria de base (aluminio, siderurgia) o productores de bienes finales (automotriz). Las ventas al exterior se verán incentivadas por la mejora del tipo de cambio, un simple mecanismo de precios. Los efectos de la crisis sobre el mercado de trabajo reforzarán también la merma en el consumo por la pérdida de masa salarial. Los puestos laborales caerán", añadieron. 

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés