El Economista - 70 años
Versión digital

dom 17 Oct

BUE 15°C

Versión digital

dom 17 Oct

BUE 15°C

“La economía crece poco”

"Y es básicamente una aceleración que viene de la mano de la obra pública", agregó Marina Dal Poggetto

21-07-2017
Compartir

Entrevista a Marina Dal Poggetto Directora del Estudio Bein (EB)

El Economista dialogó con Marina Dal Poggetto, economista y directora del Estudio Bein (EB), sobre su visión de la coyuntura.

¿Cómo está la economía en víspera de las elecciones?

Es una economía que viene creciendo poco. Hizo piso en el tercer trimestre del año pasado. Creció muy lento en el cuarto y se aceleró un poquito en el primero de este año. Pero es básicamente una aceleración que viene de la mano de la obra pública. El resto de los componentes viene lento. Las importaciones le ganan a las exportaciones y el consumo viene difícil de medir. Hay algunos sectores muy ganadores, como la venta de autos y motos e incluso la de electrodomésticos. Y hay algunos sectores muy rezagados, como los textiles, los juguetes y el calzado. Esos están cayendo. E incluso lo que es alimentos y consumo masivo está también cayendo. Hay dificultades para medir cuánto están cayendo, porque no sólo hay un cambio en las modalidades de consumo sino también dentro de los propios share. Los productos que subieron menos de precio ganan share respecto a otros que subieron más de precio. De alguna forma, entonces, la política monetaria del BCRA está teniendo impacto, no sobre la inflación, pero sí sobre los precios, generando cambios en el share. Las estrategias de las compañías para manejar sus precios, en una situación de presión de costos muy alta, de la mano de las tarifas y las paritarias, que fueron por encima de lo que quería el BCRA, son en algunos casos virtuosas, con aumento de la productividad, como la robotización, que por un lado aumenta el potencial y por otro el desempleo, o tenés otras como el aumento de la importación, para abaratar costos. O incluso hay algunas estrategias tienen que ver con la informalidad.

¿Es crítica de la política del BCRA en ese sentido?

La inflación este año bajó a la mitad que el año pasado, que terminó en la zona de 40% y con picos de 45%. Este año va a terminar en la zona de 22% o 23%. El BCRA dice que si la meta no hubiese sido 17% habría terminado más arriba. La verdad que es contrafáctico. Este año volviste a tener aumento en las tarifas. Pero a diferencia del año pasado el dólar jugó a favor. Y eso tuvo que ver básicamente con la política monetaria, con la tasa de interés jugando sobre el valor del dólar. Después en el último mes y medio tuviste un corrimiento sobre el tipo de cambio y te pone todo a prueba, a ver cuánto es el traslado a precios de la devaluación. Y la expectativa del BCRA es que sea bajo. Bueno, ahora estamos todos mirando la inflación de julio, que va más para 2% que para 1% y pico, como en los últimos meses.

De todas formas, el proceso de desinflación se reiniciaría a partir de agosto?

En agosto, septiembre y octubre no va a haber tarifas. En agosto te vuelven a pegar las prepagas y los taxis en la CABA y en septiembre otra vez prepagas. Seguramente la inflación va a estar abajo de la de julio. Después de octubre tenés tres aumentos pendientes: transporte, que pesa mucho en el índice; gas y electricidad. Difícilmente la inflación vuelva a la zona del 1% en el último trimestre. No sé si va a estar arriba del 2% como en febrero-abril. La verdad es que el proceso de desinflación es complicado cuando convive con aumentos tarifarios cada seis meses.

¿Y el nivel de actividad cómo lo ve?

Muy dispar. La obra pública está agregando por el lado de la construcción. Del lado del consumo viene muy dispar. Lo que tenés es que la política monetaria está teniendo efectos en generar ahorro en la economía. Ahora, ese ahorro se va a la compra de dólares, que en parte vuelven vía Letes a financiar al Tesoro y en parte va a la compra de Lebac. Entre Lebac y Pases hay 10 puntos del producto. O sea, el aumento del ahorro fue todo al BCRA y el crédito del sector privado cayó 2,5 puntos del producto si se lo compara con 2015. Es decir: la política monetaria ha tenido efectos en el nivel de actividad.

¿Cómo van a operar las elecciones en la economía?

Los mercados no te preguntan por los fundamentos: de hecho los fundamentos se deterioraron y tenés más déficit fiscal y más déficit de cuenta corriente. Del lado de la economía real tenés que la distorsión de precios relativos sigue siendo muy fuerte. Quedaste a mitad de camino. Y la verdad es que hay sectores que tienen rentabilidad, como el agro, los sectores de tarifas que están recibiendo precios, algunos sectores de la minería...pero hay sectores que no tienen viabilidad económica en este nuevo juego. Entonces las inversiones van a depender de la gobernabilidad pero también de la rentabilidad y hoy con los precios relativos es difícil proyectar a mediano plazo, más allá del BCRA que te asegura que va a bajar la inflación. Pero no se sabe con qué valor del dólar, con qué tarifas. Es difícil pensar en que haya una lluvia de inversiones que compense una menor dinámica de consumo.

¿Cree posible que se encare una reforma tributaria el año que viene?

Ahí tenés un problema porque hoy la presión impositiva te hace inviables algunos sectores. Y una estrategia para sobrevivir es la economía informal. Al mismo tiempo tenés una incompatibilidad para bajar impuestos que tiene que ver con el agujero fiscal. Estás prometiendo bajar impuestos y en simultáneo bajar el déficit fiscal 2 puntos del producto. Este año la meta es 4,2% pero tenés 0,8 de ingresos del blanqueo. O sea, tenés que bajarlo de 5% a 3,2%. ¿Cómo hacés para bajarlo si al mismo tiempo querés bajar la presión impositiva? Requerís de una serie de consensos que van más allá de ganar la provincia de Buenos Aires.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés