El Economista - 70 años
Versión digital

dom 23 Jun

BUE 14°C

La crisis en Brasil continúa su curso

Se agrava la recesion

14 diciembre de 2015

La tormenta perfecta que azota a Brasil sigue arreciando y no hay señales de que el Sol volverá a salir en el corto plazo. La principal economía de la región no muestra señales de recuperación en el corto plazo y eso afecta a todos sus vecinos. Según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), el PIB cayó 1,7% en el tercer trimestre en comparación con el segundo trimestre, es decir, una caída de casi 8% anualizada. La encuesta Focus, realizada semanalmente por el Banco Central de Brasil (BCB) entre cien analistas, presagia que el PIB caerá 3,5% en 2015 y que la recesión seguirá en 2016, cuando la economía se contraería 2,31%. Se trata de una de las peores crisis económicas de Brasil en los últimos cien años. “El desplome en el nivel de actividad obedeció a un conjunto de factores. A nivel internacional se han conjugado tanto el colapso en el precio de las commodities como la salida de capitales de los países emergentes (situación que podría agravarse  con la inminente subida de tasas por parte de la Fed). Simultáneamente, el escándalo de corrupción de Petrobras, que se extendió prácticamente a todo el sistema político, erosionó la confianza de la sociedad brasileña. Asimismo, la abrupta devaluación del real durante este año, la inflación (superior al 10% anual) y el deterioro del mercado de trabajo (con el desempleo escalando hasta casi 8%) están minando lo que supo ser el mayor logro del Partido de los Trabajadores, la inclusión de 40 millones de personas a la clase media. Esto se ve reflejado en el consumo privado que en el tercer trimestre tuvo una contracción interanual del 4,5%. A su vez, sin que tuviese casi otra opción, el Gobierno se ha lanzado a un fenomenal ajuste en un intento de sanear las cuentas públicas, lo cual agudiza la caída y obviamente ha hecho colapsar la imagen positiva de Dilma. Por si todo esto fuera poco, avanza el pedido de impeachment contra la Presidenta. En suma, nuestros vecinos están sumergidos en un cóctel de declinación y convulsiones cuyo final no se avizora”, analiza Federico Muñoz. La crisis não tem fin.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés