El Economista - 70 años
Versión digital

mie 08 Feb

BUE 30°C
Versión digital

mie 08 Feb

BUE 30°C

“La apertura nos va a llevar puestos”

02-03-2017
Compartir

Entrevista a Omar Sereno, Ministro de Trabajo de Córdoba

Los últimos datos del Ministerio de Trabajo de la Nación muestran que Córdoba tiene 506.363 trabajadores registrados y que en el último año esa provincia logró sortear ?no sin dificultades? la ola de despidos que azotó el país. De hecho, la variación anual del empleo total (contrastando diciembre de 2016 con el mismo mes del 2015) fue de 0,2%, lo que muestra un incremento de 1.254 trabajadores. En diálogo con El Economista, el ministro de Trabajo cordobés, Omar Sereno, explicó cual fue la estrategia del gobierno provincial para contener los despidos y anticipó sus pronósticos para este año.

¿Cómo ha visto el panorama laboral en la provincia durante el último año?

La provincia de Córdoba tiene una matriz productiva muy amplia, muy diversificada y muy dinámica. Tenemos un fuerte sector industrial, una dinámica actividad en la construcción, turismo, actividad en el campo, y a cada uno de esos sectores les ha ido distinto. Sin embargo, está claro que el modelo económico, el ajuste de la economía, el reordenamiento tarifario que pegó fuerte, la recesión y el impacto de la influencia externa al sector que más fuerte le pega es al informal, porque es el que menos posibilidades tiene de cubrirse de todos los desequilibrios. Esto es un fenómeno de toda la Argentina y Córdoba no escapa: tenemos entre el 35% y el 37% de trabajo dependiente no registrado. También hay que agregarle un sector de la actividad productiva que no son trabajadores dependientes sino cuentapropistas, monotributistas, pequeños comerciantes, que también están en una situación de profunda informalidad y precariedad.

¿Y en las actividades formales?

Un sector que anduvo relativamente bien dentro del contexto general fue el de la maquinaria agrícola, que es muy fuerte en el sur de la provincia. No verificamos en ese sector despidos y suspensiones. El campo y sus servicios asociados han estado dentro de una razonable tasa de actividad. Un sector complicado es el automotriz,que es muy fuerte en Córdoba y Gran Córdoba. Las dificultades, en su gran dimensión, son por el impacto negativo que provoca Brasil, por la dependencia que tiene. No ha habido despidos masivos pero sí suspensiones, que tratamos de que sean rotativas, y se ha buscado como canal alternativo para achicar las dificultades los despidos voluntarios. También ha habido una fuerte caída en el sector de comercio por la retracción del consumo. El Ministerio de Trabajo ha colaborado permanentemente, tratando de hacer una retención del empleo en la medida de lo posible para que no se produzcan masivas pérdidas de puestos de trabajo, que tienen un impacto social negativo, que tienen sin duda una reacción gremial, una mala prensa y generan un clima social muy complejo.

¿Cree que lo han logrado?

Sí, lo hemos logrado. No ha habido despidos masivos. Nosotros creemos que el equilibrio lo hace el rol del Estado, así como la justicia social también la define el Estado. El mercado está fantástico, es decir, si no hay mercado no hay economía, pero pensar que el mercado solo va a ordenar a través de los mecanismos de la oferta y la demanda nos parece que no alcanza. Por eso hemos gestionado durante el año pasado 58 procedimientos preventivos de crisis de empresas en Córdoba capital y hemos gestionado unos 18 procedimientos en el interior. En ninguno de esos procedimientos ha habido despidos. Hemos intentado que se logren acuerdos para que los sindicatos y las empresas salgan adelante con algún mecanismo de ajuste, de acomodación, que puede ser suspensiones, reducciones de jornadas, pago fraccionado de los salarios. La mayoría de esos procedimientos correspondieron a los sectores industriales, en particular al complejo automotriz y autopartista. Además, en Córdoba creamos una figura: cuando verificamos que se han producido despidos invocando causales económicas que ameritan que se inicie previamente el procedimiento preventivo de crisis de empresas y que no lo han hecho, se realiza una declaración de ineficacia y nulidad administrativa para que esos despidos no valgan y que las empresas se vean compelidas a reincorporar al personal y llamar a los procedimiento de negociación con el sindicatos.

¿Cuáles son los sectores que cree que tienen mayores posibilidades de desarrollo este año?

Un sector que tiende a recuperarse lentamente y tal vez en algún momento va a cobrar aceleración es de la construcción, que había caído mucho. Tanto el sector del emprendimiento privado ?countries, edificios, propiedad horizontal, grandes superficies? como en la obra pública. Córdoba estuvo durante 10 años sacada del mapa de la república Argentina por el kirchnerismo, que prácticamente no bajó partida presupuestaria para la obra pública. En esta nueva etapa, por la buena relación con el Gobierno Nacional desde el punto de vista institucional, la posibilidad de tomar crédito internacional a una buena tasa ?el gobernador de Córdoba (Juan Schiarretti) hizo un acopio de crédito internacional colocando deuda en el exterior que ha permitido hoy tener un reservorio de recursos para volcar a la obra pública-- más los presupuestos de la provincia nos están llevando a poner en marcha un ambicioso plan de obra pública. Si a esto se le suma que el sector privado vuelve a invertir, seguramente vamos a tener en el transcurso de este año una recuperación del sector.

¿Qué efecto cree que puede tener en el empleo la quita de aranceles para la importación de productos tecnológicos?

La apertura indiscriminada de la economía nos va a llevar puestos. El objetivo es bajar los costos internos, pero en la práctica eso no siempre se logra y puede terminar provocando un efecto negativo. Creo que hay que buscar un equilibrio. Hay cuestiones que se pueden hacer internamente y por sectores buscando la competitividad para reducir una serie de factores distorsivos nuestros que quitan rentabilidad y no sólo apelando a la apertura de la economía. En algún sector puede que la competencia sirva, pero como regla general puede provocar el desastre alguna rama de la industria. En el calzado por ejemplo, ya se perdieron en la provincia 4.000 puestos.

¿Cómo se desarrolla la paritaria docentes?

No es una discusión sencilla. El sector docente ha marcado una postura muy dura, con dos componentes: una la posición ligada a la recuperación del salario por los efectos de la inflación pasada, otro relacionado con un cambio en las reglas de diálogo a partir de que este año no va a haber paritaria nacional, lo que agrega un elemento de conflicto que dificulta la negociación. El gobernador ha dicho que la oferta va a tratar de acompañar la inflación y cuidar el salario docente, pero en función de las posibilidades de recaudación de la provincia. El resto de la administración pública ya está negociando y me parece que tienen mas flexibilidad. En los próximos días veremos cuál es el modelo de negociación: si el de la gobernadora (bonaerense, María Eugenia) Vidal o el de los bancarios, que es el otro referente más inmediato que tenemos.

¿Respecto a la paritaria privada, cree que los aumentos podrían mantenerse bajo el techo del 20% que pretende el Gobierno?

El sector privado en general ha ido más arriba de las pautas oficiales que se han trazado al comienzo de cada ciclo de negociación paritaria. De todos modos me parece que es un gesto de responsabilidad que el salario sea suficiente como para cubrir las necesidades pero que tampoco genere mayor distorsión o alimente la inflación. Me parece que acá tiene que haber una cuota de anticipación inteligente de los ministerios de Trabajo tratando de sostener el diálogo, propiciando fórmulas conciliatorias razonables, analizando los sectores con los papeles en la mano.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés