La actividad ya rebotó: noviembre creció 1,4%

27-01-2017
Compartir

por Mariano Cúparo Ortíz

Los datos oficiales de actividad de noviembre confirmaron el rebote de la economía, tras la dura caídaqueseregistróenelacumulado del 2016: el Indec publicó el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) del anteúltimo mes del año, que dio una mejora en la comparación desestacionalizada con octubre de 1,4%, al tiempo que la comparación interanual con noviembre del 2015 dio -1,4%. El otro dato relevante para ver la película entera es que la caída acumulada durante enero-noviembre llegó a 2,5%.

Así, el dato novedoso es el rebote, pero no deja de darse en un contexto ya conocido: el pozo de la recesión.

Rebote

Ya de por sí octubre no había dejado dudas: en ese mes se había visto claro que la actividad tocaba piso tras la caída. Octubre dio no sólo 0% en la comparación con septiembre (ahora el Indec lo corrigió y el crecimiento en ese mes habría sido de 0,5%), sino que fue el primer mes, desde octubre de 2015, en el que la tendencia ciclo dio un número no negativo: también fue 0% (que ahora el Indec corrigió a 0,1%).

Noviembre confirmó la tendencia y mostró oficialmente que la actividad rebotó y entonces todo es esperanza para los analistas de la city: el 1,4% positivo en la comparación intermensual que soslaya la estacionalidad implica que la nueva tendencia es hacia arriba. Y sólo queda preguntarse si semejante trayectoria será sostenida y si cobrará el suficiente impulso como para que al finalizar 2017 se logre superar al PIB de diciembre de 2015, de manera tal que la economía argentina no haya perdido dos años de crecimiento.

Como bien señalan muchos analistas, e incluso el equipo económico del Gobierno, lo que caracterizó a la economía en los últimos tres años (2013 marcó el techo, según la revisión del PIB que publicó el año pasado el Indec) fueron las subidas y bajadas de la actividad. Aun no está respondida la pregunta acerca de si este nuevo crecimiento de cortísimo plazo es parte de una recuperación de largo plazo o sólo otra variación positiva dentro del electrocardiograma de vaivenes que muestra el EMAE en sus gráficos.

Dentro del pozo

En ese sentido, para ver el gran panorama, es necesario mencionar también que el nuevo crecimiento desestacionalizado se da al mismo tiempo que la comparación interanual da -1,4% y que el acumulado para el 2016 es de -2,5%. Es decir, hay lugar para el optimismo de la mano de los datos intermensuales, que permiten afirmar que ahora ya no se cae más y que, por el contrario, el camino del corto plazo es positivo. Pero también que ese camino positivo se da dentro del pozo, es decir en el marco de un año que, de la mano de la caída del consumo y la inversión, fue plenamente recesivo.

Diciembre

Todo parece indicar que la nueva tendencia ascendente, pero dentro del pozo, se confirmó nuevamente en diciembre. Las mediciones privadas, como el Índice General de Actividad (IGA) de diciembre, publicado por Orlando Ferreres y Asociados, y el EMAE de Consultora Ledesma, dieron mejoras intermensuales desestacionalizadas: para Ferreres la actividad creció 1% y para Ledesma 0,5% (los interanuales dieron -0,8% y -1,5%, respectivamente).

El IGA de diciembre afirmaba: “Será fundamental que el Gobierno consolide un proceso de expansión sostenido, sobre todo porque el contexto internacional no será benévolo”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés