El Economista - 70 años
Versión digital

mar 19 Oct

BUE 16°C

Versión digital

mar 19 Oct

BUE 16°C

Kiguel advierte sobre los riesgos tras el fallo

23-08-2016
Compartir

Para evitar una prognosis apocalíptica sobre el futuro económico, Kiguel matiza los efectos del fallo de la Corte Suprema. Aunque hay riesgos, el mismo “tiene efectos inmediatos bastante acotados”, por un lado y, por el otro, “la Corte dejó en claro que las audiencias son no vinculantes, con lo cual el Gobierno retiene la capacidad de fijar los aumentos como mejor lo considere, con estricto apego a los procedimientos y gradualidad para los consumos familiares”.

Asimismo, Kiguel le baja el precio a la posibilidad de que ocurra algo similar con las tarifas eléctricas. “El caso debería ser a priori menos complejo, en tanto los aumentos fueron menores y no estuvieron tan concentrados sobre las facturas de mayor consumo, como en el caso del gas”, explica.

Hacia adelante

Los riesgos, por ahora, son potenciales. Para el Gobierno, dice, “el principal riesgo es que una eventual ola de objeciones procesales encuentre eco en la Corte demorando las audiencias o que los reclamos se extiendan a nuevos segmentos, como los usuarios no residenciales de gas o electricidad, o incluso el valor del gas en boca de pozo (este quizás sea el mayor temor)”. Por ahora, remarca, varios actores ya han presentado amparos que serán tratados por la Corte, en tanto las pymes le han pedido audiencia al Gobierno. Además de la electricidad, agrega, “es posible que el transporte público pueda llegar a audiencia pública”.

El costo Anualizado, el impacto fiscal del fallo equivale a unos $ 15.000 millones (0,2% del PIB), aunque esta cifra asume que las tarifas residenciales vuelven a los valores anteriores y no hay ningún aumento tras las audiencias. “Parece poco probable”, dice Kiguel. En caso que el fallo se extienda a las tarifas residenciales de electricidad, el costo fiscal subiría de 0,2% a 0,4% del PIB. Allí, “el ahorro para cumplir con la meta fiscal provendría de demorar unos meses la ejecución de nueva obra pública”.

El IPC (y el CER)

¿Qué efecto tendrá el fallo sobre el IPC? En agosto, la inflación mensual podría bajar medio punto porcentual por este motivo, y eventualmente medio punto más si el fallo se extiende a la electricidad. “No obstante, esta baja podría revertirse rápidamente, al menos en forma parcial, una vez que se implementen los nuevos aumentos tras el fin de las audiencias, presumiblemente a fines de septiembre”, dice y sostiene que “el mercado leyó el fallo así”. Como un affaire con “consecuencias transitorias y menores sobre el IPC”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés