El Economista - 70 años
Versión digital

sab 01 Oct

BUE 21°C
Versión digital

sab 01 Oct

BUE 21°C

Inflación 2012

¿Qué pasará?

30-01-2012
Compartir

Pese a la relativa estabilidad de la inflación a lo largo de 2011, a nivel desagregado la dinámica de precios presentó sus matices sostiene un informe del Banco Ciudad. Por un lado, la desaceleración en los precios de los alimentos y bebidas (que habían llegado a experimentar subas del 30% anual en 2010) compensó la aceleración de otros rubros, como indumentaria, transporte, esparcimiento y salud. “Como resultado, pese a registrarse similares niveles de inflación entre

2010 y 2011, en el último año se observó una importante moderación en el ritmo de aumento del costo de la canasta básica alimentaria que pasó de 30% a 20%”.

La inflación de 2011 podría transformarse en un “piso” para la negociación salarial de 2012, dice el Banco Ciudad. Asimismo, la estacionalidad  de la inflación del primer trimestre del año, sumada a distintos ajustes impositivos y tarifarios, no ayudaría a descomprimir los reclamos salariales, concentrados en el segundo trimestre: las subas de precios estacionales del rubro esparcimiento, se agregan no sólo las alzas en educación e indumentaria de marzo y abril, sino también los efectos de la aplicación de nuevos cargos tarifarios y subas de impuestos provinciales y municipales que, desde inicios de año, comenzaron a erosionar los ingresos familiares. Todo ello en paralelo con precios de los alimentos que continúan en franco ascenso.

El sesgo de la política económica no ayuda a moderar las expectativas inflacionarias, dicen en el Ciudad. “De hecho con la presentación de su Programa Monetario, el Banco Central dejó en claro que se siente cómodo con un crecimiento de los agregados monetarios del 26-30% anual, lo cual impone un piso elevado para la inflación de 2012. A ello hay que agregar el creciente cierre de la economía, que permitiría a la industria trasladar a precios los mayores costos internos, sin poner en riesgo su cuota del mercado local. En este escenario, sólo el ancla cambiaria y los potenciales

efectos de la sequía sobre la actividad agregada tenderían a compensar la presión proveniente

de distintos frentes, anticipando un 2012 movido en materia inflacionaria”.

El año 2011 finalizó con una inflación de 23%, similar a la registrada en 2010 (24%). Se trata

de las estimaciones de ocho fuentes privadas compiladas por el Congreso, que también señalaron

un alza de los precios al consumidor del 1,9% en diciembre, superior a la de octubre y noviembre

(1,4%).

(De la edición impresa)

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés