El Economista - 70 años
Versión digital

mie 27 Oct

BUE 25°C

Versión digital

mie 27 Oct

BUE 25°C

Industia automotriz

En 2014 pisa el freno

01-04-2014
Compartir

(Columna de Martín Polo, economista jefe de Analytica Consultora // Twitter: @mapolo1978)

Las perspectivas para la industria automotriz no son buenas. Aumento de impuestos, cupo a las importaciones, devaluación, fuertes subas en las tasas de interés en un entorno de caída en el salario real y deterioro de las expectativas de los consumidores, tendrán impacto negativo en las ventas del sector, que presentaría la mayor caída desde 2009.

La industria automotriz fue uno de los sectores más dinámicos en 2013. La combinación de cepo, inflación y apreciación real del tipo de cambio fueron determinantes para que la venta de autos alcance el récord de 960.000 unidades, 16% más que en 2012 y casi 100.000 unidades por encima del récord de 2011.

La mala noticia es que el 63% de los autos vendidos fueron importados (605.000 unidades), 25% más que en 2012, en tanto que la venta de autos nacionales subió apenas 3% interanual. Este comportamiento convirtió al sector en uno de los principales demandantes de divisas del país, lo cual, en un contexto de caída de reservas internacionales, cobra mayor relevancia.

La buena performance de las ventas internas la determinaron los automóviles y utilitarios que subieron 15% y 20% interanual, respectivamente. Vale destacar que la venta de automóviles representa el 70% del total, el resto corresponde a camiones y utilitarios.

El buen comportamiento que tuvieron las ventas durante el año pasado no fue homogéneo en todas las marcas: el alza de casi 88.000 se concentró en PSA (+29%, 28.200 autos), Fiat (+41%, 24.000 autos), Renault (+17%, 13.800 autos), Toyota (+40%, 6.800 autos) y los de alta gama (11%, 1.500 autos). Otras marcas con una importante participación en el mercado, como Chevrolet, Ford y Honda, no lograron incrementar sus ventas al mercado interno.

También tuvo una importante contribución la demanda del mercado externo, especialmente de Brasil, que concentra casi 90% de las exportaciones totales. En 2013, gracias a los beneficios impositivos para la compra automóviles que lanzó el Gobierno de Dilma Roussef a mediados de 2012 (duraron hasta junio de 2013), las exportaciones del sector aumentaron 6% hasta las 440.000 unidades.

Pero la buena dinámica que tuvo el sector en 2013 se fue apagando a medida que el Gobierno Nacional limitaba la expansión del sector. Primero llegó la suba de impuesto para los autos de “alta gama” cuya alícuota iba de 20% al 30%, le siguió el cupo a las importaciones cuando culminaba 2013 y el mayor impacto lo dio la devaluación de enero. A este contexto se suma una caída del salario real y expectativas negativas que marcarán el ritmo a la actividad en 2014.

Los números lo confirman

De hecho, en los primeros dos meses del año las ventas internas bajaron 20%, caída que se registró tanto en los autos nacionales como en los importados. En lo que respecta a las marcas, sólo le escaparon Ford y Renault, en tanto que las demás tuvieron bajas considerables.

Para lo que resta del año se espera que las ventas continúen en baja, dado que la inflación, la suba de tasas de interés y el menor financiamiento seguirán reduciendo los patentamientos. De hecho, estimamos que las ventas al mercado interno este año registren una merma de 25% y llegarán a 720.000 unidades, cifra muy similar a la registrada en 2010, aunque se mantendrán en niveles históricamente elevados.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés