El Economista - 70 años
Versión digital

mar 18 Jun

BUE 15°C

“Hubiera devaluado más y no habría tocado las tarifas”

25 octubre de 2016

Entrevista a Walter Molano Economista jefe de BCP Securities.

En Wall Street, y en el mundo financiero en general, hay mucho optimismo con las Macrinomics y el rumbo que ha tomado Argentina desde el 10 de diciembre. Sin embargo, no todos “compran” esa historia y hay algunos que no vacilan en señalar sus reparos. Uno de ellos es Walter Molano, economista jefe de BCP Securities, quien lanza habitualmente duras críticas hacia el Gobierno en sus informes para clientes. Además, es un gran conocedor de Argentina. La estudia, la recorrió e incluso escribió sobre ella: en 2013, publicó el libro historiográfico In the land of silver. Ahora, va por más y pronto saldrá un nuevo libro sobre la necesidad de América Latina de integrarse para tener más leverage en el concierto global. “Si quieren dejar de ser pobres, y me parece que esa es la idea, tienen que darle mayor valor agregado a su producción y, para eso, debe integrarse para negociar mejor con los grandes”, sostiene. En su reciente paso por Buenos Aires, se sentó un rato a dialogar con El Economista.

La narrativa del Gobierno es que el 10 de diciembre recibió una economía muy cerca de una nueva crisis macroeconómica y que todo lo que hizo desde entonces fue alejarla de ese precipicio y hacer los ajustes necesarios para volver a crecer. ¿Coincide con eso?

El Gobierno ha tenido mucho éxito en algunos frentes y la tarea que tenían que enfrentar no era nada fácil. Es muy valiente lo que han logrado en tan poco tiempo. Sin embargo, yo hubiera hecho las cosas algo distinto: hubiera devaluado más y llevado el tipo de cambio a $20 o $22, un nivel exageradamente alto para encaminar la economía hacia una salida exportadora. Hubieras tenido un shock inflacionario, pero yo hubiera demorado un poco las alzas en las tarifas hasta que la economía empezara a despegar. El efecto inflacionario hubiera sido parecido, es decir, la inflación se habría ido a 40%, pero no por las razones que lo hizo en los hechos. Arreglar con los holdouts fue una buena idea, pero no coincido en que se emita tanta deuda. El Gobierno tendría que haber arrancado a hacer una reforma fiscal, pero no lo hizo. Sólo taparon el agujero con deuda y en 2017 deberán volver a hacerlo. Lo más alarmante son las provincias. Quizás el soberano tenga acceso a los mercados, pero duda que las provincias tendrán la misma euforia en 2017. Los gobernadores siempre van con planes ambiciosos a Nueva York y Londres con sus presentaciones de Power Point y hablan de los proyectos que tienen en mente para usar ese capital, pero seamos honestos y digamos que la mayor parte de esa plata es para pagar gastos corrientes y mantener las luces prendidas. Además, en 2017 ya empieza a cambiar el ambiente internacional y no hay dudas que la Fed subirá sus tasas en diciembre, excepto que gante Donald Trump. Si gana él, el S&P caerá más de 15%, y quizás 20%, y allí la Fed va a tener que esperar o bajas sus tasas.

El Gobierno dice, y los números lo avalan, que la deuda en el mercado es baja y que era lógica apalancarse para corregir las cuentas públicas gradualmente, mantener la gobernabilidad y no agravar la recesión.

Es una explicación muy pobre y siquiera empezaron a hacer esa consolidación fiscal. Vieron el espacio y se lanzaron a emitir. Quedaron tan mal acostumbrados que siguen pensando que seguirá habiendo tanto apetito como cuando no había papeles argentinos en el mercado. Cualquiera que salía a emitir captaba recursos. No será tan fácil en 2017 ni en los próximos años.

O no tan barato porque el mercado presta pero ajusta por tasas?

Así es, y eso que tampoco han emitido tan barato.

¿No ve una baja en el riesgo país, entonces?

Me reuní con la gente de S&P y me dejaron en claro que no había mucho espacio para una mejora en la calificación del país. Es una vergüenza que Argentina tenga una Bcuando Surinam tiene una B+.

Sugería que el dólar tendría que haberse ido más alto para estimular las exportaciones y así reactivar la economía. ¿Con el dólar a $15 no puede arrancar?

No veo las fuentes de crecimiento. Vamos a los datos. En 2016, el Gobierno, las provincias y las empresas emitieron más de US$ 30.000 millones, pero solo han llegado US$ 2.000 millones en inversión directa, que es lo que genera empleo y crecimiento. Los grandes planes, como el Plan Belgrano, siguen atrasados y sin poder avanzar. La obra pública, también. No veo por dónde puede venir el consumo. Algunas empresas están empezando a captar recursos para prestar, y eso es bueno. Quizás no haya recesión, pero será difícil que crezcan más de 1,5% o 2%. No veo el 4%.

¿Por qué viene tan poca inversión real?

En inversión de portafolio, es decir, bonos y acciones, Argentina captó la mitad de todo lo que llegó a América Latina, pero en inversión directa la imagen es muy distinta. Brasil captó US$ 75.000 millones en lo que va de 2016 y Argentina, como decía, apenas US$ 2.000.

¿Por qué?

Hay varias explicaciones. Una es que no hay un plan muy procrecimiento. Por ejemplo, no hay regímenes fiscales especiales para la inversión directa, como en Colombia. Hay algunas iniciativas aquí, como la de las energías renovables, que son muy positivas. Falta más de eso. La otra cuestión, y que tiene menos que ver con el Gobierno, es que el inversor global aún sigue preocupado de regresar a lo anterior, y eso asusta. Uno ve el kirchnerismo y observa que hace declaraciones, manifestaciones y se mantiene activo, así como también cae el apoyo hace el Gobierno. Alguien que va poner ladrillos aquí para recuperar eso en 20 años se asusta. No pasa lo mismo con los inversores golondrinas que vienen a aprovechar las tasas de interés de 25% en moneda local y pueden irse rápidamente si algo no les gusta. ¿También figura aquí la cuestión del tipo de cambio? Me refiero al hecho de que producir en Argentina es muy caro en dólares? Efectivamente.

No llegan tantas inversiones ni hay un boom exportador.

Allí, la política se inquieta y empieza a recurrir a las mismas armas de siempre: gasto público expansivo, estímulo al consumo y demás? Exacto, y por eso tengo mis dudas con lo del 4% de crecimiento en 2017. Repito. Es muy valiente lo que ha hecho el Gobierno y es un cambio en la dirección correcta. Pero, como en los juegos, uno lo hace para ganar y no para empatar. Argentina está para más, debe jugar más agresivamente y más hacia el crecimiento, y no hacia el endeudamiento. El otro día, un ministro dijo que está lloviendo la inversión. No, está lloviendo el endeudamiento.

El dólar, además, seguirá bajo porque continuarán ingresando divisas?

Por eso, como dije, debían haber devaluado más inicialmente. Ahora, va a ser muy difícil que se toque el tipo de cambio.

Hablemos un poco del mundo. Los grandes riesgos parecen provenir más de la política que de la economía per se. ¿Coincide?

Sí, la economía global está más o menos bien, aunque crece poco. Hay que ver las elecciones en Estados Unidos. No descarto 100% una victoria de Donald Trump. Recordemos que las encuestas han venido fallando últimamente y cualquier cosa puede pasar en los próximos días allí. También hay que mirar lo que está pasando en Filipinas y en toda esa región pues parece crecer la inestabilidad política. Rusia se otro tema. Como decías, son todas cuestiones geopolíticas.

¿Ya pasó lo pero en Brasil?

Sí.

Sin embargo, las previsiones de crecimiento para 2017 son bajas?

Sí, pero irán subiendo gradualmente. Brasil ha sido un ejemplo para toda la región por como la Justicia ha metido preso a los capos empresariales y políticos del país.

Es el vaso medio lleno. Todos se alertan por la corrupción endémica, pero la verdad es que eso existe en toda la región, y ni hablar aquí. Lo distintivo es que más o menos funciona la Justicia.

Exacto. Es muy bueno y eso va a ir impactando gradualmente. Creo que Argentina también se está moviendo en esa dirección. Ya era hora. ¿Cuánta plata del sector público se malgastó, se robó y no se invirtió bien? Es una sociedad bastante pobre hoy en día. El 32,2% de pobreza que dijo el Indec no me sorprendió, pero me puso triste.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés